sábado, 6 de agosto de 2011

Comunicado del OKW al Pueblo Alemán sobre el desarrollo de los combates en el Frente Este - 06/08/1941.

Camaradas,

Desde el Cuartel General del Führer, el Alto Mando de las Fuerzas Armadas (OKW) ha hecho público hoy a las 15:00 horas una serie de comunicados que, por lo sensacional de su contenido, no precisan mayor comentario:

Hoy el Pueblo Alemán al fin ha tenido pleno conocimiento del alcance de las victorias de la Wehrmacht.  Ante la mesa de operaciones sobre la que se ha gestado la victoria, de izquierda a derecha, Wilhelm Keitel (Jefe del OKW), Walther von Brauchitsch (Comandante en Jefe del Ejército de Tierra - Heer), el Führer y Franz Halder (Jefe del OKH), 

Como se deduce de numerosas informaciones, el Mando soviético no tiene una visión exacta de la situación en sus propios frentes. Del lado alemán, siempre fiel al principio de la verdad absoluta, no se podían dar informaciones más que con la mayor reserva, si no se quería facilitar al adversario informaciones preciosas. El justificado deseo del pueblo alemán de ser diariamente informado sobre el desarrollo de las operaciones debía, pues, ceder ante esta necesidad. Ahora bien, era necesario resignarse al nacimiento en Alemania de ideas falsas y a la divulgación, por parte de los países enemigos, de falsos rumores. Como ya se han iniciado nuevas operaciones, ha llegado el momento de poner en claro el desarrollo y los resultados de la gigantesca lucha que comenzó con la rotura de la Línea Stalin.

Entre el Mar Negro y el Golfo de Finlandia, la conformación del terreno y los fines que se había asignado al bando alemán impusieron la rotura de dicha línea en tres puntos decisivos: al sur de los pantanos del Pripet, en dirección a Smolensko y al sur del Lago Peipus. La lucha de las diferentes formaciones que han participado en estas operaciones será resumida en tres comunicados. Un cuarto comunicado informará sobre los resultados del conjunto de estas operaciones. Las desarrolladas en el frente finlandés y las de la Marina de Guerra serán objeto de otra publicación ulterior.

Una unidad Panzer se lanza al ataque.


Comunicado número 1 del OKW. La ofensiva sobre Leningrado. El Ejército Alemán, a las puertas de Narva.

Después de forzar el Dvina por Dünaburg y Riga, tras encarnizados combates y una vez verificada la limpieza de Letonia de grupos enemigos, el Grupo de Ejércitos del General von Leeb se encontraba ante la necesidad de atravesar la Línea Stalin, que se extiende ante la frontera de Letonia con Rusia y, al mismo tiempo, derrotar a, los Ejércitos soviéticos concentrados en Estonia. En un audaz asalto del grupo armado al mando del Coronel-General Busch y del Grupo Panzer del Coronel-General Hoepner, que operaba en el mismo sector, se consiguieron romper las posiciones grandemente fortificadas y encarnizadamente defendidas al Sur del lago Peipus.

Un soldado del Ejército Rojo se rinde en su trinchera.

Ostrov, Pokhov y Pleskau fueron ocupadas después de una lucha breve, pero encarnizada. Ahora se encuentran nuestras tropas en la posibilidad de converger hacia el norte y desencadenar una ofensiva sobre Leningrado. A pesar del estado lamentable de las carreteras, de la encarnizada defensa enemiga y de los increíbles esfuerzos exigidos a nuestras unidades, el ala izquierda de las fuerzas que avanzan entre el lago limen y el Peipus ha conseguido llegar hasta las puertas de Narva, para penetrar en el istmo entre el Lago Peipus y el Golfo de Finlandia.

El grupo de Ejércitos al mando del General von Küchler, que opera en Estonia, ocupó en primer lugar las ciudades, tenazmente defendidas por el enemigo, de Doript y Dorpat, Fellin y Pernau. Las divisiones enemigas fueron derrotadas en numerosos combates aislados, siendo rechazadas más allá de Taps, en dirección al norte. Las operaciones de este Grupo de Ejércitos no han terminado aún. Sin embargo, en este sector han sido capturados más de 35.000 prisioneros y han sido capturados o destruidos 335 carros blindados enemigos y 650 cañones. La Flota Aérea al mando del Coronel-General Keller ha tomado parte decisiva en estas victorias, derribando 771 aviones enemigos

Posición defensiva soviética.

Comunicado número 2 del OKW. Hasta las puertas de Kiev y liberación de Besarabia.

En el ala sur del Frente Oriental, el Grupo de Ejércitos al mando del mariscal von Rundstedt ha tenido que vencer desde el principio de las operaciones dificultades de terreno y circunstancias atmosféricas particularmente desfavorables, así como la resistencia de un enemigo con fuerte superioridad numérica. Los Ejércitos del General de Infantería von Stülpnagel y del Mariscal Reichenau, que atacaban al enemigo de manera frental, tuvieron que abrirse camino a fuerza de largos y encarnizados combates con el apoyo del Grupo Panzer al mando del Coronel-General von Kleist, antes de lograr dominar al adversario y rechazarle hasta las puertas de Kiev, después de haber pasado por Zitomir.

Emplazamientos de artillería en un búnker de la Línea Stalin cerca de Zitomir, destruidos.

Esta penetración, muy profunda, en la retaguardia de la Línea Stalin, permitió a dichos Ejércitos converger entre el Dniéster y el Dniéper y, dirigiéndose hacia el sur, cortar la unión de las fuerzas enemigas con su retaguardia. De este modo, las unidades soviéticas se han visto obligadas a batirse en una batalla de cerco, que se encuentra en curso en estos momentos.

Los Ejércitos húngaro y eslovaco, que combaten al lado de nuestras fuerzas en estrecha fraternidad de armas, han asumido una importante participación en estos combates tan sangrientos para el enemigo.

Una columna de suministros alemana avanza por un barrizal.

Al mismo tiempo que se desarrollaban estas operaciones, las formaciones germano-rumanas al mando del General Antonescu han forzado el paso del Prut, tenazmente defendido por el enemigo, y han liberado la Besarabia a pesar de la resistencia enemiga y del terreno casi impracticable. Concluidas estas operaciones, el Ejército del Coronel-General von Schobert, que se compone de Cuerpos de Ejército alemanes y rumanos, ha esbozado un movimiento en dirección noroeste, atravesando el curso medio del Dniéster para llegar a establecer contacto con las fuerzas alemanas que avanzan desde el norte.

Con arreglo a las cifras conocidas hasta el momento, se han capturado en este sector 130.000 prisioneros, 1.370 carros blindados y 2.l9O camiones soviéticos.

La Flota Aérea mandada por el General Löhr ha contribuido ampliamente al éxito de estas operaciones. Ha derribado o destruido en el suelo 900 aviones soviéticos.

Aviones de la Fuerza Aérea Roja calcinados en su aeródromo.

Comunicado número 3 del OKW. La gran Batalla de Smolensko.

En el sector central del frente oriental, el Grupo de Ejércitos al mando del General von Bock ha conseguido la victoria en la Gran batalla de Smolensko. La amplitud y la intensidad de la batalla, así como los golpes de gran rudeza asestados al Ejército bolchevique, han conferido a esta batalla un carácter completamente especial desde el punto de vista histórico. En una lucha que ha durado casi un mes, los Ejércitos del Mariscal von Kluge, del Geñeral Strauss y del General von Weichs. así como los Grupos Panzer mandados por el General Guderian y el general Hoth han ocasionado al enemigo pérdidas sangrientas. En esta batalla han sido hechos prisioneros 310.000 soldados soviéticos, y hemos capturado o destruido 3.205 carros blindados, 3.120 cañones y una inmensa cantidad de material de guerra de todas clases. La Flota Aérea del Mariscal Kesselring ha contribuido de un manera decisiva a esta victoria. La Aviación Soviética ha perdido en este sector 1.098 aviones. Los detalles de esta batalla se darán en el comunicado militar de mañana.

Cientos de miles de soldados bolcheviques marchan hacia los campos de prisioneros.

Comunicado número 4 del OKW. Las enormes cifras que revelan el valor y resistencia de las tropas del Reich, que llegan casi al prodigio.

Con los éxitos mencionados en los comunicados de hoy, obtenidos en el Frente Oriental, las cifras publicadas en el parte militar del 11 de julio han aumentado en 400.000 prisioneros, 7.615 carros blindados, 4.423 cañones y 6.235 aviones, llegando el total a 895.000 prisioneros, 13.115 carros blindados, 10.358 cañones y 9.054 aviones. Estos éxitos sobrepasan en mucho las más atrevidas previsiones y no pueden ser apreciados en toda su magnitud si no se considera que las pérdidas sangrientas de este enemigo, que lucha con obstinación y ardor en extremo feroces, multiplican la cifra total de prisioneros. Frente a este adversario, el más duro que hasta ahora ha encontrado el Ejército Alemán, tanto las formaciones militares como la Aviación han dado pruebas de un valor y una resistencia que llegan casi al prodigio. A la superioridad del Mando Alemán, a la calidad incomparable de las armas, a la excelencia de la instrucción militar y a la experiencia de la tropa formada en el combate pero, sobre todo, al heroísmo del soldado alemán y sus compañeros de armas, se debe el aplastamiento de la potencia soviética, tan poderosamente armada. Pongamos de relieve todavía las marchas de las divisiones de Infantería que, teniendo en cuenta los movimientos ejecutados en el curso de las operaciones, han recorrido trayectos que en ocasiones sobrepasan ampliamente los mil kilómetros. El conjunto de operaciones de semejante extensión ha sido posible gracias a una organización excepcional del servicio de Informaciones y de la retaguardia, así como al hecho de que se haya podido restablecer casi por completo la red de ferrocarriles en territorio enemigo ocupado, inmediatamente después de su retirada de la zona de combate. Consciente de su superioridad, con la certidumbre de la victoria, el Ejército Alemán se prepara a continuar la lucha en un nuevo sector de operaciones en el que ha comenzado con una serie de victorias aplastantes.

Espectacular fotografía de un soldado alemán posando junto a un gigantesco tanque KV-2 soviético volcado.

Tal y como ha destacado el OKW en sus comunicados, el Ejército del Reich ha obtenido éxitos que rebasan, de lejos las previsiones más audaces. El resultado de todos estos combates ha sido que el Ejército Soviético ha podido ser aniquilado, a pesar de sus inmensas reservas de armas de todas clases. Es seguro que los rusos han perdido más de tres millones de hombres entre muertos y heridos, lo que eleva el cómputo total hasta los cuatro millones de bajas si se añaden los prisioneros. Esta cifra inverosímil se explica si se tiene en cuenta la inmensa extensión y profundidad de los frentes y significa que el Ejército de Rojo ha sido aniquilado. El altísimo número de carros de combate y de cañones destruidos o capturados corrobora esto, dado que un material tan inmenso no ha podido pertenecer más que a grandes Ejércitos poderosamente equipados. Por último, los 9.000 aviones mencionados de que hablan los comunicados confirma que la Aviación Soviética ha perdido casi todos sus efectivos. Las operaciones del Este, después de los éxitos reseñados, han entrado en una nueva fase decisiva.

Deutschland siegt an allen Fronten!
Sieg Heil, Viktoria!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada