viernes, 15 de abril de 2011

Huevos de Pascua para Belfast – 15/04/1941.

Camaradas,

Hoy, martes de Pascua, los espectadores que asistían a un partido de fútbol en el Parque Windsor de Belfast han notado la presencia de un solitario Junkers Ju 88 de la Luftwaffe describiendo círculos sobre sus cabezas. La gente no ha prestado demasiada atención y ha continuado presenciando el partido. Distillery F.C. ha derrotado a Linfield F.C. por tres goles a uno.

Los bombarderos de la Luftwaffe sobrevuelan Belfast.

El único bombardeo de importancia que Belfast ha padecido hasta la fecha tuvo lugar el pasado 7 de abril, cuando media docena de aviones alemanes lanzaron bombas desde 7.000 pies sobre los centros industriales de los muelles; la mayoría de los habitantes piensan que el Norte de Irlanda se encuentra demasiado lejos como para constituir un objetivo y las autoridades ni siquiera han tomado medidas. A su regreso después del bombardeo de la noche del 7 de abril, las tripulaciones alemanes informaron de que las defensas de Belfast eran “de calidad inferior, escasas e insuficientes.”

Fotografía aérea de Belfast del servicio de reconocimiento de la Luftwaffe.

Al término de la tarde de hoy, más de 200 bombarderos alemanes han despegado de sus bases en el Norte de Francia y los Países Bajos y se han dirigido hacia Belfast. Entre ellos hay Heinkel He 111s, Junkers Ju 88s and Dornier Do 17s. William Joyce, “Lord Haw-Haw” tal y como lo apodan los británicos, ha anunciado desde la radio de Hamburgo que habrá “huevos de pascua para Belfast.”

A las 22:40 las sirenas de alarma han resonado en Belfast. La Luftwaffe ha lanzado su primer ataque con bombas explosivas contra la planta de tratamiento de aguas de la ciudad. Los lugareños han pensado que la Luftwaffe ha confundido estas instalaciones con el puerto, donde muchos buques, incluido el portaaviones HMS Ark Royal, están siendo reparados. Sin embargo, el ataque no ha sido ningún error. Cuando han caído las bombas incendiarias y la ciudad ha comenzado a arder, la presión del agua en las mangueras se ha vuelto demasiado baja para el trabajo de los equipos de incendios.

Las calles de Belfast, en llamas, y las mangueras de incendios, inútiles.

Oleada tras oleada de bombarderos ha dejado caer sus bombas incendiarias, explosivas y minas. En total, 203 toneladas de bombas explosivas, 80 minas en paracaídas y 800 recipientes de bombas incendiarias, con un total de 96.000 dispositivos incendiarios, han caído sobre la ciudad.

No ha habido oposición contra el ataque de la Luftwaffe. En la errónea creencia de que podrían dañar a los cazas de la RAF, las 7 baterías antiaéreas de la ciudad han dejado de disparar. Pero la RAF no ha respondido. Las comunicaciones telefónicas han quedado interrumpidas desde la 1:45 de la madrugada y, para las 4, toda la ciudad se encuentra en llamas. Las bombas han continuado cayendo hasta las 5 de la madrugada del miércoles 16. 56.000 casas, más de la mitad de las viviendas de la Belfast, han sido destruidas o dañadas, dejando a 100.000 personas sin hogar.

Ruinas por doquier.

Cuando las bombas han comenzado a caer, la población no ha sabido a dónde ir o qué hacer. Hay muy pocos refugios antiaéreos en Belfast y mucha gente que ha quedado sepultada bajo los escombros y vivido para contarlo se han refugiado debajo de las escaleras de sus casas. Muchas otras personas han corrido por las calles presa del pánico mientras las bombas estallaban a su alrededor. El blitz de Belfast ha supuesto la mayor pérdida de vidas fuera de Londres en un ataque aéreo nocturno durante el Blitz, con más de 900 muertos, 1.500 heridos, 400 de ellos graves.

Otra imagen de la devastación.

Las críticas contra el gobierno británico no han tardado en llegar.  Inglaterra, fiel a sus costumbres, se ha preocupado de su propio pellejo y ha dejado completamente desatendida a Belfast, que no deja de ser una colonia más de su vasto Imperio a la que ha considerado digna tan sólo de 16 cañones antiaéreos y por la que RAF no ha efectuado ni un solo despegue.  Los planes de actuación, evacuación y protección contra el Blitz implementados en otras ciudades británicas han brillado por su ausencia en Belfast.  Una vez más, Inglaterra ha tomado la cuidadosa precaución de hacer que otros mueran por ella.

La radio alemana, por su parte, ha celebrado con alborozo el ataque.  Un piloto de la Luftwaffe ha hecho las siguientes declaraciones a su regreso: "Estábamos de un buen humor excepcional sabiendo que nos dirigíamos hacia un nuevo objetivo, uno de los últimos escondites de Inglaterra.  Dondequiera que Churchill esconda su material de guerra, ahí iremos nosotros... Belfast es un objetivo tan bueno como Coventry, Birmingham, Bristol o Glasgow."  William Joyce "Lord Haw-Haw" ha anunciado que "El Führer os dará tiempo de enterrar a vuestros muertos antes del siguiente ataque... el martes ha sido sólo una muestra."

Bomben auf Belfast!
Sieg Heil!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada