viernes, 9 de diciembre de 2011

El Ejército Rojo reconquista Tikhvin - 09/12/1941.

Camaradas,

El 4º Ejército Soviético del General Ivanov no fue capaz de detener la ofensiva alemana del Grupo de Ejércitos Norte al este de Leningrado. El pasado 8 de noviembre, las unidades alemanas capturaban la ciudad de Tikhvin y seguían avanzando a buen ritmo hacia el este, con el objetivo de lograr establecer un enlace con el Ejército Finlandés de Carelia en el Río Svir y aislar efectivamente Leningrado de los suministros que le llegan a través del Lago Ladoga a través de la Carretera de la Vida.

El saliente de Tikhvin en el frente del Leningrado.

Los retazos de las divisiones soviéticas se retiraban hacia el norte: la 44ª División de Fusileros a lo largo de la carretera Tikhvin-Lodwynoe Pole y la 191ª División al este de la carretera. Los soldados bolcheviques se encontraban moralmente hundidos. En ese momento, los restos de su 44ª División contaban tan sólo con 700 hombres. La 191ª División de Fusileros también se encontraba gravemente debilitada, con unos 1.000 soldados que actuaban como unidades separadas sin un mando principal.

Las debilitadas unidades rusas fueron cediendo terreno lentamente sometidas a la presión de los Panzer alemanes. Los combates habían alcanzado un punto situado a dos kilómetros al este de Astracha. Allí plantaban cara a los alemanes un grupo de 300 hombres de la 44ª División de Fusileros, 1.000 soldados del 48º Regimiento y 200 hombres del 305º Regimiento de Fusileros. Eso es todo lo que tenía el Ejército Rojo para cubrir el terreno en la dirección de Vologda. En ruta se encontraba la 65ª División de Fusileros y dos batallones de tanques, que se esperaba llegasen a Kolshoy Bor en dos días.

Pero los soviéticos no parecían dispuestos a doblegarse y pergeñaron incluso un ambicioso plan de contraataque consistente en, mediante el esfuerzo conjunto de las reservas y de los restos de las divisiones 44ª y 191ª, lanzarse contra las vanguardias de la 12ª División Panzer. El papel principal en este ataque lo tendría que desempeñar la 46ª Brigada de Tanques, unidad con experiencia en el combate en zonas boscosas.

Contraataque del 4º Ejército Soviético contra las puntas de lanza alemanas que trataban de irrumpir desde Tikhvin.  Desarrollo de la situación entre el 11 y el 19 de noviembre.

El esperado contraataque se produjo durante la mañana del 11 de noviembre. La 46ª Brigada de Tanques traída desde el 7º Ejército y el 1061º Regimiento de Fusileros junto con las Divisiones de Fusileros 44º y 191º cayeron sobre los alemanes y les hicieron retroceder una docena de kilómetros hasta los suburbios del norte de Tikhvin.

Mientras tanto, la situación al este de Tikhvin se puso también mejor para los soviéticos. El General Ivanov reunió a la 44ª División de Fusileros, al 48º Regimiento de Fusileros, al 305º Regimiento de Fusileros y a la 60ª División de Tanques en un solo grupo de combate en la zona oriental de Tikhvin. De la defensiva, Ivanov pasó a la ofensiva. Los combates no tardaron en adquirir un cariz brutal, con los Landser aferrándose a cada casa y a cada cabaña y haciéndoles pagar a los soviéticos un alto precio.

Infantería soviética en el frente de Tikhvin.

El grupo de combate del General Ivanov, reforzado con los retazos de la 191ª División de Fusileros y dos batallones de tanques, logró acercarse a 5 kilómetros de Tikhvin, quedando detenido en el suburbio nororiental de Pagolda. Por lo tanto, tras haber sido rechazado su avance en las dos direcciones –norte y este- los alemanes se encontraban en este momento a la defensiva. Como resultaba obvio, y por desgracia, no contaban con fuerzas suficientes para reanudar la ofensiva hacia el Río Svir. Sin embargo, para aumentar la presión sobre Leningrado, estaban decididos a mantener Tikhvin a toda costa.

Para los soviéticos, la reconquista de la zona de Tikhvin tenía una gran importancia. Se trataba de una cuestión de vida y muerte para Leningrado y el denominado Frente de Leningrado. Esta circunstancia obligaba al Ejército Rojo a tratar por todos los medios de volver a hacerse con el control de la línea de ferrocarril que nutre de suministros a Leningrado a través de la Carretera de la Vida y que los alemanes habían interrumpido al conquistar Tikhvin.

El Ejército Rojo, ante Tikhvin.

A la izquierda del grupo de combate del General Ivanov, la recién llegada 65ª División de Fusileros fue desplegada sobre los accesos al sudeste de Tikhvin. Sobre esta unidad recaía la tarea más importante – conquista la ciudad. La 27ª División de Caballería y la 60ª División de Tanques se convirtieron en el grupo operativo Pavlovich. A partir de unidades de las Divisiones de Guardias 93ª y 4ª y un regimiento de tanques de la 60ª División de Tanques, fue creado el “grupo operativo Sur”. Tan pronto como los alemanes comenzaron a sentir el refuerzo de las unidades soviéticas, comenzaron a reforzarse ellos mismos. El 20 de noviembre, la 61ª División de Infantería proveniente de Francia fue enviada a la zona de Tikhvin. Tomó posiciones con gran retraso y visiblemente debilitada pero, en cualquier caso, los alemanes en Tikhvin contaban entonces con un grupo de combate compuesto por cinco divisiones. En total, en toda la zona los alemanes disponían de diez divisiones de infantería, dos divisiones Panzer y dos divisiones motorizadas con unos 130.000 soldados, 1.000 cañones y morteros y 200 tanques sobre un frente que se extendía desde el Lago Ilmen al Lago Ladoga.

Las fuerzas soviéticas también recibieron refuerzos, en concreto la mencionada 65ª División de Fusileros y dos batallones de tanques. Esto les permitió a los soviéticos obtener cierta ventaja sobre los alemanes en infantería, artillería y morteros, aunque todavía se encontraban en desventaja respecto a los tanques. La pequeña superioridad soviética en artillería y morteros era tan sólo aparente, dado que adolecían de una gran escasez de municiones. Los depósitos de municiones tan sólo permitían a los artilleros soviéticos disparar en torno a 3 ó 6 veces sus morteros de 120 mm y sus cañones de 122 mm y de 8 a 20 proyectiles para sus morteros de 32 mm.

Artillería alemana en Tikhvin.

Esta situación se veía agravada además por la fortaleza de la defensa alemana. En efecto, mientras habían tenido lugar los combates al norte y este de Tikhvin, los alemanes dispusieron de mucho tiempo para fortificar la ciudad y sus accesos. Sin embargo, la grave situación de Leningrado y los perseverantes requerimientos del Alto Mando Soviético de liberar Tikhvin forzaron el arranque prematuro de la ofensiva. Las fuerzas del 4º Ejército Soviético se lanzaron al ataque, sin tiempo para recibir los refuerzos y el material necesarios.

El plan ofensivo soviético se basaba en la idea de rodear y destruir las fuerzas alemanas del área de Tikhvin, posibilidad que la configuración del frente favorecía. En efecto, las fuerzas soviéticas mantenían una situación de envolvimiento en torno a los alemanes, que se encontraban amenazados por tres lados y situados dentro de una bolsa. Así, las unidades soviéticas dirigieron su esfuerzo principal sobre las carreteras que comunicaban al Grupo Alemán de Tikhvin con su retaguardia. El grupo operativo “Norte” del General Ivanov acometió la tarea que se le había asignado: como flanco derecho de la ofensiva hacia el sur, interceptar la carretera Tikhvin-Volkhov y cortar la ruta de retirada alemana en dirección oeste. Desde el sur, avanzando hacia este flanco derecho del grupo operativo “Norte”, atacó el grupo operativo “Pavlovich.” Su tarea consistía en interceptar la carretera Tikhvin-Budogosh y cortar la ruta de retirada alemana en dirección sudoeste. Por lo tanto, estos dos grupos operativos avanzando desde norte y sur tendrían que aislar a las tropas alemanas, ocupar Tikhvin, y unir sus esfuerzos para cerrar el cerco en torno a la ciudad.

Situación del frente el 1 de diciembre.

La 65ª División de Fusileros atacó la ciudad desde el sudoeste. El grupo operativo “Sur” al mando del General Yakovlev recibió la tarea de acercarse en dirección a Budogosh con el propósito de cortar las comunicaciones y rutas de retirada alamanas en los accesos lejanos a Tikhvin. Simultáneamente con la ofensiva del 4º Ejército, las fuerzas del Frente de Leningrado pasaron a la ofensiva a lo largo de todo el Río Volkhov en dirección a Kirish, ayudando con ello al 4º Ejército a destruir el Grupo Tikhvin. El 52º Ejército, situado a la izquierda, desató a su vez una ofensiva de apoyo.

Era el 19 de noviembre, y la ofensiva del 4º Ejército se desarrolló lentamente. Las prisas del Alto Mando Soviético pasaron factura, y las divisiones soviéticas se chocaron contra el muro alemán. Sin embargo, dos semanas después, durante la mañana del 5 de diciembre, el 4º Ejército, reorganizado y reforzado, volvió a lanzarse a la ofensiva una vez más. Los alemanes, castigados por el frío y sin haber recibido nuevos refuerzos, se enfrentaban a su prueba más dura.

Asalto final sobre Tikhvin del 8 de diciembre.

Esta vez, bajo el amparo del invierno, la victoria sonrió al Ejército Rojo. El grupo operativo “Norte” alcanzó la orilla derecha del Río Tikhvinka y las ofensivas sobre los accesos este y sur a la ciudad se desarrollaron satisfactoriamente. Ayer, 8 de diciembre, las Divisiones de Fusileros 191ª y 65ª lograron perforar las defensas alemanes y se adentraron en Tikhvin. Durante la noche de hoy se ha producido el ataque final con las dos divisiones avanzando simultáneamente: la 191ª desde el norte y la 65ª desde el sur y con un nutrido apoyo de la artillería, que esta vez sí cuenta con municiones. Los alemanes, impotentes ante el peso de la ofensiva, han comenzado a retirarse y las Divisiones 191ª y 65ª han conquistado finalmente Tikhvin.

Deutschlands Sieg, Europas Sieg!
Tod dem Bolschewismus!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada