martes, 26 de abril de 2011

Operación Hannibal: Los Fallschirmjäger asaltan el Canal de Corinto - 26/04/1941.



Camaradas,

En una audaz operación que sin duda les servirá de prolegómeno para la Operación Merkur, dos batallones del 2ª Regimiento de Fallschirmjäger al mando del Coronel Sturm han asaltado y conquistado el puente sobre el Canal de Corinto.

El puente sobre el Canal de Corinto.

El pasado 20 de abril, día de su cumpleaños, el Führer dio luz verde a esta operación bajo el nombre clave de Hannibal y de inmediato comenzaron los preparativos. La importancia del puente del Canal de Corinto, el único paso por tierra que existe sobre el Istmo de Corinto, es obvia: aquél que lo tenga bajo su control, impedirá al adversario circular entre la península del Peloponeso y la Grecia continental. En el caso de la evacuación que están llevando a cabo en estos momentos los británicos, su conquista por parte de las tropas del Eje hará imposible que los Aliados puedan articular en torno a él una nueva línea defensiva y soslayen la persecución alemana retirándose a la seguridad del Peloponeso.

La Operación Hannibal.

Las tropas que han llevado a cabo la misión han estado al mando del Coronel Alfred Sturm consisten en 52 ingenieros paracaidistas (Fallschirmpioniere) a las órdenes del Teniente Häffner apoyadas por el 1º y 2º Batallón del 2º Regimiento de Fallschirmjäger (FJR 2), a las órdenes del Capitán Hans Kroh y el Capitán Erich Pietzonka, respectivamente, con destacamentos de señales y médico. Según los planes, el batallón de Kroh deberá aterrizar al norte del puente y el de Pietzonka al sur. Entonces, los ingenieros paracaidistas deberán entrar en acción y retirar cualquier carga de demolición que haya sido instalada.

Los Fallschirmjäger suben a los aviones.

En vuelo hacia el objetivo.

La fuerza de 270 Junkers Ju 52 y 80 planeadores DFS 230 ha despegado desde Larissa a las 05:00 de la madrugada. Los planeadores con los ingenieros han aterrizado con precisión a las 07:00 en punto, que en seguida se han apresurado a capturar el puente. Han logrado conquistarlo, pero las tropas Aliadas han contraatacado con fuerza y los han puesto en un serio brete del que sólo los ha sacado la llegada –con retraso, pero a tiempo- del 2º Batallón Fallschimrjäger.

Los Fallschirmpioniere se hacen con el control del Puente de Corinto.

Los ingenieros han retirado las cargas de sus emplazamientos pero, entonces, y nunca sabremos muy bien cómo, se ha producido una explosión que ha causado la demolición del puente sobre el fondo del Canal, bloqueando el paso marítimo e impidiendo tanto a alemanes como británicos cruzar al Peloponeso. La razón de la detonación no ha quedado clara. Algunos testigos han afirmado haber visto a dos oficiales británicos corriendo por el puente y disparando sus armas segundos antes de la explosión. Otras fuentes dicen que francotiradores británicos han disparado contra las cargas explosivas que habían sido descuidadamente almacenadas en el centro del puente por los propios Fallschirmjäger. Otros que un proyectil antiaéreo perdido ha sido el que por casualidad ha hecho detonar las cargas. Posiblemente la verdadera causa nunca se llegue a conocer.

El Puente de Corinto salta por los aires.

Justo en el momento de la detonación, los hombres del 2º Batallón de Fallschirmjäger del Capitán Pietzonka (herido en combate y sustituido por el Capitán Schirmer) han aterrizado en el extremo sur del puente. Su 5ª Compañía ha destruido 11 posiciones antiaéreas Aliadas en los alrededores del puente. El resto del 2ª Batallón ha asegurado el área y se ha hecho con el contro del pueblo de Corinto, reduciendo a su guarnición.

Unidades Aliadas en el Canal de Corinto.

El 1º Batallón del Capitán Kroh ha aterrizado en el extremo norte del puente y, tras vencer la resistencia Aliada en la zona, muy inferior a la que se han encontrado sus camaradas del 2º Batallón al otro lado, ha hecho las veces de “cesta” de prisioneros, capturando a los primeros de entre los varios miles de soldados griegos y británicos que pretenden huir hacia el Peloponeso ante el empuje de la Wehrmacht por el norte.

¿Es un pájaro? ¿Es un avión? ¡No! ¡Son los Fallschirmjäger!

Además, está planeado que mañana el 3º Batallón del 2º Regimiento de Fallschirmjäger al mando del Capitán Wiedmann salte sobre los alrededores de Corinto para asegurar la zona y acabar con cualquier foco de resistencia.

Los Fallschirmjäger cubren el cielo de Corinto.

La propaganda británica, en su absurdo afán por negar la realidad de los hechos, ha ofrecido una lectura de la acción sumamente optimista según la cual, la destrucción del puente les ha concedido a los británicos un más que bienvenido respiro a sus tropas en retirada, puesto que ahora los alemanes no podrán llevar de inmediato armas pesadas al otro lado del Canal de Corinto.



Secuencia de imágenes de los Fallschirmjäger haciéndose cargo de soldados británicos y sus armas.

Sin embargo, los hechos son los siguientes: los dos extremos del Canal de Corinto se encuentran en manos de los Fallschirmjäger que, además, se han puesto en seguida manos a la obra y en cuestión de horas han dejado lista una estructura temporal a través del Canal para el paso de la infantería. Con ello, la retirada de las tropas Aliadas hacia el Peloponeso ha quedado interrumpida. Se estima que hasta 12.000 soldados británicos y griegos caerán en sus manos. A cambio de esto, las tropas Fallschirmjäger han tenido que lamentar las siguientes bajas: 63 muertos, 16 desaparecidos y 173 heridos

Secuencia de imágenes a modo de resumen de la operación.  En la inferior izquierda puede observarse el puente provisional tendido por los Fallschirmjäger y algunas tropas que proceden a atravesarlo.

A la vista de estos datos, sólo hay una conclusión: el Canal de Corinto ha supuesto otra gran victoria para nuestros Fallschirmjäger.

Es lebe unsere Fallschirmjäger Truppen!
Sieg Heil, Viktoria!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada