domingo, 13 de febrero de 2011

El Caudillo Franco y el Mariscal Pétain se reúnen en Montpelier - 13/02/1941.



Camaradas,

El Caudillo español y sus acompañantes han abandonado Bordighera hoy a las ocho de la mañana. Mussolini y las personalidades de su séquito han acudido a Villa Regina Margherita, donde ha residido el Jefe del Estado español durante su estancia en la Riviera, para despedir a Franco. A la llegada a la frontera, una compañía italiana con banda de música ha rendido honores militares al Generalísimo, que le ha pasado revista. Al entrar en Francia una compañía alpina ha hecho lo propio.

Una lluvia torrencial incesante ha acompañado a la larga comitiva durante gran parte del recorrido, que la Gendarmería francesa ha cubierto en su totalidad. Al paso por los pueblos, buena parte del vecindario ha presenciado en respetuosa actitud el paso de la comitiva española.

Poco antes de las dos de la tarde, la comitiva ha llegado a Montpelier, que ha aparecido engalanada con banderas francesas por encontrarse en la ciudad el Mariscal Pétain. En el edificio de la Prefactura lucía también una bandera española.

Franco y Pétain caminan juntos por las calles de Montpelier.

Todas las calles del tránsito han estado ocupadas por la multitud y la carretera cubierto por fuerzas del Ejército. Al llegar a la plaza donde se encuentra la Prefectura, ha rendido honores una compañía militar. El Caudillo, el Ministro señor Serrano Súñer y sus acompañantes han subido al edificio donde se encontraba el Mariscal Pétain, el Almirante Darlan, flamante vicepresidente del Gobierno francés y otras personalidades francesas.

El Caudillo y el Mariscal han intecambiado un afectuoso saludo, y seguidamente, se ha celebrado un almuerzo con que el jefe del Estado francés ha obsequiado al Caudillo y sus acompañantes. El Generalísimo, el Mariscal, Serrano Súñer y el almirante Darlan han conversado amablemente. Después, el mariscal y el Caudillo se han asomado al balcón para corresponder a los gritos del público congregado en la plaza. El Caudillo les ha saludado brazo en alto. Sabemos de lo que hablaron por lo que Pétain confesó poco después al Embajador español Lequerica en Vichy:: “La visita del general Franco a su vuelta de Italia, me ha emocionado... y la considero de gran importancia para el porvenir”. Al parecer, el Caudillo la ha manifestado a Pétain que no tiene intención de intervenir en la contienda y que confía en la ayuda de los amigos para impedir a cualquier beligerante la utilización del territorio español.

Saludo a los himnos nacionales.

A la salida de la prefectura, la banda militar francesa ha tocado los himnos nacionales español y francés y el de la Falange, que han sido escuchados brazo en alto por los españoles. Después, el Mariscal Pétain y sus acompañantes han bajado hasta el automóvil del Caudillo para despedirle. La caravana ha vuelto a ponerse en marcha y a las ocho de la noche el Cadillo español ha cruzado la frontera la frontera española por el paso de Le Porthus.

¡Arriba España!
Vive la France!

3 comentarios:

  1. los italianos eran unos papanatas. La alianza de Italia con Alemania fue desastrosa

    ResponderEliminar
  2. Italia era el aliado más natural de Alemania. Lo raro habría sido que no hubiesen ido juntos a la guerra. Pero desde luego, su capacidad combativa era de segundo nivel. Aún así, creo que al igual que las victorias del Eje se deben a Alemania casi de manera exclusiva, creo que el hecho que el Eje perdiera la guerra se debe también a Alemania. No creo que la alianza con Italia fuera determinante en el desenlace final.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Los italianos eran más un estorbo que una ayuda

    ResponderEliminar