viernes, 18 de noviembre de 2011

Comienza la Operación Crusader: Rommel no muerde el anzuelo británico - 18/11/1941.

Camaradas,

A primera hora de hoy ha dado comienzo la Operación Crusader (Cruzado), con la que el Octavo Ejército Británico pretende derrotar a las fuerzas germano-italianas de Erwin Rommel y liberar a la asediada guarnición de Tobruk. Por desgracia para los británicos, y como si la Providencia hubiese querido castigar su osadía, el tiempo se ha deteriorado repentinamente durante los últimos días, convirtiéndose en una sucesión de tormentas y lluvias torrenciales acompañadas por una acusada caída de las temperaturas, duchas de aguanieve helada y fuertes vientos. Esta circunstancia ha convertido el avance del Octavo Ejército hasta sus posiciones de partida en una marcha miserable. Los vehículos han maniobrado a través de la arena convertida en barro por las precipitaciones, con sus conductores forcejeando sin tregua en la oscuridad para permanecer sobre los senderos que desaparecen a ojos vista bajo el agua y que serpentean a través del desierto. Todos los aviones en ambos bandos se encuentran en tierra debido al tiempo.

Un camión británico atraviesa la alambrada fronteriza entre Libia y Egipto.

Otro punto de vista del mismo acontecimiento.

Los primeros en atravesar la alambrada de espino fronteriza encabezando el avance del XXX Cuerpo de Ejército hacia el campo de batalla han sido los vehículos blindados de la 7ª División Acorazada. A la izquierda el 11º Regimiento de Húsares y la 22ª Brigada Blindada se han adentrado en el desierto barriendo el área situada al sur, en busca del enemigo. Tras ellos, encabezando el avance en el centro se encuentran los vehículos ligeros de reconocimiento del 4º Regimiento de Vehículos Blindados Sudafricano. A la derecha, los vehículos del 1º Regimiento de Guardias Dragones del Rey abren el camino. Tras ellos, el principal contingente de tanques comienza a rodar, dirigiéndose hacia el noroeste con la intención de atraer a la batalla a los Panzer de Rommel. Al mismo tiempo, el XIII Cuerpo se aproxima a las posiciones fronterizas del Eje.

Mapa de referencia.

El plan de avance de Cunningham.

El XXX Cuerpo no ha visto gran cosa del enemigo, aunque el amplio barrido de sus vehículos blindados sí que ha establecido contacto con sus homólogos alemanes para asegurarse de que las noticias del avance británico son enviadas al Cuartel General del Afrika Korps. Las tres brigadas blindadas continúan avanzando a través del desierto abierto dirigiéndose hacia sus objetivos iniciales en torno a Gabr Saleh, con la 22ª Brigada Blindada al sur, el 7º Grupo de Apoyo y la 7ª Brigada Blindada en el centro y la 4ª Brigada Blindada al norte. Por la tarde las cuatro formaciones se encuentra casi exactamente donde Cunningham quiere que estén, listas para el esperado contraataque por parte de los tanques del Afrika Korps. El comandante del Octavo Ejército Alan Cunningham a continuación establece sus cuarteles generales avanzados en el desierto al sur de Gabr Saleh, listo para dirigir el gran enfrentamiento blindado que cree se va a producir.

Zapadores británicos hacen saltar por los aires un campo de minas.

Al norte de la frontera, las divisiones de infantería del XIII Cuerpo cruzan la alambrada fronteriza con las Divisiones de Nueva Zelanda y la 4ª India empleando cada una de ellas una brigada antes de dirigirlas al norte para deslizarse detrás de las defensas del Eje. Detrás de este avance, los tanques de infantería y la 1ª Brigada de Tanques se mantienen listas para contrarrestar cualquier interferencia a estos movimientos por parte de tanques del Eje. A lo largo de toda su línea de avance el Octavo Ejército no encuentra ninguna oposición seria.

Situación al terminar la jornada.

El General Erwin Rommel acaba de regresar de una breve estancia en Roma hace unas pocas horas. Cuando el comandante del Afrika Korps, el Teniente General Crüwell, le ha informado de los movimientos británicos, le ha sugerido que indican el comienzo de la largamente esperada ofensiva británica. Rommel piensa de otro modo, viendo en los movimientos más una operación de reconocimiento que el inicio de una ofensiva a gran escala. Esperaba que Cunningham realizase un movimiento así para distraer su atención de Tobruk y le ha dicho a Crüwell que no morderá el anzuelo. Por el momento, Rommel ha ordenado a todas las formaciones acorazadas permanecer en sus puestos. Esto no es exactamente lo que los británicos esperaban. Equivocado o no, lo cierto es que Rommel ha vuelto a desbaratar sus planes.

Wir sind das deutsche Afrikakorps, des Führers verwegene Truppe! 
Mit unsern Fahnen ist der Sieg!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada