sábado, 3 de diciembre de 2011

La Batalla de Hanko: Una sangrienta retirada bolchevique - 03/12/1941.

Soldados finlandeses durante la Batalla de Hanko.

Camaradas,

Como parte del Tratado de Paz de Moscú que puso fin a la Guerra de Invierno, los finlandeses debieron ceder Hanko a la Unión Soviética como base naval. La población civil del área cedida debía ser evacuada antes de la llegada de las tropas soviéticas. El área cedida a los soviéticos también incluía varias islas circundantes, incluido el importante fuerte artillero de Russarö. Dentro de los límites de Hanko había varios emplazamientos de artillería costera, importantes instalaciones portuarias así como un área idónea para un aeródromo que los soviéticos construyeron rápidamente. Los derechos de transporte de tropas desde la Unión Soviética a Hanko y desde Hanko a la Unión Soviética fueron fuente de muchos roces en las relaciones soviéticos-finlandesas y desempeñaron un importante papel tanto en el hecho de que Finlandia acabase por permitir el tránsito de tropas alemanas en el norte de Finlandia y, en último término, la participación finlandesa en la guerra contra la Unión Soviética. A pesar de que Hanko había sido cedida originalmente como base naval, las fuerzas terrestres eran claramente las más numerosas, existiendo tan sólo un pequeño destacamento naval en la base.

Localización de la península de Hanko en el Golfo de Finlandia.

Mapa en el que se muestran los límites del área cedida a la Unión Soviética.

Al comienzo de la guerra, las tropas terrestres finlandesas aislaron la base soviética de Hanko y a sus 30.000 soldados. Aunque al principio Mannerheim había declarado que la liberación de Hanko sería un objetivo prioritario de la guerra, las tropas finlandesas de la zona de Hanko no recibieron ninguna orden de ataque contra la base. Los finlandeses habían construido durante el periodo de paz una serie de fortificaciones sobre la frontera del área cedida y se limitaron a ocupar dichas posiciones. El frente ha permanecido esencialmente estático con las únicas acciones consistiendo en ataques de artillería y algunas actividades de tanteo o patrulla por parte de ambos bandos. En el archipiélago de alrededor han tenido lugar acciones navales y anfibias. Las fuerzas finlandesas en torno a la base consistían inicialmente en la 17ª División Finlandesa, la 4ª Brigada Costera y algunas unidades de apoyo. A finales de verano, la 17ª División Finlandesa que constituía el grueso de las defensas había abandonado el área hacia Carelia del Este.

Las líneas rusas vistas desde las líneas finlandesas.

Soldados finlandeses durante una patrulla.

Los esfuerzos finlandeses por bloquear la base también por el mar han obtenido tan sólo un éxito limitado debido tanto a la poderosa resistencia soviética como a los fallos de equipo – por ejemplo, los torpedos empleados por los submarinos finlandeses no han llegado a explotar al impactar contra sus objetivos. Los campos de minas sembrados en las rutas marítimas a Hanko y aguas lindantes se han cobrado varios buques soviéticos. Estos problemas añadidos al rápido avance alemán sobre la costa sur del Golfo de Finlandia han provocado que la base perdiera su importancia, convirtiéndola además en una innecesaria y alta carga para la Flota Roja del Báltico. En otoño, los rusos decidieron evacuar la base. El personal, las tropas y la mayoría del equipamiento ligero han ido siendo evacuados poco a poco, a pesar de que parte del equipo pesado ha tenido que ser abandonado en Hanko. Las fuerzas navales soviéticas encargadas de la evacuación han sufrido graves pérdidas hasta el mismo día de hoy, en que la evacuación se ha dado por concluida.

Artillería costera en Russarö.  Fotografía obtenida durante los años 30 por los finlandeses.  Durante la batalla de Hanko, esta pieza de artillería ha estado bajo el control de los bolcheviques.

Infantería soviética desembarca en una isla cercana a Hanko.  Durante la batalla los dos bandos han llevado a cabo operaciones anfibias a pequeña escala de escasa repercusión.

La base soviética de Hanko y su cercano fuerte costero de Osmussaar y los campos de minas sembrados para proteger a la Flota Roja del Báltico han mermado las actividades navales finlandesas y puesto muy difícil a los buques de carga alcanzar los puertos finlandeses de Helsinki y Kotka. Puesto que Finlandia carece de recursos para transportar suficientes materias primas por tierra, esto ha ocasionado graves problemas logísticos acumulándose grandes cantidades de material en la costa oeste. Sin embargo, la paulatina evacuación de las fuerzas soviéticas ha permitido a los dragaminas finlandeses y alemanes abrir un corredor marítimo a través de los campos de minas y fuera del alcance de Russarö por el cual los cargueros han podido alcanzas los puertos orientales. En cuanto la base ha sido evacuada en su totalidad, los dragaminas se han dirigido a toda prisa a despejar un corredor a lo largo de la línea de costa para permitir un tránsito más seguro.

Localización de los principales campos de minas en el Golfo de Finlandia.  Hanko es la península de la izquierda, hacia la que apuntan los tres campos de minas soviéticos en forma de "V".

La evacuación de Hanko ha ocasionado grandes pérdidas a la armada soviética, como se ha dicho. Varios convoys han logrado transportar a Leningrado alrededor de 23.000 tropas no sin antes pagar una alto precio a manos de los campos de minas y de la artillería costera finlandesa, entre ellos 3 destructores y 2 grandes transportes, el Andrei Zhdanov y el Iosif Stalin así como varios buques menores.  El hundimiento del Iosif Stalin merece una mención especial por lo dramático de sus circunstancias.

Un buque de transporte ruso medio hundido por las minas alemanas durante la evacuación de Hanko.  Fotografía obtenida hoy.

El Iosif Stalin, un buque de transporte de pasajeros de 8.945 toneladas, ha partido hoy de Hanko con los últimos 5.589 hombres de la base. A pesar de navegar escoltado por varios dragaminas y estar equipado con escudos antiminas, ha chocado con tres minas marinas. El buque ha resultado gravemente dañado en la popa y el sistema de propulsión, sufriendo muchas bajas a bordo. Mientras la tripulación trataba de reparar el buque, la artillería costera finlandesa ha avistado el convoy y abierto fuego. En seguido el Iosif Stalin ha recibido un impacto de un proyectil de 12 pulgadas (305 mm). El proyectil ha alcanzado un almacén de municiones, provocando una gran explosión. El barco ha comenzado a hundirse. La densidad de los campos de minas ha dificultado sobremanera las tareas de salvamento. Durante la operación de rescate muchos dragaminas han resultado dañado y uno ha saltado por los aires. Cuatro dragaminas y cinco buques patrulleros han logrado rescatar a 1.740 hombres. El pánico ha cundido entre el resto de pasajeros. El convoy ha continuado su travesía, y el Iosif Stalin, que ha quedado semihundido en el mar con el agua a la altura de la cubierta principal, ha sido arrastrado por la corriente hacia la costa estonia, donde ha encallado. Un intento de rescate soviético ha sido abortado cuando un dragaminas ha chocado con una mina y estallado. Las fuerzas alemanas han capturado a los supervivientes del Iosif Stalin. El buque ha quedado condenado a los anales del olvido de la historia soviética, dado que su comandante ha ordenado la rendición de los casi 3.000 supervivientes aunque contaban con armas y municiones para plantar cara a los alemanes. Un interesante punto y final a la Batalla de Hanko, que ha supuesto una nueva victoria para las armas del Eje.

Es lebe Finnland!
Es lebe Nationalsozialismus!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada