miércoles, 2 de junio de 2010

El Führer en el Memorial de Vimy - 02/06/1940.

Camaradas,

La prensa aliada tradicionalmente se ha prodigado en toda clase de calumnias y descalificaciones hacia el Reich Nacionalsocialista y su Gobierno. Las mentiras han sido pueriles en la mayoría de las ocasiones pero pocas como la que ha llegado a nuestros oídos en los últimos días referentes al Memorial de Guerra canadiense en Vimy. Según la Prensa aliada, Alemania ha perpetrado el sacrilegio del monumento con el que Canadá quiso homenajear a sus 60.000 caídos en Europa durante la Gran Guerra.

Memorial canadiense en Vimy.

Nada nos duele más que las afrentas a nuestro honor. No podemos negar que, en las circunstancias salvajes de esta guerra que se ha impuesto al Reich y a pesar de todos nuestros esfuerzos por evitarlas, haya podido haber víctimas inocentes entre la población civil y destrucción accidental de monumentos. Sin embargo, al mundo le debe quedar claro que el Reich no ha destruido de manera premeditada ningún objetivo sin interés militar y que ni mucho menos ha pretendido llevar a cabo ninguna venganza sobre el recuerdo de los muertos de ninguna nación extranjero.

Sobre el asunto del Memorial canadiense en Vimy, nos limitaremos a describir con texto y fotografías cómo ha transcurrido la mañana de hoy en la vida de nuestro Führer, Adolf Hitler:

El Führer se ha levantado hoy a las 7:30 de la mañana y ha desayunado a las 8. Media hora más tarde ha atravesado el área urbana de Lille hasta Pont-a-Marck donde ha tenido una breve reunión con el General Günther von Kluge, Comandante del 4º Ejército. Entonces se ha dirigido en coche a Avelin donde ha mantenido una conferencia con el General Adolf Strauss, el comandante del II Cuerpo de Ejército. En coche a través de Ceclin, Carvin y Lens, la comitiva del Führer ha llegado finalmente a Vimy donde han visitado el Parque Memorial canadiense.


El Führer en Vimy.  El monumento se alza a sus espaldas orgulloso y de una pieza.

El Führer en Vimy con su Estado Mayor.

En la base de los dos pilares del memorial, el General Hermann Hoth de V Cuerpo de Ejército ha desplegado mapas detallando el cruce del río Mosa en Dinant y la batalla de tanques cerca de Cambrai. El Führer le ha dicho entonces al General Edwin Rommel, jefe de la 7ª División Panzer: “Rommel, estábamos muy preocupados por usted durante el ataque.” Detrás del lugar de la conferencia, cubierto con una estructura de madera levantada por los franceses para protegerla de daños durante el combate, se alzaba la estatua de Canadá en Luto (Mourning Canada).

El Führer visita las viejas trincheras.

Después de dejar el Parque Memorial canadiense, el Führer se ha detenido a caminar por el tramo de la vieja línea de frente que había sido conservada tal y como había quedado en 1918, con trincheras y cráteres.  Muchos han sido los recuerdos que le han venido al Führer, antiguo soldado y héroe en la Gran Guerra que es hoy un ejemplo vivo para todos nuestros soldados.

Es lebe Deutschland!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada