martes, 1 de junio de 2010

La magnanimidad del Führer – 01/06/1940.

Camaradas,

El Führer no ha dejado pasar la ocasión de dejar constancia de su magnanimidad y ha emitido hoy una orden de amnistía para los soldados holandeses cautivos que tan caballerosamente han combatido contra el Reich, al igual que hiciera hace unas semanas con los noruegos.

El comunicado es el siguiente:

La serena mirada del Führer contempla a amigos y enemigos por igual.

La oferta de Alemania para asumir la protección de Holanda contra las probadas intenciones de las potencias occidentales de emplear Holanda como una vía de ataque hacia el territorio del Ruhr se ha encontrado con el rechazado premeditado del Gobierno holandés como consecuencia de su acuerdo secreto con las potencias occidentales. Ellos enviaron a su pueblo y país a los horrores de la guerra mientras ellos mismos escapaban a la seguridad del extranjero.

La Wehrmacht alemana ha conducido la lucha que se le ha impuesto contra el Ejército holandés con toda la debida y posible consideración hacia la población y la preservación del país. Esta actitud de parte de Alemania ha sido correspondida por la conducta de los militares holandeses así como de la población civil. Ha sido esto un reflejo de la altura cultural y moral del pueblo holandés, que constituye un país emparentado con nosotros, los alemanes. Aquellas personas responsables por el encarcelamiento de paracaidistas alemanas, su tratamiento como criminales y su entrega a los británicos tendrán que enfrentarse a las consecuencias de sus acciones.

Alemania respeta el valor.  Los defensores franceses de Lille nos impresionaron tanto que ayer, tras la rendición de la plaza, se permitió a los soldados franceses desfilar hacia la cautividad con las bayonetas caladas y rindiéndoles honores.  En la insólita imagen, los vencedores saludan desde las aceras a los vencidos, que desfilan por el centro de la calle.

El soldado holandés ha luchado abierta y honestamente en todas partes. Nuestros heridos y prisioneros de guerra han sido bien tratados. La población civil no ha participado en la lucha y ha dispensado atenciones humanitarias a nuestros heridos.

En consecuencia he decidido, también en el caso de Holanda, conceder la libertad a todos los soldados holandeses tomados prisioneros.

La mitad del Ejército holandés será liberado de inmediato. Esto afecta principalmente a los miembros de las Fuerzas Armadas holandesas que trabajan en la agricultura, en las minas, en la industria alimentaria, en la industria de construcción y empresas relacionadas. El resto de miembros del Ejército holandés serán desmovilizados gradualmente para impedir un impacto excesivo en la economía y el empleo. Estas instrucciones se aplican equitativamente a todos aquellos soldados holandeses que sean prisioneros de guerra en Alemania. Determinaré el destino de los soldados profesionales holandeses más tarde.

Adolf Hitler.


El Führer demuestra así la bondad de su persona y del propio régimen Nacionalsocialista.  Los alemanes apreciamos la nobleza y el valor y, aunque hayan sido empleados en una lucha injusta contra nosotros, somos capaces de rendirle el debido reconocimiento y homenaje.

Es lebe der Führer!

1 comentario:

  1. Sublime acto de una persona como sera difícil de encontrar igual...

    ResponderEliminar