domingo, 20 de noviembre de 2011

El Afrika Korps se pone en marcha - 20/11/1941.

Camaradas,

En el tercer día de la ofensiva británica en el desierto, Rommel finalmente ha decidido reconsiderar la situación. Está de acuerdo en que los movimientos británicos son algo más que una diversión y que de hecho constituyen un intento de interferir con su próximo ataque contra Tobruk, que está planeado comience al amanecer de mañana. En consecuencia, Rommel ha dado orden a Crüwell de que destruya a los tanques británicos merodeadores antes de que pueden menoscabar su operación contra la fortaleza británica. El comandante del Afrika Korps ha decidido emplear a sus dos divisiones Panzer para la tarea, planeando aislar a los elementos avanzados del Octavo Ejército. Así, ha ordenado a la 15ª División Panzer avanzar hacia el este desde el área de Gambut hasta Sidi Azeiz mientras que la 21ª División Panzer tendrá que rodar hacia el sur hacia Gabr Saleh para enfrentarse a los tanques británicos situados allí. Su plan consiste en rodear a los británicos al oeste y cortar las líneas de suministros y las rutas de escapa al este. En lugar de aceptar una batalla de tanques a gran escala tal y como Cunningham espera, Crüwell tiene intención de eliminar por turnos a cada una de las columnas blindadas británicas.

El Afrika Korps, en marcha.

El campo de batalla de Sidi Rezegh visto desde uno de los escarpados.

En primer lugar, la 7ª Brigada Acorazada, cómodamente arrellanada en el aeródromo de Sidi Rezegh, ha caído bajo el ataque de la reforzada 90ª División Ligera Alemana. La adición de artillería pesada a la división situada en el escarpado septentrional ha permitido a los alemanes cañonear a los británicos situados bajo ellos en el fondo del valle. Sümmermann ha organizado también un contraataque contra el aeródromo, pero su intentó de dislocar a la 7ª Brigada Acorazada ha sido rechazado con poca dificultad. El ininterrumpido bombardeo, sin embargo, ha demostrado ser una gran molestia para los vehículos blindados sudafricanos, que se han dispersado por su propia seguridad. La actividad alemana ha convencido al General de Brigada Davy de que necesitará un adecuado apoyo de infantería antes de efectuar ningún nuevo ataque contra el risco situado al otro lado.

Artillería móvil de la 90ª División Ligera bombardea las posiciones británicas.

Pero estos movimientos, por supuesto, le resultan desconocidos a Cunningham. Los informes recibidos durante la mañana le han sugerido algo completamente opuesto. El enemigo parece estar desplazándose de manera generalizada hacia el oeste, como de hecho están haciéndolo algunas fuerzas, preparándose para el próximo ataque contra Tobruk. El Mayor General Gott en Sidi Rezegh indica que el enemigo situado ante él es débil y sugiere que el Grupo de Apoyo podría ser empleado para establecer contacto con la guarnición de Tobruk si la 70ª División rompe el cerco para encontrarse con él. La idea parece atractiva, pero iría contra el plan original de en primer lugar atraer a los tanques del Afrika Korps a la batalla y derrotarlos. Cunningham considera estas propuesta y finalmente accede. El Mayor General Ronald Scobie deberá atacar el perímetro de Tobruk desde dentro hacia el área de El Duda con su 70ª División al amanecer de mañana. Al mismo tiempo, el Grupo de Apoyo de la 7ª División Acorazada avanzará hacia el noroeste para unirse a él, asistido por la 5ª Brigada de la 1ª División Sudafricana. La otra brigada de la división, la , permanecerá en Bir el Gubi manteniendo a raya la 132ª División Acorazada Italiana Ariete. Todos estos movimientos dispersan todavía más al XXX Cuerpo antes de que los tanques alemanes hayan sido llevados la batalla. No forma parte del plan Crusader y Cunningham está perdiendo gradualmente la iniciativa.

Un alto en el camino para descansar y repostar.

Mientras tanto, las dos divisiones Panzer del Afrika Korps se están moviendo lentamente hacia el este. En su camino no se encuentran con nada salvo vehículos blindados, lo que indica que los británicos tienen al grueso de sus fuerzas en el sur. A última hora de la tarde, la 21ª División Panzer se detiene para repostar y juntarse con el Kampfgruppe Stephan. La 15ª División Panzer recibe órdenes de rodar hacia el sur y continuar hacia Gabr Saleh, con la 21ª División Panzer siguiéndola durante la noche. El deseo de Cunningham está a punto de cumplirse; el Afrika Korps acude a su encuentro en Gabr Saleh como había anhelado originalmente, pero ahora sólo una de sus tres brigadas acorazadas se encuentran ahí para recibirlo.

Tanques Stuart británicos se dirigen al encuentro de los Panzer.

Por suerte para los británicos, a través de su servicio de interceptación de mensajes obtienen noticias del ataque alemán. Norrie informa de que las dos divisiones alemanas se encontrarán en las inmediaciones de Gabr Saleh para atacar a la 4ª Brigada Acorazada al día siguiente. Inmediatamente da órdenes a la 22ª Brigada Acorazada de que se retire de Bir el Gubi para unirse a la brigada de Gatehouse al este de Gabr Saleh. Esto permitirá a los británicos disponer de dos brigadas blindadas consistentes en seis batallones de tanques para enfrentarse a los cuatro batallones de Panzer de las dos divisiones Panzer alemanas. No es la abrumadora fuerza del plan original, dado que la 7ª Brigada Acorazada y el Grupo de Apoyo se encuentran en Sidi Rezegh, pero al menos sigue siendo una fuerza numéricamente superior a la alemana, lo que a los británicos les proporciona una cierta sensación de seguridad. A la hora de la verdad, la acción ha consistido tan sólo en una brigada británica contra un regimiento Panzer.

Un Panzer dispara contra los tanques británicos.

La 15ª División Panzer ha sido la primera en llegar y su 8º Regimiento Panzer, con el apoyo de dos batallones de infantería y un poderoso contingente artillero, ha establecido contacto con la 4ª Brigada Acorazada antes de que la 22ª Brigada Acorazada haya tenido tiempo de unirse. La acción que ha seguida ha sido inconcluyente, aunque el resultado ha engañado a los dos bandos. La 4ª Brigada Acorazada tenía el mejor terreno y las mejores posiciones defensivas sobre una ligera elevación, lo que le ha otorgado cierta ventaja. La posición elevada de sus tanques durante el enfrentamiento inicial ha compensado la superioridad de los tanques alemanes para dar lugar, durante algunos momentos, a un combate equilibrado. Gradualmente, sin embargo, los Panzer y sus cañones de apoyo han comenzado a empujar a los británicos hacia la parte de atrás de su loma antes de que luz comenzara a desvanecerse. En ese momento, elementos de la 22ª Brigada Acorazada han llegado y, temiendo un fuerte ataque contra su flanco, los alemanes se han retirado a una posición defensiva para pasar la noche, recuperando sus tanques dañados y preparando su repostaje de combustible y municiones.

Tanques británicos combatiendo desde una posición elevada.

Las noticias de la acción con los blindados del Octavo Ejército han sido recibidas con delectación en los Cuarteles Generales de Crüwell, en especial porque los informes han sugerido que los británicos han tenido que retroceder con pérdidas considerables. De hecho, las dos brigadas británicas se han retirado a por el sendero de Trigh el Abd para reagruparse y reponer sus suministros, pero los alemanes piensan que han sido lo suficientemente vapuleados como para quedar fuera de combate durante largo tiempo. En realidad, los británicos han perdido 26 tanques, un número similar al que han perdido los alemanes entre destruidos y dañados.

Un tanque Crusader alcanzado mientras un miembro de su tripulación se echa cuerpo a tierra tratando de salvar su vida.

En los Cuarteles Generales del Panzergruppe Afrika, Rommel medita la situación. Las noticias de la radio de El Cairo dicen al mundo que un renovado y ampliado Octavo Ejército ha lanzado un ataque que pretende conquistar Cirenaica y Tripolitania y destruir todas las fuerzas del Eje en el Norte de África. También llegan detalles de los movimientos del Grupo del Oasis en el desierto sur y los informes muestran que una gran caravana de vehículos británicos avanza a través de Jarabub y Jalo, posiblemente en dirección a Benghazi para cortar la ruta de suministros del Eje. Rommel está de acuerdo ahora con el comandante del Afrika Korps en que los británicos han lanzado su ofensiva con un ejército reforzado y bien equipado. Ahora sabe que está enfrentándose a un asalto coordinado por parte del Octavo Ejército que, si no se ataja rápidamente, podría quizás sacar ventaja de su formidable cadena de administración y de sus cortas rutas de suministro. En consecuencia, concluye Rommel, el ataque contra Tobruk tendrá que ser pospuesto y toda su atención centrarse en derrotar a los británicos en el campo de batalla. En cualquier caso, mantendrá el asedio de Tobruk todo el tiempo posible. También mantendrá las posiciones de la frontera mientras ataca y destruye a las nerviosas fuerzas británicas. Una vez sometida la 4ª Brigada Acorazada Británica, como así lo cree, Rommel da orden al Teniente General Crüwell de hacer dar la vuelta a sus dos divisiones Panzer y enviarlas hacia el noroeste para eliminar la concentración de fuerzas británicas alrededor de Sidi Rezegh.

Un Panzer fuera de combate.  Los equipos de recuperación no tardarán en volverlo a poner en funcionamiento.

En el campamento de Cunningham se aguardan con nerviosismo las noticias del combate entre la 4ª Brigada Acorazada y el Afrika Korps. Si la fuerza de Gatehouse es severamente vapuleada, dejará el flanco derecho del XXX Cuerpo abierto, lo cual supondría un gran riesgo para el XIII Cuerpo si los Panzer deciden moverse hacia el noreste contra el cuerpo de infantería del Teniente General Godwin-Austen. Cuando llegan las noticias de que la brigada acorazada no ha sido destruida y que se ha retirado relativamente intacta junto con la 22ª Brigada Acorazada, el ánimo de Cunningham se eleva inmediatamente. La confianza sube todavía más cuando el reconocimiento aéreo muestra que las dos divisiones Panzer se retiran hacia el norte. Cunningham cree que la batalla de tanques decisiva ha tenido lugar y que la ha ganado. Ordena que tanto la 4ª como la 22ª Brigadas Acorazadas persigan al enemigo en retirada y lo ataquen despiadadamente. El comandante del Octavo Ejército está seguro de que las cosas comienzan a fluir en la buena dirección y da órdenes de que siga adelante la ruptura de la guarnición de Tobruk según lo planeado y que el enlace con la 7ª División Acorazada tenga lugar en El Duda.

Panzer rollen in Afrika vor!
Sieg Heil, Viktoria!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada