miércoles, 15 de junio de 2011

Comienza la Operación Battleaxe - 15/06/1941.

Camaradas,

Los británicos han desatado su esperada ofensiva en el Norte de África. Con el nombre Operación Battleaxe (Hacha de Guerra), su objetivo no es otro que el de lograr la destrucción de las fuerzas del General Erwin Rommel y conseguir una victoria decisiva en el Norte de África. En el peor de los casos, el ataque al menos debería lograr la liberación de la asediada plaza de Tobruk.

Escuadrón de tanques Matilda al asalto.

Al frente del asalto se sitúa el nuevo Comandante del XIII Cuerpo de Ejército Británico, el General Noel Bersford-Peirse, que ha sustituido al General Philip Neame, quien en estos momentos permanece cautivo en un campo de prisioneros de Italia.

Para lograr sus objetivos, los británicos necesitan capturar los puestos fronterizos del Paso Halfaya, Fuerte Capuzzo y Sollum durante el primer ataque. La tarea ha sido encomendada a la 4ª División India apoyada de cerca por los tanques Matilda de la 4ª Brigada Blindada. A pesar de los refuerzos de material desembarcados por el Convoy Tiger, las formaciones británicas se encuentran muy debilitadas; en concreto, la 4ª División India tan sólo dispone de una de sus brigadas; encontrándose las otras dos en Siria y Abisinia, respectivamente. La 22ª Brigada de Guardias se va a incorporar al ataque para suplir esta debilidad.

En total, nuestros enemigos cuentan con más 20.000 soldados y 190 tanques. Una vez hayan logrado perforar las líneas alemanas, la 7ª División Blindada (que tan sólo dispone de dos de sus tres brigadas) deberá adelantarse, unirse a la 4ª Brigada Blindada e irrumpir hacia Tobruk. Una vez logrado esto, la 7ª División Blindada, reforzada con las tropas australianas de la guarnición de Tobruk, deberá asegurar una línea que discurra a lo largo del Eje entre Derna y Mechili.

La artillería alemana bombardea la plaza de Tobruk.  La Inteligencia alemana ha advertido a Rommel de la ofensiva británica y éste, en previsión de un intento de los australianos por intentar la ruptura, ha querido mantener a las ratas de Tobruk pegadas al fondo de sus trincheras.

Un plan fabuloso sobre el papel, pero que se resquebraja por varios puntos. En primer lugar, el General Archibald Wavell estima que Rommel cuenta con 13.000 soldados y 100 tanques desplegados sobre la frontera entre Libia y Egipto y con otros 25.000 soldados y 200 tanques alrededor de Tobruk, 80 millas al oeste, pero la realidad es que los británicos van a enfrentarse a los cerca de 200 Panzer con que Rommel dispone en primera línea, de los que alrededor de 100 son los temibles Panzer III y Panzer IV.

En efecto, el genial estratega alemán ha dispuesto a la 5ª División Ligera en reserva y desplegado sobre la frontera a la totalidad de la recién llegada 15ª División Panzer, de la que ha extraido un puño blindado de 100 tanques listo para golpear a los enemigos del Reich donde más les duela. El resto de las unidades de la división se encuentran desperdigadas en varios puntos fuertes a lo largo de la línea defensiva del Eje, que cuenta también con varios elementos de la División Italiana Trento. Además, Rommel ha dispuesto una robusta primera línea defensiva tras haber ordenado adelantar todas sus piezas antitanque, incluidos los cañones de 88 mm, los cuales pueden atravesar con facilidad el grueso blindaje de los Matildas.

Piezas de 88 mm en la arena del desierto.

El fallido ataque sobre el Paso Halfaya.

A las 05:15 de la madrugada, en el lado derecho del frente británico, la Fuerza Costera al mando del General de Brigada Reginald Savory ha comenzado a avanzar hacia su objetivo: el Paso Halfaya.

El Grupo Halfaya, que se encuentra a lo alto del macizo montañoso con varias unidades de infantería y algunas baterías de artillería, apoyadas por una docena de Matildas, debía haber abierto fuego a las 5:40 contra las fuerzas del Eje estacionadas en Halfaya para cubrir el avance de los tanques y de la infantería, pero las baterías han quedado atascadas en la arena blanda. El Grupo Halfaya ha atacado finalmente a las 06:00, quince minutos después de que la lucha hubiese comenzado debajo del macizo al oeste, tan sólo para toparse con la artillería antitanque de los defensores alemanes e italianos, que ha abierto sobre ellos un fuego implacable. Al cabo de unas horas los británicos han perdido a todos sus Matildas salvo uno y los destacamentos del Eje han rechazado a la infantería.

Infantería india al servicio del Imperio Británico vierte su sangre en el Paso Halfaya.

A las fuerzas británicas que atacaban por debajo tampoco les ha ido mucho mejor. De entrada, cuatro de sus Matildas han quedado fuera de combate tras adentrarse en un campo de minas que se suponía había sido despejado, bloqueando a los otros dos tanques que rodaban detrás y reduciendo la fuerza blindada a meras casamatas. La infantería india ha efectuado varios intentos para alcanzar el Paso, pero han sido rechazados una y otra vez con cuantiosas bajas.

Los británicos conquistan Fort Capuzzo y punto.

En el sector central, el 7º Regimiento de Tanques Reales ha pasado por encima de la Cota 206 y alcanzado Fort Capuzzo al mediodía, logrando dispersar a sus defensores que se han retirado hacia el norte para unirse a la 15ª División Panzer desplegada entre ellos y Bardía. Poco después, los británicos han sido sometidos a duros contraataques por parte de un batallón del 8º Regimiento Panzer de la 15ª División Panzer. A las 18:30 horas, tras habérseles unido la 22ª Brigada de Guardias han logrado rechazar un último contraataque de los Panzer.

Mapa de referencia.

En realidad, los contraataques alemanes han sido poco más que tanteos, dado que el astuto Erwin Rommel no ha querido lanzar a la batalla a toda la 15ª División Panzer sin antes haber obtenido una visión general de la situación. En su lugar, la táctica principal del 8º Regimiento Panzer ha sido la de lanzar alguna breve escaramuza y entonces fingir una retirada desordenada para incitar a los tanques Matilda a perseguirlos y conducirlos directamente a una pantalla de piezas antitanque ocultas. Ninguno de los dos bandos ha tenido que lamentar daños de consideración durante estas acciones. Sin embargo, en respuesta a la captura de Capuzzo, y preocupado ante un posible ataque sobre Sollum y Bardia, Rommel ha dado orden de que la 5ª División Ligera, situada en Sidi Azeiz, se encuentre preparada para un posible contraataque.

Rommel sigue los combates desde un vehículo.  Al fondo, un tanque italiano M13/40.

El asalto contra el Risco Hafid, rechazado.

En el lado occidental del frente británico, nuestros enemigos han lanzado al ataque a su 7ª Brigada Blindada, situando al 2º Regimiento de Tanques Reales equipado con sus viejos tanques cruiser por delante del 6º Regimiento de Tanques Reales, al que se ha dotado del último modelo de tanques Crusader traídos por el Convoy Tiger de modo que pueda ser empleado como un arma sorpresa.

Infantería italiana resiste en sus puestos el bombardeo británico.

Hacia las 09:00 de la mañana, la fuerza ha alcanzado el Risco Hafid (que de hecho consiste en tres riscos independientes). Después de que el 2º Regimiento de Tanques Reales cruzara el primer risco, los británicos han caído en una emboscada de cañones antitanque enterrados que disparaban en punto muerto. Dos tanques británicos han quedado destruidos sobre el terreno antes de que el resto se retirara. La brigada británica se ha visto entonces en un serio aprieto, puesto que todos sus tanques están equipados con proyectiles antitanque y no cuentan con municiones explosivas con las que poder reducir a la infantería y artillería enemigas.

Los británicos han solicitado apoyo de su artillería, pero ésta se encuentra muy lejos al sudoeste y tardará unas horas en llegar. Mientras tanto los británicos han decidido intentar efectuar un ataque por el flanco. De ese modo, un pequeño destacamento blindado ha rodado hacia el lado occidental del Risco Hafid con la orden de adentrarse en el primer valle. En primera instancia, el ataque ha ido bien, y los tanques británicos han cogido desprevenidas a las tropas del Eje, pudiendo ametrallar sus trincheras y, eso sí, perdiendo un tanque en el proceso. Sin embargo, al acercarse a la Cota 208 en su avance hacia el este, el comandante británico al mando se ha apercibido de las fortificaciones y ha ordenado retroceder debido a la falta de efectivos. Sin embargo, los británicos tan sólo cuentan con un equipo de radio cada cinco máquinas y cinco de los tanques no han recibido la orden y han continuado hacia la Cota 208, donde los cañones alemanes de 88 mm los han destruido uno a uno.


Poco después de esto, los británicos han sido informados por sus aviones de reconocimiento de que una unidad de Panzer alemanes se dirigen hacia ellos y se han alejado de los riscos para desplegarse en campo abierto ante la inminente batalla entre blindados. A las 17:30 los observadores británicos han informado de que, aparentemente, las defensas alemanas se retiran del Risco Hafid. Pensando que se trata de la ocasión ideal para atacar, un escuadrón blindado se ha lanzado hacia los riscos. Tras despejar el primero, todo parece indicar que los informes de los observadores son correctos, llegando a avistarse incluso a algunos camiones alemanes retirándose de la segunda cresta remolcando sus piezas de artillería. Los británicos, exultantes, han iniciado la persecución, pero en cuanto han atravesado el segundo risco, las fuerzas del Eje han hecho saltar la trampa y disparado sobre los tanques Crusader a quemarropa con piezas de artillería antitanque ocultas. En cuestión de minutos, once de los Crusader han quedado destruidos y seis más gravemente dañados. La infantería del Eje también ha inflingido numerosas bajas a los británicos.

En ese preciso momento, más de treinta tanques del 5º Regimiento Panzer de la 5ª División Ligera han llegado por el oeste, procedentes de Sidi Azeiz. Tras los vapuleos recibidos y la cercanía de la noche, la 7ª Brigada Blindada se ha terminado retirando.

Resumen táctico de las operaciones durante el primer día de Battleaxe.

Conclusiones al término del primer día.

Al término del primer día de la Operación Battleaxe, el único objetivo que los británicos han logrado capturar ha sido el del Fuerte Capuzzo. Durante los ataques, nuestros enemigos han dejado sobre el terreno un considerable número de tanques. El 2º Regimiento de Tanques Reales de la 7ª Brigada Blindada tan sólo cuenta con veintiocho tanques de sus cincuenta originales y el 6º Regimiento de Tanques Reales con veinte de cincuenta. Muchos de los tanques que han quedado fuera de combate pero que todavía son reparables, han quedado abandonados sobre el terreno cuando la 7ª Brigada Blindada se ha retirado del Risco Hafid, permitiendo a los alemanes capturarlos. Por otro lado, la 4ª Brigada Blindada, de su fuerza original de un centenar de Matildas tan sólo dispone de treinta y siete. Las pérdidas alemanas en Panzer han sido prácticamente insignificantes.

Es lebe Deutsches Afrika Korps!
Es lebe Erwin Rommel!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada