viernes, 24 de junio de 2011

Los Panzer ahogan en un baño de sangre los contraataques soviéticos - 24/06/1941.

Camaradas,

Tras partir de Berlín al mediodía de ayer, el Führer ha llegado hoy a su nuevo Cuartel General en Prusia Oriental, construido en una zona boscosa cerca de Rastenburg lejos de cualquier carretera y conocido como Wolfsschanze (Guarida del Lobo), un lugar privilegiado dotado de la máxima seguridad y de los mejores sistemas de comunicaciones desde donde el Führer dirigirá las operaciones en la Unión Soviética.

Las operaciones del día han estado centradas en los combates entre tanques que se están produciendo en los tres sectores del frente como consecuencia de los contraataques masivos que el Ejército Rojo ha lanzado contra las puntas de lanza alemanas.  En la imagen, soldados alemanes se resguardan del fuego enemigo detrás de un Panzer durante un combate entre blindados.

La Lufwaffe obtiene la supremacía aérea.

Las unidades de reconocimiento de la Luftwaffe trabajan con frenesí para localizar concentraciones de tropas, almacenes de suministros y aeródromos, y marcarlos para su destrucción.  La principal tarea de la Luftwaffe ha sido la de neutralizar la Fuerza Aérea Soviética.  En el primer día de operaciones, sus pilotos han afirmado haber destruido 1.489 aviones.  Hermann Göring no se ha fiado de los informes y ha dado órdenes de comprobar las cifras.  Entonces, tras contar los restos de aviones en los aeródromos soviéticos, se ha demostrado que las cifras son todavía superiores, dado que han sido encontrados más de 2.000 aviones destruidos.  Durante los tres primeros días, la Luftwaffe ha afirmado haber destruido 3.100 aviones, pero en realidad las pérdidas soviéticas han sido de 3.922 aparatos.  La Luftwaffe ha conseguido establecer la superioridad aérea en los tres sectores del frente.

Aviones soviéticos hechos pedazos.

Restos de aviones soviéticos en un aeródromo.  Al fondo, a la izquierda, un aparato de la Luftwaffe recién aterrizado.  Nuestros aviones hacen uso inmediato de las instalaciones soviéticas conquistadas.

Grupo de Ejércitos Norte.

El XLI Cuerpo Panzer combate para salvar sus puntas de lanza blindadas. Dotada de PzKpfw 35(t)s, la 6ª División Panzer parece aislada y superada por el contraataque de Sobennikov. La 2ª División de Tanques Soviética ha aplastado al 114ª Regimiento de Infantería Motorizada, triturando vehículos y mutilando heridos alemanes y prisioneros de guerra. Por vez primera en las divisiones de infantería de acompañamiento, se ha escuchado el grito: “¡Panzerjäger (cazacarros) al frente!”

Una unidad mecanizada de la Wehrmacht atraviesa una localidad soviética.

Grupo de Ejércitos Centro.

El avance del Grupo de Ejércitos Centro desde el Barbarossatag.  Vilna y Slonin han caído hoy.

Los tanques del 3º Grupo Panzer de Hoth avanzan a un ritmo implacable y ya amenazan Minsk desde el norte. Siguiendo órdenes de Pavlov, el grupo de asalto de Boldin dotado con más de 1.000 tanques del 6º y 11º Cuerpos Mecanizados y del 6º Cuerpo de Caballería avanza hacia Grodno en un arco contrario al giro de las agujas del reloj con el objetivo de Augustovo. Los aviones de reconocimiento de la Luftwaffe han estado rastreando la retaguardia soviética muy atrás y no han localizado esta concentración blindada tan cerca de la línea de frente, por lo que en primera instancia Boldin consigue sorprender a Strauss, aunque no a Hoth, su principal objetivo, que en su rápido avance hace tiempo que se le ha escapado.

Contraataque de Boldin contra Grodno.

Tanques soviéticos destruidos durante el contraataque de Boldin.  Un T-26 en primer plano y detrás tres T-34.

Al igual que tantas y tantas unidades soviéticas, la agrupación de Boldin adolece de un mando y control pésimos, ningún apoyo aéreo efectivo, una débil táctica de armas combinadas e insuficiente logística. Aproximadamente la mitad de los tanques del 6º Cuerpo Mecanizado son modernos T-34s y KVs. pero estos han sido entregados apenas hace un mes, por lo que sus tripulaciones no están familiarizadas con ellos. Un ataque de la Luftwaffe sobre el 6º Cuerpo de Caballería consigue destruir al 70 por ciento de su 36ª División de Caballería en cuestión de horas. A pesar del fracaso general del contraataque, Boldin sí que consigue crear una pequeña crisis en el seno de la 256ª División de Infantería Alemana desplegada alrededor de Grodno, pero no logra ni por asomo contener al 3º Grupo Panzer. Indefectiblemente, todos los combates individuales acaban favoreciendo claramente a los experimentados alemanes.

Soldados de la Wehrmacht inspeccionan un tanque KV-1 soviético destruido.

Mientras, en el brazo sur de la tenaza que la Wehrmacht se dispone a cerrar sobre Minsk, los tanques del 2º Grupo Panzer de Guderian se aproximan a Baranovichi. La 22ª División de Tanques Soviética pierde a su general al mando en su intento de interponerse en el camino de la 3ª y la 18ª Divisiones Panzer. El 14º Cuerpo de Ejército Mecanizado Soviético contaba con 478 tanques operativos el 22 de junio, pero en el momento de enfrentarse a los veteranos de Guderian hoy, dos días más tarde, ese número se ve reducido a 250.

El General Guderian y sus subordinados en una conferencia improvisada en pleno campo de batalla.  Dirigiendo a sus tropas desde primera línea, el testarudo y genial Guderian ha tenido que defenderse con su arma personal en varias ocasiones, incluido el día de hoy.  También hoy, Walter Model, al frente de la 3ª División Panzer, se ha salvado de milagro de que su vehículo blindado haya sido destruido por fuego de cañón.

En su avance, la 17ª División Panzer ha logrado conquistar Slonim, adelantándose al 4º Ejército pero metiéndose en una situación delicada al quedar rodeada por abundantes tropas soviéticas y ha debido rescatarla su hermana gemela, la 18ª División Panzer.

Situación general de la batalla por Bialystok en el día de hoy.

Grupo de Ejércitos Sur.

Mientras von Kleist prosigue su avance, el 4º Cuerpo Mecanizado Soviético se lanza al asalto y se estrella contra el batallón antitanque de la 71ª División de Infantería, que hace honor a su emblema divisionario (un trébol de cuatro hojas, símbolo de buena suerte). Rápidamente reforzados por infantería montada en bicicleta, los alemanes aguardan. La primera oleada de 20 tanques soviéticos se queda atascada en el mercado de Niemerov al noroeste de L’vov, donde son incapaces de combatir de manera adecuada, maniobrar con efectividad o retirarse. El desastre ha sobrevenido sobre cada uno de los sucesivos grupos de diez a doce tanques soviéticos hasta que cincuenta de ellos han quedado destruidos o abandonados sobre el campo de batalla.

Un soldado soviético a bordo de un T-26 se rinde.

A la derecha de von Mackensen, llegando a intervalos, el 15º Cuerpo Mecanizado Soviético ha debido ceder terreno ante el empuje del XLVIII Cuerpo Panzer. En total, durante su primera gran batalla de tanques, los hombres de von Mackensen han destruido 267 tanques enemigos.

Sieg Heil!
Nichts für uns, alles für Deutschland!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada