martes, 28 de junio de 2011

La Batalla por la cabeza de puente de Dünaburg - 28/06/1941.

Camaradas,

A las 16:00 horas de hoy, en el sector central, la 12ª División Panzer del 3º Grupo Panzer de Hoth ha entrado en la ciudad de Minsk. No obstante, el Kessel (cerco) se encuentra todavía sólo a medio cerrar porque el testarudo Heinz Guderian, al frente del 2º Grupo Panzer que constituye el brazo meridional de la tenaza, continúa marchando hacia el este en dirección Moscú en lugar de hacia el noreste al encuentro de Hoth y Minsk.

La Wehrmacht en las calles de Minsk.

Mientras, al sur, tras haber derrotado el contraataque del General Soviético Kirponos, von Rundstedt se dispone a emprender la siguiente fase de la campaña y emite una orden para el asalto de la Línea Stalin que, aunque en muchos sectores exista sólo sobre el papel, no debe ser desdeñada por nuestras tropas.

Un tanque pesado soviético abandonado en el campo de batalla.

La verdadera acción del día ha tenido lugar al norte, en Dünaburg, donde el audaz golpe de mano de Manstein ha desembocado en una lucha desesperada a medida que las unidades soviéticas atrapadas han tratado de forzar el cruzar el Dvina.

El combate por la cabeza de puente en Dünaburg.

Los caballeros de la Orden Teutónica fundaron Dünaburg en 1278, y en el año 1941 la gran fortaleza de ladrillo del siglo diecisiete vuelve a ayudar a los alemanes a derrotar a sus enemigos. En la ilustración superior se muestra una escena de los combates que están teniendo lugar en Dünaburg, donde los soldados soviéticos intentan desalojar a los alemanes de la cabeza de puente que han logrado obtener en la orilla oriental del Dvina y en la que la fortaleza de Dünaburg constituye un pilar defensivo. Hace dos días, la 8ª División Panzer de Manstein y después la 3ª División Motorizada se hicieron con el control de Dünaburg y desde entonces mantienen la cabeza de puente ante la presión soviética que los acosa desde ambos lados del río.

Un soldado médico atiende a un camarada herido en la cabeza de puente de Dünaburg.

En efecto, la hazaña de Manstein ha dejado aisladas a numerosas unidades soviéticas que han quedado atrapadas entre la línea de frente y el Dvina y que no sabían que el cruce en Dünaburg ya no se encontraba en manos soviéticas. Entre estas unidades se encuentra el 21º Cuerpo Mecanizado y el 5º Cuerpo Aerotransportado, cuyos soldados se han desgañitando corriendo en dirección norte hacia el Dvina, huyendo de sus perseguidores alemanes y buscando la seguridad de sus propias líneas al otro lado del río tan sólo para encontrarse que el LVI Cuerpo Panzer de Manstein había capturado los puentes de Dünaburg y tendido una línea de barrotes entre ellos y las líneas soviéticas. Pronto, elementos del 16º Cuerpo de Fusileros del 27º Ejército Soviético, enviado tarde para cubrir el hueco de Dünaburg, se han visto también atrapados.

Biplano soviético derribado.

En los cielos, los aviones de la Fuerza Aérea Roja han tratado de destruir los puentes y ayudar a sus desesperados camaradas en tierra. Los Bf 109s del JG 53 (As de Picas) y del JG 54 (Corazón Verde) han masacrado a los aviones soviéticos, destruyendo 74 aviones tan sólo en el día de hoy. Los soldados de la 8ª División Panzer han establecido posiciones defensivas mientras oleadas de soviéticos desesperados se han lanzado sin cesar contra ellos. Las armas pesadas alemanas emplazadas en la fortaleza de Dünaburg han vomitado fuego y acero sobre los soldados rojos, que a pesar de ello han continuado avanzando e intentando abrirse camino hasta el puente con la esperanza de reconstituir una nueva línea defensiva al otro lado del Dvina.

Pero todo ha sido en vano y el campo de batalla ha quedado sembrado de muerte y destrucción, con el cielo surcado de volutas de humo procedentes de los aviones soviéticos derribados. Los esfuerzos de los hombres del Ejército Rojo han estado demasiado descoordinados y los alemanes demasiado bien atrincherados.

Sieg Heil!
Tod dem Bolschewismus!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada