miércoles, 13 de abril de 2011

Japón y la Unión Soviética firman un Pacto de Neutralidad - 13/04/1941.


Camaradas,

Desde hace seis días el Ministro de Asuntos Exteriores Japonés Yōsuke Matsuoka camina por los largos pasillos del Kremlin hasta el despacho del Comisario de Asuntos Exteriores soviético Vyacheslav Molotov. Detrás de las puertas cerradas los dos máximos responsables respectivos de la diplomacia japonesa y soviética se ocupan en tratar altos asuntos de estado durante largas horas mientras, a intervalos regulares, reciben noticias por cable de las victorias del Reich en Yugoslavia.

En el día de ayer, Josef Stalin se incorporó por primera vez a las reuniones y, finalmente hoy, un exultante Yōsuke Matsuoka, ha salido de la oficina de Molotov con el documento que Japón había anhelado durante meses: un Pacto de No-Agresión de cinco años de vigencia entre dos enemigos inveterados como son la Unión Soviética y Japón. El texto es el siguiente:

Histórico instante en que Matsuoka firma el Pacto.

Pacto de Neutralidad entre la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y Japón.

El Presidium del Soviet Supremo de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y Su Majestad el Emperador de Japón, movidos por el deseo de fortalcer las relaciones pacíficas y amistosas entre los dos países, han decidido concluir un pacto de neutralidad, para cuyo propósito han nombrado como sus Representantes:

- El Presidium del Soviet Supremo de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas:
Vyacheslav Miklhailovich Molotov, Jefe del Consejo de Comisarios del Pueblo y Comisario de Asuntos Exteriores de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.
- Su Majestad el Emperador de Japón:
Yōsuke Matsuoka, Ministro de Asuntos Exteriroes, Jusanmin, Caballero de la Orden del Sacrado Tesoro de Primera Clase, y
Yoshitsugu Tatekawa, Embajador Extraordinario y Plenipotenciario en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, Teniente General, Jusanmin, Caballero de la Orden del Sol Naciente de Primera Clase y de la Orden del Milano Dorado de Cuarta Clase.

quienes, después de un intercambio de sus credenciales, las cuales se han considerado correctas y en forma adecuada, han acordado lo siguiente:

Otro punto de vista de la firma, con toda la delegación japonesa atenta a los movimentos de la mano de su Ministro de Asuntos Exteriores.

Artículo uno. Ambas Partes Contratantes acuerdan mantener relaciones pacíficas y amistosas entre ellas y respetar mutuamente la intergridad territorial y la inviolabilidad de la otra Parte Contratante.

Artículo dos. Si una de las Partes Contratantes fuera objeto de hostilidades por parte de una o varias terceras potencias, la otra Parte Contratante mantendrá la neutralidad durante toda la duración del conflicto.

Artículo tres. Este Pacto entra en vigor desde el día de su ratificación por parte de ambas Partes Contratantes y es válido durante cinco años. En el caso de que ninguna de las Partes Contratantes denuncie el Pacto un año antes de la expiración del plazo, será considerado automáticamente prorrogado durante los siguientes cinco años.

Artículo cuatro. Este Pacto está sujeto a ser ratificado lo antes posible. Los instrumentos de ratificación serán intercambiados en Tokyo lo antes posible.

En confirmación de lo cual, los Representantes arriba mencionados han firmado este Pacto en dos copias, escritas en lenguaje ruso y japonés, y estampado sus sellos.

Hecho en Moscú el 13 de abril de 1941, lo que corresponde al décimotercer día de la cuarta luna del décimosexto año de Showa.

Vyacheslav Molotov;
Yōsuke Matsuoka;
Yoshitsugu Tatekawa.

Situación política actual en Extremo Oriente, incluyendo Mongolia y Manchoukuo.

Además, en un documento anejo, los representantes de los dos países han declarado con solemnidad respetar la integridad territorial y la inviolabilidad de Manchoukuo, por parte soviética, y de la República Popular de Mongolia, por parte japonesa, regiones ambas que comparten frontera.

Durante las siguientes tres horas, en la Embajada Japonesa en Moscú un radiante Matsuoka ha recibido a los periodistas y las felicitaciones de los diplomáticos del Eje.  Alemania, en concreto, se alegra por que Japón haya dado el mismo paso que ella misma diera en agosto de 1939, aunque espera sepa adaptarse y responder de manera adecuada a las circunstancias que estén por venir.   Después, se ha trasladado en coche hasta la estación de ferrocarril de Moscú para emprender su viaje de regreso a Tokio después de una gira europea que le ha llevado a Berlín, Roma y Moscú. En la estación, Matsuoka ha tenido el honor de ser despedido por el mismísimo Josef Stalin, vestido con abrigo gris, pantalones kakhis y botas. Es la primera vez que Stalin y Molotov acuden juntos a una estación de tren para despedir a un diplomático.

Stalin se despide de Matsuoka.

En un gesto muy significativo, antes de despedirse de Matsuoka, Stalin ha saludado primero a la delegación alemana, abrazando en primer lugar al Embajador Alemán, Conde Friedrich Werner von der Schulenburg y después al delegado adjunto militar alemán, el Coronel Hans Krebs, a quienes ha dicho: “Ocurra lo que ocurra, seguiremos siendo amigos.”

Es lebe Nationalsozialismus!
Es lebe Japan!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada