lunes, 11 de abril de 2011

El Führer asume el mando de la Campaña de los Balcanes - 11/04/1941.

Camaradas,

Acompañado por todo su séquito, incluidas las cabezas salientes del Estado Mayor de la Wehrmacht, el Führer partió de Berlín al final de la tarde de ayer a bordo de su Tren Especial. Hoy ha llegado a la pequeña estación de Mönichkirchen, situada sobre la línea ferroviaria de un único carril que discurre desde Wiener Neustadt (localidad donde el Feldmarschall Walther von Brauchitsch ha establecido su Cuartel General) hacia el sur hasta Fuerstenberg (cincuenta millas al este de Graz). Ahí, el Tren Especial del Führer y el tren blindado de la Defensa Nacional se han detenido enfrente de la salida norte y sur, respectivamente, de un túnel que atraviesa los Alpes al sur de Aspang. Desde estas localizaciones, los trenes pueden internarse fácilmente al interior del túnel en el caso de ataques aéreos enemigos. Toda la línea ferroviaria ha sido clausurada al tráfico de trenes. A partir de hoy, el Führer se encargará de dirigir la campaña de los Balcanes desde este Cuartel General móvil.

El Führer se despide de un grupo de alemanes antes de partir a bordo de su tren, en una imagen de archivo.

El Führersonderzug en Mönichkirchen.

Además, en el día de hoy las tropas alemanas se han encontrado con las italianas en Albania, a quienes el Führer había solicitado que interrumpieran sus ataques contra Grecia y cubrieran las fronteras de Albania con Yugoslavia. Con este motivo, el Führer ha enviado a su amigo Benito Mussolini el siguiente telegrama:

El feliz encuentro entre alemanes e italianos.

¡Duce!

En el momento en que las formaciones alemanas e italianas se dan la mano por primera vez en el teatro de guerra yugoslavo, le envío mis saludos más afectuosos.

Su leal camarada,
Adolf Hitler.

La Wehrmacht ha continuado su avance en toda Yugoslavia venciendo por doquier la resistencia enemiga, habiéndose centrado las principales acciones bélicas de la jornada al sur de Vevi, donde los panzer alemanes amenazan con penetrar a través del valle del Florina rodeando a los griegos en Albania y rebasando las líneas defensivas que tienen establecidas los británicos en Grecia.

Situación en el sur de Yugoslavia y Grecia, con las tropas alemanas habiendo entablado contacto con las italianas y con el XL Cuerpo Panzer del General Georg Stumme atacando a través de Monastir con el objetivo de flanquear las líneas defensivas Aliadas.

Así es como ha dado comienzo la batalla de Vevi, cuando los soldados del regimiento Leibstandarte SS Adolf Hitler se han propuesto asaltar las posiciones Aliadas del Paso Klidi ante las cuales hubieron de detenerse ayer. El Paso Klidi se trata de un formidable desfiladero de roca de 100 a 500 metros de anchura y hasta 1.000 metros de altura. Ahí, el General de Brigada británico George Vasey ha desplegado de manera apresurada a los tres batallones de su 19ª Brigada de Infantería Australiana complementada por algunos elementos neozelandeses y británicos a lo largo de un frente de 16 kilómetros de anchura. Toda su artillería ha quedado concentrada sobre el propio Paso Klidi. Las tropas británicas situadas a la intemperie en lo alto del Paso han tenido que soportar un frío espantoso con tormentas de agua y nieve y apenas han podido pegar ojo en toda la noche.

Las tropas Waffen SS descansando antes de la batalla en el Paso Klidi.

El Sturmbannführer Fritz Witt ha liderado el asalto frontal de las tropas SS, formadas por un batallón de infantería, dos pelotones de ametralladoras ligeras, un pelotón de ametralladoras pesadas, tres pelotones antitanques, dos pelotones de ingenieros, una dotación de morteros ligeros y un pelotón de Flak de 88 mm, además del apoyo de varios cañones autopropulsados Sturmgeschütz III con piezas de 75 mm, que los Aliados han confundido con tanques.

Las tropas de las Waffen SS han iniciado una serie de ataques de reconocimiento durante la tarde, aproximándose también a lo largo de la carretera tal y como ha señalado un oficial de artillería australiano:

Soldados SS posan junto a su camión.

" Con toda insolencia, los alemanes han conducido sus camiones por la carretera principal a 3.000 yardas de distancia de nuestra infantería y han comenzado a descender a tierra. Al principio no podía creer que se trataba del enemigo; todo estaba tan tranquilo y silencioso. Entonces volví a cobrar el sentido. Mis órdenes fueron transmitidas a través el teléfono y los proyectiles de artillería comenzaron a rugir por el aire. Unos pocos momentos de furia y poco después los boches retrocedieron, dejando cinco camiones destruidos en la carretera dejando constancia de que mis tropas pueden disparar. "

Las Waffen SS han dirigido escaramuzas de mayor envergadura contra las posiciones del batallón australiano desplegado al este del Paso, que se han vuelto más agresivas a medida que se ha ido cerrando la noche. Los exhaustos británicos han logrado contener a nuestras tropas una jornada más, pero no tienen muchos motivos para alegrarse. Porque hoy, las SS se han limitado a detectar puntos flacos. Mañana, atacarán de verdad.

Unser Ehre heisst Treue!
Nichts für uns, alles für Deutschland!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada