martes, 27 de diciembre de 2011

Operación Archery: Los británicos, enemigos de Noruega - 27/12/1941.

Comandos británicos en Noruega.

Camaradas,

La Gran Bretaña, enemiga del Reich y de Europa, ha llevado a cabo hoy un ataque contra las instalaciones noruegas en las isla de Vågsøy y Måløy denominado Operación Archery.

Localización de las islas de Vågsøy y Måløy, entre Bergen y Trondheim.

El ataque lo ha efectuado el Comando Británico Número 3, dos secciones del Comando Número 2, un destacamento del Comando Número 4, un equipo de demolición de la Sección 101 (canoas) del Comando Número 6 y una docena de de noruegos colaboracionistas de los británicos. La acción la ha apoyado el fuego naval de un crucero ligero y cuatro destructores. Un submarino ha escoltado a la fuerza, que ha contado además con dos transportes de tropas y varios bombarderos de la RAF.

La fuerza de comandos compuesta de 570 soldados se ha dividido en cinco grupos con los siguientes objetivos:
1. Asegurar el área al norte de la ciudad de Måløy en el sur de Vågsøy y enfrentarse a cualquier refuerzo enemigo.
2. Reducir y asegurar la localidad de Måløy.
3. Eliminar las fuerzas enemigas desplegadas en la Isla Måløy que domina la localidad.
4. Eliminar el punto fuerte enemigo en Holvik al sur de Måløy.
5. Disponer de una reserva flotante ante la costa.

Objetivos de los comandos.

El objetivo principal de la operación ha sido la destrucción de la planta de producción de aceite de pescado y los almacenes que el Reich emplea para la fabricación de altos explosivos. Otro objetivo ha sido provocar que la Wehrmacht mantenga e incremente su presencia militar en Noruega que de otro modo sería empleada en el Frente Este.

Un avión de la RAF sobrevuela los objetivos durante el bombardeo previo al desembarco.

Tras un nutrido bombardeo naval se han producido los desembarcos con las primeras luces de la mañana. Los británicos han conseguido completar todos sus objetivos de acuerdo a sus planes excepto en la propia localidad de Måløy. Allí, la oposición ha sido mucho más dura de lo esperada porque ha dado la causalidad que una unidad de tropas de montaña Gebirgsjäger veteranas del Frente Este se encontraba allí de permiso.

Los comandos británicos marchan por las calles de Måløy, justo antes de encontrarse con la desagradable sorpresa de los Gebirsjäger.

La experiencia de los Gebirgsjäger en el combate callejero y el certero fuego de sus francotiradores han convertido la incursión de los comandos británicos, quienes esperaban que su misión fuera poco más que un paseo, en un verdadero infierno, con duros combates casa por casa. El comandante británico, John Durnford-Slater, ha hecho entrar en acción a la reserva flotante y a las tropas desembarcadas en la Isla Vågsøy. La propaganda británica ha llegado a afirmar que cierto número de civiles locales han ayudado a los comandos desempeñando el papel de porteadores de municiones, granadas y explosivos, y asistiendo a sus heridos, algo que, además de insólito, es sencillamente falso.

Un comando británico herido es ayudado por sus camaradas.

En torno a las 14:00 horas, superados por el fuego alemán, los comandos han comenzado a retirarse, no sin antes haber destruido cuatro fábricas, los almacenes de aceite de pescado, los almacenes de municiones y combustible, la centralita telefónica y varias instalaciones militares. Gran parte de la ciudad se encuentra en llamas. La fuerza naval británica mientras tanto ha hundido diez buques anclados en la zona, algunos de ellos destruidos por su propia tripulación para evitar caer en manos británicas.

Noruega en llamas por obra y gracia del Imperio Británico.

La Royal Navy no ha perdido ningún barco, pero sí que ha sufrido cuatro muertos y cuatro heridos. Por su parte, los comandos han sufrido 17 muertos y 53 heridos. El comandante de los noruegos, el Capitán Linge, ha perdido la vida durante un ataque contra el cuartel general alemán local, y ocho aviones de la Royal Air Force han sido derribados. Por otro lado, en un nuevo alarde de desmesurado optimismo o simple y llana manipulación informativa, los comandos han afirmado haber causado a la Wehrmacht 120 muertos y haber tomado 98 prisioneros, así como una copia completa del Código Naval Alemán. Varios Quislings y cierto número de noruegos leales han sido apresados igualmente.

Los comandos británicos salen escaldados de Noruega.

El Führer, a pesar de la buena respuesta que ha dado la Wehrmacht a este ataque, no quiere bajar la guardia y ha decidido desviar 30.000 soldados a Noruega para reforzar sus defensas.

Es lebe freies Norwegen!
Gott straffe Engelland!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada