domingo, 27 de febrero de 2011

FW 200 Condor: El azote del Atlántico - 27/02/1941.


Camaradas,

Los Focke Wulf Fw 200 Condor que se distinguieron ayer en la destrucción del Convoy OB 290 no son fruto de la casualidad. Los cuatro bombarderos pertenecen al KG 40, una unidad de élite de la Luftwaffe especializada en el combate contra buques y que lleva meses sembrando la destrucción en la flota mercante británica.

El I./KG40 (Grupo I del Kampfgeschwader 40) bajo las órdenes del Oberleutnant Petersen inició sus operaciones en el Atlántico el 8 de abril de 1940, operando desde las bases en Dinamarca y dirigiendo los ataques contra los buques británicos. A finales de junio de ese año, el KG 40 fue trasladado a la ciudad francesa de Bordeux-Mérinac.

Inicialmente, los Fw 200 fueron utilizados como aviones auxiliares de la Luftwaffe en el ataque contra las Islas Británicas. Los aviones de la KG 40 realizaban sus tareas de manera nada ortodoxa: volaban en un arco que los hacia sobrevolar entre Cornwall (suroeste de Inglaterra) y el oeste de Irlanda, después de castigar a los británicos lanzando sus cuatro bombas, volaban hasta Noruega y dos días más tarde, regresaban a la base en Bordeux-Mérinac. Apenas dos aviones se perdieron en la batalla y uno resultó gravemente dañado, pero escapó del furioso ataque de un Spitfire de la RAF, que gastó toda su munición sin derribar al cuatrimotor alemán.

El aciago destino del Empress of Britain.

Sólo en agosto de 1940, el comando de Petersen desempeñaría su función primordial: las incursiones contra los convoyes de barcos. Su primer gran éxito lo obtuvo el 26 de octubre el Leutnant Bernhard Jope cuando alcanzó al barco Empress of Britain de 42.348 toneladas en la Bahía de Donegal (Irlanda), que horas después se hundió.

Para la navidad de 1940, el KG 40 había logrado hundir 19 buques con un total de 100.000 toneladas de desplazamiento y dañado 37 buques con 180.000 toneladas. La Luftwaffe le había ganado la partida a la RAF en la guerra aeronaval sobre el Atlántico, hasta el punto que Churchill llegó a bautizar al Fw 200 como “el azote del Atlántico.” Para esas alturas, el KG 40 contaba con suficientes aviones y tripulaciones para equipar otros dos staffeln completos de bombarderos con 6 Condors cada uno, elevando a cuatro sus staffeln. Hacia el Año Nuevo, el KG 40 pasó al control directo de la Kriegsmarine.

Después de disfrutar de un permiso en Alemania por las navidades, las tripulaciones del KG 40 regresaron a sus puestos el 8 de enero y volvieron a sembrar el pánico entre los buques británicos. El 16 de enero atacaron con éxito al Convoy OB 274, hundiendo a dos de sus integrantes. El 19 de enero iniciaron un ataque durante cinco días consecutivos contra los Convoys HG 50 y SL 61, enviando al fondo del mar a siete mercantes. A pesar de las contramedidas británicas, a pesar de que el Almirantazgo aumentase más y más la escolta antiaérea de sus convoys, a pesar de que la RAF enviase a la desesperada sus escuadrones en contra del enemigo invisible, los Condor seguían azotándolos sin misericordia.

Así, al finalizar enero el KG 40 había enviado a los dominios de Poseidón a 17 buques con 65.000 toneladas y dañado a otros cinco a cambio de un único Condor derribado. Pero, si el mes de enero fue malo para los británicos, febrero ha sido todavía peor.

Ilustración de un FW 200 Kondor durante uno de sus clásicos ataques contra mercantes británicos.

El KG 40 ha continuado “cazando” buques mercantes en la zona al oeste de Irlanda hasta que el 9 de febrero su Comandante Peterson ha cambiado de táctica y de área de operaciones. Enviando a cinco FW 200s con sus mejores pilotos contra el Convoy HG 53, detectado por los U-Boote en un punto al sudoeste de Portugal. Ésta ha sido la primera vez que el KG 40 ha lanzado un ataque con varios aviones. Los británicos han sido cogidos por sorpresa y, además de perder cinco buques, han desperdigado su Convoy de tal modo que los U-Boote han podido cobrarse otras tres víctimas. Éste ha sido el primer ataque coordinado entre Condor y U-Boote y, tal y como Karl Dönitz había pronosticado, ha obtenido resultados demoledores.

Con esta acción, el KG40 ha rebasado la cifra de 363.000 toneladas hundidas. Como reconocimiento a sus méritos y para aumentar su efectividad, se han creado otros dos Staffeln para la unidad, que por primera vez ha alcanzado el número de 36 Fw 200C-1 disponibles.

A partir de este momento las operaciones del KG 40 han seguido este mismo patrón y tanto el arma aérea como la submarina han obtenido numerosas victorias. El Convoy OB 287 fue avistado el 19 de febrero y después de tres días de ataques el KG 40 envió al fondo del mar a dos mercantes y dañado a otros tres. El 22 de febrero, un Condor avistó al Convoy OB 288 y dirigió contra él una manada de U-Boote, que lograron hundir a 9 de sus buques. Y así ha sido hasta la acción de ayer día 26, en que Günther Prien y los Condor destrozaron al Convoy OB 299.

Operaciones de las escuadrillas de bombardeo mercante alemana en el Atlántico.

En este mes de febrero, el KG 40 ha hundido 21 mercantes con 84.301 toneladas y, lo más importante, desarrollado una nueva táctica de cooperación con los U-Boote que se ha relevado letal – ataques aéreos diurnos por parte de los Condor seguidos de ataques nocturnos por parte de los U Boote.

Quién nos iba a decir que un avión de lujo que durante una década ha transportado pasajeros en líneas aéreas comerciales, se convertiría en el avión de reconocimiento y bombardeo marítimo más letal de la Wehrmacht y nos situaría sobre la senda de la victoria en la Batalla del Atlántico.

Sieg Heil!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada