viernes, 18 de noviembre de 2011

Operation Flipper: Los comandos británicos intentan asesinar a Rommel - 18/07/1941.

El genial Rommel, al que sus enemigos atribuyen habilidades milagrosas por su prodigioso liderazgo militar, es el objetivo de esta acción.  Entre las tropas británicas hay una gran admiración por Rommel y sus logros.  En sólo dos meses, Rommel ha cambiado radicalmente el curso de la guerra africana, forzando a los británicos, que se habían acostumbrado a atacar, a retirarse.  Con este golpe de los comandos británicos, nuestros enemigos pretenden socavar la moral de las fuerzas del Eje en el Norte de África y eliminar la ayuda "divina" que Rommel les está prestando.

Camaradas,

El pasado 10 de noviembre un pequeño destacamento de comandos británicos partió de Alejandría a bordo de los submarinos Torbay y Talisman. En el primero se encontraban el Teniente Coronel Geoffrey Keyes, dos oficiales y 22 hombres y en el segundo el Coronel Robert Laycock, dos oficiales y 24 hombres. Cuatro días más tarde llegaron ante las playas del área de Cyrene, Libia. Su objetivo: asaltar los Cuarteles Generales del General Erwin Rommel, Jefe del Afrika Korps, y asesinarlo.

Ilustración del Teniente Coronel Geoffrey Keyes y de otros miembros de los comandos especiales.

Esperándolos en la playa estaba el Capitán Jock Haselden y un soldado árabe colaboracionista de los británicos. El resto de los hombres de Haselden, incluidos dos oficiales británicos, un capitán de Bélgica Libre y otro árabe, aguardaban en el interior. Todos habían llegado al área algunas horas antes por medio de un destacamento motorizado del Long Range Desert Group. Haselden y sus hombres tienen ciertos conocimientos de la zona y más tarde se encargarían de sabotear los enlaces de comunicaciones.

A las 18:30 horas, Haselden hizo señales con su linterna y veinte minutos después la primera de las lanchas llegó entre la oscuridad. Sin embargo, antes que todos los comandos pudieran desembarcar de los submarinos, el mar se encrespó, por lo que del equipo de Laycock tan sólo siete hombres y el propio Laycock pudieron llegar a tierra. A la vista de la inesperada reducción de recursos y de la acuciante necesidad de hacer coincidir sus acciones con la noche del 17 al 18 (víspera de la Operación Crusader), se hizo necesaria una revisión de los planes, que quedaron de la siguiente forma: Keyes junto con 18 hombres atacaría la casa y Cuartel General de Rommel, el Teniente Cook con 6 hombres sabotearía las comunicaciones telefónicas y telegráficas en el cruce de carreteras de Cyrene y Hasalden con 5 hombres haría lo propio en la carretera El Fridia-Slonta. Así, al amparo de la noche del día 15, los comandos británicos iniciaron su caminata de 25/35 kilómetros hasta sus objetivos bajo una lluvia torrencial

Localización de Bedda Littoria, donde los comandos británicos esperan dar muerte a Rommel.

Laycock, por su parte, decidió permanecer en el punto de encuentro con la munición de reserva a la espera de que llegaran el resto de sus hombres. Él era la única persona, además de Keyes, que tenía un conocimiento global del plan y sería necesario para guiar a sus hombres en el caso de que finalmente lograsen desembarcar de los submarinos.

A medida que Keyes se acercaba a su objetivo en Beda Littoria, ayer 17 de noviembre, traidores árabes le indicaron que el Cuartel General de Rommel quedaba situado en Sidi-Rafa. Haselden estuvo de acuerdo con esta información de tal modo que Sidi-Rafa pasó a convertirse en el nuevo objetivo. El plan consistía en que Keyes, el Capitán Campbell y el Sargento Terry irrumpieran en el edificio mientras el resto de hombres tomaban posiciones para impedir interferencias enemigas. Estos despliegues tenían los siguientes objetivos: deshabilitar la planta de luz eléctrica (3 hombres), vigilar las salidas de la tienda de guardia y el aparcamiento de coches (5), impedir que nadie abandonara el hotel cercano (2), vigilar la carretera a ambos lados del edificio (2) y vigilar cualquier entrada que Keyes y sus hombres emplearan para acceder al edificio (2).

Ilustración del instante en que los comandos británicos pierden el elemento sorpresa al abrir fuego.

Antes de la medianoche, todos los hombres se encontraban en sus puestos. No habiendo encontrado ninguna entrada en la parte de atrás del edificio, Keyes, Campbell y Terry se dirigieron a la puerta principal y la golpearon con los nudillos. Campbell, que hablaba un alemán perfecto, solicitó entrar. La puerta se abrió, y en cuanto el centinela se dio cuenta de que había sido engañado, opuso resistencia. Incapaz de reducirlo de forma silenciosa, Campbell le disparó. ¡Los británicos acababan de perder el elemento sorpresa!

Interior de la casa en Beda Littoria donde ha tenido lugar la acción.

Una ráfaga de la metralleta de Terry disuadió a dos alemanes que habían acudido a investigar la conmoción, a regresar escaleras arriba. Fuera, los centinelas abatieron a otros dos que habían sido vistos corriendo hacia el edificio. Se encendieron las luces en muchas habitaciones. Keyes y Campbell comenzaron a registrar sistemáticamente la planta baja habitación por habitación. Los ocupantes de la segunda habitación optaron por resistir y una ráfaga alcanzó a Keyes cuando abrió la puerta, cayendo al pasillo mortalmente herido. Terry vació dos cargadores en la habitación y Campbell remató el trabajo arrojando una granada y cerrando la puerta. Arrastraron a Keyes al exterior, donde murió casi inmediatamente. Mientras lo atendían, la pierna de Campbell fue fracturada por una bala perdida. Dio órdenes a Terry que reagrupase a los hombres y que arrojasen todas las granadas que tuvieran por cualquier ventana disponible. A continuación les ordenó que lo abandonasen allí mientras ellos intentaban abrirse camino hasta el punto de encuentro, dándose cuenta de que supondría una carga insoportable para sus hombres tener que transportarlo a lo largo de casi 30 kilómetros hasta la playa por terreno escarpado y un desnivel de 2.000 metros.

Geoffrey Keyes, muerto en acción.

Jack Terry y sus diecisiete hombres se reunieron con Laycock y sus tres hombres en el punto de encuentro, sin saber nada de Cook y su grupo de seis. Durante las primeras horas del día de hoy, los comandos han logrado establecer contacto con el submarino Torbay mediante una lámpara Aldis. Sin embargo, de nuevo el mar se encuentra demasiado picado para lanzar las lanchas neumáticas. Al romper el alba, la presencia de los británicos no ha pasado desapercibida. Primero se han acercado al área Carabinieri árabes, a continuación pequeños grupos de alemanes y finalmente italianos, que han abierto fuego sobre Laycock y sus hombres, forzándolos a abandonar su posición y huir hacia el interior. Laycock ha ordenado a sus hombres conformar pequeñas unidades de no más de tres hombres y escapar del área en dirección a una playa alternativa donde el submarino Talisman los estaría esperando, al área de Slonta, donde se sabía operaba el Long Range Desert Group o a los wadis al norte de Cyrene, donde podrían permanecer ocultos hasta que les llegasen noticias del desarrollo de la Operación Crusader.

La tumba de Geoffrey Keyes y de otros comandos británicos a los que los alemanes han dado cristiana sepultura.

Al final, de toda la fuerza británica de 32 comandos, tan sólo Laycock y Terry han podido regresar a las líneas británicas después de una marcha a través del desierto que se va a prolongar durante más de un mes.  Los otros 30 han perdido la vida o han resultado capturados.

Su objetivo, el General Erwin Rommel, sí que había empleado el cuartel general de Beda Littoria y el edificio en Sidi-Rafa, pero sólo como cuartel general logístico.  En cualquier caso, en el momento en que los comandos atacaron el cuartel Rommel se encontraba de visita en Roma, habiendo regresado durante el día de hoy al Norte de África.  La Operación Flipper ha sido un gran fracaso, habiendo conseguido muy pocos objetivos (destruir algunos postes de comunicaciones, no más) y virtualmente todos los hombres de la fuerza de Comandos de Oriente Medio involucrados en la operación han muerto o han caído prisioneros.

Es lebe der General der Panzertruppen Erwin Rommel!
Gott straffe Engelland!

4 comentarios:

  1. Cuantos alemanes vayeron por este grupo?

    ResponderEliminar
  2. Cuantos alemanes cayeron por este grupo?

    ResponderEliminar
  3. Según wikipedia (http://en.wikipedia.org/wiki/Operation_Flipper) murieron 4 alemanes frente a 29 comandos británicos muertos o capturados. Todo un éxito de los tommies.

    ResponderEliminar
  4. Un desperdicio de efectivos britanicos,el desequilibrio mental de Hitler ya se encargó de privarle de uno de sus mejores soldados.

    ResponderEliminar