jueves, 25 de noviembre de 2010

El desastre del Patria - 25/11/1940.

Camaradas,

El Patria, un trasantlántico de 12.000 toneladas de construcción francesa, se ha hundido en el puerto palestino de Haifa después de que una bomba escondida a bordo estallara. 260 personas han muerto y otras 172 han resultado heridas entre los más de 1.800 refugiados judíos procedentes de Europa que los británicos se disponían a evacuar hacia Mauricio tras haber contravenido las estrictas leyes de inmigración del Mandato de Palestina.

El Patria, hundido en Haifa.

El atentado ha sido obra del grupo paramilitar Haganah, una organización sionista opuesta a la deportación de los judíos, y que pretendía desarbolar el buque para impedirle salir de Haifa. La organización Haganah ha debido subestimar la potencia de su bomba, que ha causado el hundimiento del buque en apenas quince minutos y dejado atrapados a cientos. La buena noticia para los judíos es que los supervivientes han recibido permiso para quedarse en Palestina en base a consideraciones humanitarias.

A pesar de que la mano terrorista de Monya Mardor haya colocado la bomba en el Patria, esta tragedia y todas las que en el futuro puedan agitar Palestina tiene un único culpable: Gran Bretaña, que asumió el Mandato de la Sociedad de Naciones sobre Palestina al término de la Gran Guerra y se encargó muy pronto de sembrar la semilla de la discordia con la siguiente Declaración de Intenciones:

El Gobierno de Su Majestad es favorable al establecimiento en Palestina de un hogar para el pueblo judío, y pondrá todo su empeño en facilitar la consecución de este objetivo, dejando claro que no se podrá hacer nada que perjudique los derechos civiles y religiosas de las comunidades no-judías existentes en Palestina, o los derechos o el status político que disfruten los judíos en cualquier otro país.

Los británicos llegan a Palestina en 1920 para incorporarla al Imperio como Mandato. ¡Viva la democracia!

En base a los principios de Declaración, las organizaciones judías de Europa, desde el término de la Gran Guerra y hasta la actualidad, han venido promulgando el traslado de población judía desde Europa hacia Palestina. La Alemania Nacionalsocialista, lejos de poner obstáculos a esta iniciativa, ha procurado favorecerla en la medida de sus posibilidades. A tal efecto fue creado el Comité para el Envío de Judíos a Ultramar, bajo la supervisión de Adolf Eichmann, que se ha encargado de facilitar la emigración a Palestina de los judíos situados dentro de las fronteras del Reich y de los territorios europeos controlados por el Reich.

En septiembre de 1940, dicho Comité destinó tres buques: el Milos, el Pacific y el Atlantic, al traslado de refugiados judíos desde el puerto rumano de Tulcea hasta Palestina. Sus pasajeros consistían en unos 3.600 refugiados pertenecientes a las comunidades judías de Viena, Danzig y Praga.

Refugiados judíos rumbo a Palestina.

El Pacific y el Milos llegaron a aguas palestinas a primeros del mes actual, mientras que el Pacific lo hizo ayer. Los buques fueron interceptados por la Royal Navy y enviados al puerto de Haifa. La Oficina Colonial británica había decidido negar la entrada a los inmigrantes judíos, que en la letra estaban contraviniendo las estrictas leyes de inmigración del Mandato británico pero no así en el espíritu, habida cuenta de la Declaración de Balfour. Finalmente, el 20 de noviembre se dictó la orden de expulsión de los refugiados a los territorios de Mauricio, en el Océano Índico, y Trinidad, en el Caribe.

Los refugiados fueron transferidos a otro buque, el Patria, un buque de pasajeros francés de 27 años de edad requisado por los británicos después de la rendición francesa. Su capacidad de transporte de pasajeros original ascendía a las 805 personas (incluyendo 130 miembros de la dotación), pero después de ser requisado y reclasificado como transporte de tropas, su capacidad aumentó hasta los 1.800 pasajeros, dotación aparte. Sin embargo, sólo contaba con suficientes botes salvavidas para los 805 pasajeros originales, teniendo el resto que recurrir a sus chalecos en el caso de una emergencia.

Símbolo de la organización paramilitar sionista Hagana.

Las organizaciones sionistas estaban dispuestas a impedir la evacuación y llevaron a cabo varios intentos de sabotear el Patria para impedir su salida y forzarle a permanecer en puerto efectuando reparaciones.  Una huelga general tuvo escasa repercusión y una bomba que lograron infiltrar al interior del buque el pasado 22 de noviembre no llegó a detonar.  El 24 de noviembre, finalmente, la organización Haganah logró colocar una bomba cerca del casco interno, que ha explotado a las 9 de la mañana y abierto un agujero de 3x2 metros en el casco, provocando el hundimiento del buque y la pérdida de vidas humanas reseñada entre los 1.770 refugiados provenientes del Pacific y del Milos y las 134 del recién llegado Atlantic que se encontraban en su interior.

Es lebe Nationalsozialismus!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada