miércoles, 9 de febrero de 2011

Los británicos en Libia, ebrios de victoria, detienen su avance en el peor momento - 09/02/1941.

Camaradas,

Los británicos han ganado una batalla en Libia, eso es innegable. En dos meses, el Ejército Británico del Nilo ha avanzado 500 millas a través del desierto, ha destruido un Ejército Italiano compuesto por más de nueve divisiones y ha capturado 130.000 prisioneros, 400 tanques y 1.290 cañones. Toda Cirenaica se encuentra en sus manos.

Operaciones en el Norte de África desde el comienzo de la guerra: Ataque de Graziani en septiembre de 1940 y Operación Compass desde el 9 de diciembre hasta el 7 de febrero.

Con ocasión de la victoria británica, el inefable Winston Churchill ha decidido romper hoy varios meses de ausencia radiofónica y, la verdad, mejor habría sido si hubiera permanecido callado. Churchill ha dedicado palabras de ánimo y alabanza a sus soldados y a sus civiles, declarando que los ingleses se han “mantenido de pie sobre su terreno y enfrentado a los dos dictadores en la hora de lo que parecía su triunfo apabullante, y nos hemos mostrado capaces de, hasta ahora, plantarles cara en solitario.” Luego, ha dedicado varias frases a la reciente victoria sobre los italianos en Libia: “En apenas ocho semanas, se han avanzado 650 kilómetros en una campaña que durante mucho tiempo será estudiada como un modelo de arte militar.” Ha concluido diciendo que “no fallaremos o flaquearemos, no nos debilitaremos ni nos desgastaremos. Ni el repentino trauma de la batalla ni las largas pruebas de vigilancia y esfuerzo nos desgastarán. Dadnos las herramientas y nosotros terminaremos el trabajo.”

Fragmento del discurso de Churchill.  "Give us the Tools" (Dadnos las herramientas).

De lo que Churchill no ha hablado es del fatal error que los británicos están a punto de cometer. El Alto Mando Británico considera que el asunto africano está prácticamente finiquitado y ha ordenado detener por el momento el avance de sus tropas, que en el día de hoy ha alcanzado El Agheila. Pocas tropas italianas quedan ya para oponerse al avance inglés pero el General Archibald Wavell, Comandante en Jefe de Oriente Medio, ha recibido órdenes de retirar unidades de África y trasladarlas a Grecia, en previsión de la más que posible intervención alemana en la zona.

A pesar de sus protestas en contra de esta dispersión de fuerzas, el General Richard O’Connor se va a ver obligado a renunciar a su sueño de expulsar a los italianos del Norte de África. Por desgracia para él, y aunque  no pueda ni imaginárselo, la peor pesadilla de los ingleses, con la que se va a poner en riesgo mucho más que el mero avance británico hacia el interior de Tripolitania, navega ya rumbo a Libia.

Barcos alemanes zarpan rumbo a Libia.

En efecto, el primer convoy con un contingente de tropas alemanas integrantes de la Fuerza Expedicionaria Alemana en África surca el Mediterráneo en estos precisos momentos tras haber embarcado ayer en Nápoles con destino Trípoli.  Una leyenda está a punto de comenzar.

Es lebe Deutschland!
Zwei Völker, ein Krieg!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada