lunes, 21 de noviembre de 2011

Los Panzer aplastan a la 7ª División Acorazada en Sidi Rezegh - 21/11/1941.

Una escena de la batalla de Sidi Rezegh de hoy en la que los cañones del 7º Grupo de Apoyo se han enfrentado en un combate cuerpo a cuerpo con la 21ª División Panzer.

Camaradas,

En el día de hoy, británicos y alemanes están otra vez en movimiento. El Afrika Korps se dirige hacia el noroeste para atacar a la 7ª Brigada Acorazada por su retaguardia y la y 22ª Brigadas Acorazadas lo siguen de cerca tratando de alcanzar a los Panzer. Los informes que los tanques británicos transmiten por radio a la retaguardia aseguran que las formaciones Panzer se encuentra en desbandada. Durante un momento parece como si el Octavo Ejército hubiera obtenido una gran victoria. Cunningham aumenta la escala de su ofensiva en línea con el plan original de Crusader. Informa al Teniente General Godwin-Austen de que puede iniciar las acciones ofensivas con su XIII Cuerpo; la 2ª División de Nueva Zelanda deberá dirigirse hacia el noroeste hacia Tobruk a lo largo del sendero Trigh Capuzzo y la 4ª División India recibe órdenes de deslizarse por detrás de las formaciones estáticas del Eje que guarnecen la frontera. Esta euforia en el Cuartel General de Cunningham no está destinada a prolongarse durante demasiado tiempo, pero sí que va a durar los suficiente como para que los británicos comentan unos cuantos más errores de cálculo.

Tropas de la 70ª División Británica del Teniente General Scobie saludan a los soldados de la 9ª División Australiana, las famosas "ratas del desierto", en el momento en que relevan a estos últimos a mediados de septiembre después de casi medio año de asedio.

Tropas polacas de la 1ª Brigada Carpática, desplegada en Tobruk junto con la 70ª División, combaten en la batalla del corredor.

Al noroeste, la batalla de la ruptura está teniendo lugar mientras la sitiada guarnición del Teniente General Scobie busca abrirse camino fuera del cerco y reunirse con la 7ª Brigada Acorazada. Se espera que las dos fuerzas se reúnan en El Duda hacia las 16:00 horas. Los zapadores han trabajado durante toda la noche para despejar campos de minas, retirar alambres de espino y levantar cuatro puentes sobre la zanja antitanque en la línea de avance. Al amanecer, el ataque comienza con la infantería apoyada por los lentos y pesados tanques Matilda de la 32ª Brigada Acorazada. Delante de ellos se encuentra una serie de puntos fuerte que piensan están defendidos por tropas italianas de la 25ª División Bologna, pero que de hecho los guarnece la 90ª División Ligera Alemana. El asalto comienza bien, pero a continuación y poco a poco se va atascando hasta que llega un punto en que las tropas avanzadas se ven obligadas a detenerse y defender los progresos conseguidos durante las horas previas. La oposición es mayor de la esperada y la propuesta reunión con la 7ª Brigada Acorazada queda pospuesta hasta el día siguiente, empleando la noche en consolidar el pasillo que la división ha escarbado en el perímetro alemán.

El General de Brigada Arthur Willison, de la 32ª Brigada Acorazada en Tobruk, instruye a sus comandantes acerca de cómo debe llevarse a cabo la operación de ruptura.  Muchos mapas, mucha parafernalia y mucho oropel, pero nada evitará su derrota.

El "pasillo" horadado hoy en las líneas del Eje por la guarnición de Tobruk.

Detalle de la operación de ruptura de la guarnición de Tobruk.

Unos pocos kilómetros al sudeste, la 7ª Brigada Acorazada del General de Brigada Davy no se encuentra bien situada para reunirse con la fuerza británica que trata de irrumpir desde Tobruk, puesto que se ha visto inmersa en un combate tedioso con la 90ª División Ligera Alemana. El día ha comenzado con un ataque del 7º Grupo de Apoyo y un escuadrón de tanques contra el escarpado norte buscando abrirse paso hasta el sendero Trigh Capuzzo y a continuación a través de él dirigirse hacia El Duda con el Grupo de Apoyo siguiéndole detrás. La acción la ha abierto un ataque de infantería contra el risco defendido por los alemanes, que ha sido capturado después de una lucha muy difícil. A este pequeño éxito lo ha seguido inmediatamente una ominosa advertencia de que un gran número de tanques enemigos se dirigen directamente hacia Sidi Rezegh desde el sudeste. Las dos divisiones del Afrika Korps llegan a la zona después de su marcha hacia el norte desde Gabr Saleh.

El Mayor General William Gott (derecha), comandante del XXX Cuerpo, junto con Jock Campbell, General de Brigada al mando del 7º Grupo de Apoyo.  En la fotografía, tomada hace unas semanas, sonríen.  Hoy, se enfrentan a su derrota.

Rommel tiene la receta para derrotar a los británicos.  El intrépido general está observando y dirigiendo la batalla desde primera línea.

El Mayor General Gott se encuentra ahora en una posición muy difícil, dado que la ruptura de Tobruk está en camino y resulta imperativo que empuje con sus dos brigadas para encontrarse con ella. Pero también resulta crucial que ataje la amenaza Panzer que se cierne sobre su retaguardia. Gott decide que el General de Brigada Jock Campbell siga adelante con su ataque para reunirse con la 70ª División con el grueso de su Grupo de Apoyo y el 6º Regimiento Real de Tanques, mientras los otros dos batallones de tanques de la 7ª Brigada Acorazada, el 7º de Husares de la Reina y el 2º Regimiento de Tanques Reales, además del resto del Grupo de Apoyo, dan la vuelta y se enfrentan a los Panzer alemanes.

Tanques Stuart a la carga.

Panzer Angriff!

El ataque del General de Brigada Campbell obtiene un éxito parcial, dado que la infantería consigue abrirse paso hasta el sendero Trigh Capuzzo y mantenerlo. A los tanques del 6º Regimiento de Tanques no les va tiempo, puesto que cuando el regimiento atraviesa el sendero y pasa Sidi Rezegh, sus tanques son alcanzados por cañones antitanque alemanes e italianos. Esta artillería ha sido emplazada para llevar su fuego tanto contra ese avance como contra cualquier movimiento fuera del pasillo de 3.600 metros abierto por la 70ª División. Rommel está organizando el fuego de esos cañones personalmente, habiendo llegado desde su Cuartel General en Gambut para observar la batalla. Cuando el desastroso avance acaba siendo detenido, el 6º Regimiento de Tanques se encuentra con que su fuerza blindada se ha visto reducida a tan sólo 28 tanques.

Las posiciones británicas en Sidi Rezegh bajo el fuego de la artillería del Eje.

Un tanque Crusader fuera de combate.  Uno de tantos.

En el fondo del valle una agotada 7ª Brigada Acorazada se está preparando para la arremetida que está a punto de caer sobre ella desde el sudeste. En cierta manera la animan las noticias de que las Brigadas Acorazadas 4ª y 22ª ruedan hacia el norte para reunirse con ella, pero por el momento tendrá que enfrentarse a los tanques alemanes ella sola.

Fotografía obtenida en pleno fragor de la batalla por Sidi Rezegh.

Con todo este movimiento por parte de ambos bandos teniendo lugar a lo largo de todo el desierto, ha surgido una situación extraordinaria. La Historia Oficial Británica ha reflejado la complicada y confusa naturaleza de los combates de la siguiente manera: "A lo largo de los 32 kilómetros de terreno desde la escapada del frente de Tobruk hasta el sudese del aeródromo de Sidi Rezegh, las fuerzas de ambos bandos están amontonadas unas sobre las otras como capas de un helado napolitana." En efecto, desde el norte hasta el sur se encuentran: la 70ª División Británica en el pasillo orientada hacia el sur, la 25ª División Italiana Bologna y la 90ª División Ligera Alemana orientadas tanto al norte como al sur, el Grupo de Apoyo de la 7ª División Acorazada orientada hacia el sur, la 15ª División Panzer y la 21ª División Panzer orientadas hacia el norte y la 4ª y 22ª Brigadas Acorazadas orientadas hacia el norte detrás de ellas. No es sorprendente entonces que cuando los bandos enfrentados colisionan, reine la confusión, sin ninguno de los dos saber dónde está el frente y dónde la retaguardia.

Ilustración del terrible maremagno en que se ha convertido la batalla de Sidi Rezegh.

Cuando los Panzer alemanes finalmente chocan contra la brigada de Davy en el suelo del valle, no tarda en darse cuenta de que todo el Afrika Korps se enfrenta a sus dos batallones de tanques y a un regimiento de artillería de campaña. El impacto del ataque golpea al 7º de Húsares con tal ferocidad que pronto deja de existir. Los tanques alemanes irrumpen a través de la brigada acorazada y de las líneas de cañones de campaña aplastándolo todo ante ellos, y entonces viran y aplasta todo lo que se encuentra a los lados. Humo, polvo y arena oscurecen el campo de batalla mientras los dos bandos se ven inextricablemente inmersos en la batalla.

Movimientos tácticos entre ayer y hoy.  Las líneas discontinuas se corresponden con las operaciones de hoy.

Después de una violenta lucha a quemarropa los Panzer se retiran al extremo oriental del valle para repostar, dejando al vapuleado 7º de Húsares recuperando los despojos de su regimiento. Tan sólo diez de sus tanques siguen en servicio tras la breve pero violenta acción. Al final de la mañana, el Afrika Korps está de nuevo en movimiento por debajo del valle y a lo largo del escapado meridional en dirección al aeródromo. Una vez más se produce un explosivo enfrentamiento tanque contra tanque, intermezclado con fuego de artillería y de cañones antitanques. La enorme presión del asalto lleva a los Panzer hasta a aquellas unidades del Grupo de Apoyo que todavía permanecen en el fondo del valle y la batalla se recrudece durante el resto del día hasta que el peso del fuego de artillería británico y la escasez de municiones y combustible obliga a los Panzer y a su infantería de apoyo a retirarse para pasar la noche. La resistencia ofrecida por el Grupo de Apoyo ha evitado que los alemanes consigan su objetivo de atravesar toda la longitud del valle hasta reunirse con las fuerzas de el Eje en El Duda.

Sidi Rezegh tras la batalla.

Un soldado británico observa a varios tanques destruidos en Sidi Rezegh, incluidos varios Panzer.

El día ha resultado ser una jornada de devastación para dos de las brigadas de la 7ª División Acorazada. El Grupo de Apoyo y la 7ª Brigada Acorazada han sufrido graves pérdidas en hombre, tanques y artillería. Las otras dos brigadas del XXX Cuerpo, la 4ª y 22ª Brigadas Acorazadas, no han tomado parte en ninguna de las dos acciones, puesto que han tardado el doble de tiempo que las dos divisiones Panzer alemanes en cubrir la distancia desde Gabr Saleh. Las formaciones que han combatido en el área de Sidi Rezegh han visto poco de ellas durante el día, pero su presencia en el lugar al caer la noche ha levantado cierta preocupación en el campamento del Afrika Korps.

Resumen táctico de la batalla de Sidi Rezegh entre ayer y hoy.

Rommel reunido en su tienda de mando con varios oficiales alemanes e italianos.  Fotografía obtenida hoy.

Sin duda, ha sido un día de gran éxito para Rommel. Ha ayudado personalmente a detener la ruptura de la guarnición de Tobruk y sus fuerzas Panzer han causado una gran destrucción en la 7ª División Acorazada que se ha enfrentado a él en el terreno situado entre los escapados norte y sur de Sidi Rezegh. En cualquier caso, Rommel está preocupado por el hecho de que parece que sus Panzer se encuentran encajonados entre un creciente número de fuerzas británicas y numerosos tanques enemigos. También es consciente de que los británicos tienen un cuerpo de infantería completo esperando cerca de la frotnera para unirse a la batalla. Sabe que una vez la lucha se haya reducido a una costoso duelo, la infantería será la clave del éxito. El área alrededor de Sidi Rezegh no es desierto abierto y la posesión de los dos riscos por parte la infantería, en especial el septentrional por estar más cerca de los defensores de Tobruk, podría decidir el curso de la batalla.

Es braust unser Panzer im Sturmwind dahin!
Für Deutschland zu sterben ist uns höchste Ehr'!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada