miércoles, 2 de junio de 2010

Los ingleses desertan de Francia – 02/06/1940.


Camaradas,

Durante la madrugada, porque tras los últimos reveses navales ya no se atreven a hacerlo a plena luz del día, la flotilla inglesa de pequeños navíos y buques de transporte ha evacuado de las playas de Dunkerque 26.200 soldados, entre ellos los últimos británicos del II Cuerpo de Ejército. Todavía quedan 60.000 franceses defendiendo el perímetro de Dunkerque y, a pesar de que aún hay muchos buques de transporte disponibles, al amanecer, los infantes franceses dejan de recibir órdenes de embarque, instrucciones de dónde dirigirse o qué hacer; interrumpiéndose los transbordos. Muchos se dedican a deambular por la ciudad desesperados y no participan en los combates. 

La moral inglesa, bajo tierra.

El sargento Leonard Howard ha sido uno de los últimos británicos en abandonar Dunkerque el día de ayer. A su llegada a Inglaterra ha descrito las horas que ha permanecido tendido a la espera de ser rescatado: “Me tumbé en la arena, en las dunas de Dunkerque, y me quedé dormido porque estaba completamente exhausto. La mañana siguiente me dirigí al agua con la esperanza de meterme en un barco y ser recogido. Y no había esperanza. Intentaron organizar colas pero era muy difícil; hubo escenas de pánico. Vi a tropas inglesas disparar a tropas inglesas… un pequeño barco se acercó y todos se apilaron dentro de tal modo que había peligro de que escorara. Y el capitán al mando de esta embarcación decidió que a menos que tomara alguna medida todo el mundo se iría al carajo y se puso a vociferar como un poseso. Vi a soldados correr por el agua chillando porque mentalmente había sido demasiado para ellos.”

La vuelta a casa de los derrotados.

Ayer por la mañana, Howard y otro soldado encontraron una canoa a bordo de la cual remaron hacia los buques de transporte. “Cuando la cuerda del buque finalmente cayó sobre la canoa, literalmente hundió la canoa y tuvimos que agarrarnos a ella y ser arrastrados al barco.”

Las tropas del 18º Ejército alemán rompen las líneas francesas en torno a Dunkerque. Los franceses se repliegan al interior de la villa o son empujados de espaldas al mar, defendiendo dramáticamente una estrecha franja de playa de unos 3 km de largo.

La Wehrmacht combate sobre la arena de las playas de Dunkerque.

El comandante en jefe del OKH, general von Brauchitsch, informa a Hitler por teléfono que el ejército francés ha perdido más de la mitad de sus fuerzas mientras que el Heer no ha perdido ni una sola división, y aunque ha debido destinar varias a la ocupación de Holanda y Bélgica, supera a sus enemigos en una proporción de casi dos a uno.

Sieg Heil!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada