lunes, 7 de junio de 2010

Rommel no se detiene ante nada - 07/06/1940

Camaradas,

El avance de los Panzerkorps.

Tras la ruptura del frente en el Somme, el 10º Ejército francés del general Altmeyer comienza a replegarse al sur, aunque en algunos sectores sus tropas huyen en desbandada. Los tanques del XV Panzerkops del general Hoth, con la 5ª y 7ª Divisiones Blindadas se abren paso, siendo la 7ª de Rommel la que va en vanguardia. El General Rommel, que ha aprendido la lección de los últimos días, evita las posiciones defensivas francesas a lo “erizo” y avanza hacia el sudoeste. En un día cubre treinta y cinco kilómetros y alcanza Forges Les Eaux, a poco más de treinta kilómetros de la ciudad de Rouen. Los alemanes atraviesan también las líneas del 7º Ejército francés y toman Noyon.


Nuestras columnas motorizadas no se detienen.  Fotografía tomada el día de hoy en Chaulnes.

Nuestros soldados se retratan al lado de sus máquinas.  Fotografía tomada el día de hoy en Peronne.

Precisamente en París puede escucharse ya un lejano murmullo al norte y este: se trata del clamor de los cañones de artillería procedentes del frente cada vez más cercano. El cristal roto del primer ataque aéreo que padeció París hace cuatro días, el 3 de junio, y que causó 254 muertos, todavía cruje bajo los pies de los ciudadanos de una ciudad carcomida por el terror. Los restaurantes están vacíos, el Ritz desierto. Por tercera vez en menos de un siglo, París se prepara para un asedio.

Fotografías del Jules Verne, el primer avión aliado que logra bombardear Berlín.

Mientras tanto, uno de los tres Farman 223.4 que sirven en la Marina francesa como aviones de reconocimiento naval de largo alcance, con el nombre Jules Verne, despega del aeródromo de Burdeos con 2 toneladas de bombas a bordo. Su misión: Berlín. El avión ha dejado caer sobre Berlín las primeras bombas de la guerra, en un patético gesto de rabia que podría haberles pasado seria factura a los franceses. Sin embargo, el Führer y el Reich son tan magnánimos (y el daño causado sobre nuestra capital tan ínfimo) que no hemos decidido efectuar ninguna venganza. Como diría aquél, en el pecado llevan la penitencia.

Es lebe deutsche Waffen!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada