martes, 11 de enero de 2011

El fracaso de la Operación Excess - 11/01/1941.


Camaradas,

Los ingleses han visto frustrada una nueva operación de abastecimiento a Malta mediante convoys: la Operación Excess.  Se ha tratado de la primera intervención de la Luftwaffe en el Mediterráneo, que no ha podido comenzar mejor su presencia en este teatro de operaciones y ha dejado claro a los británicos que se acabaron los tiempos felices. 

El pasado 6 de enero, el Convoy británico MC 4 apodado Excess abandonó Gibraltar cargado de pertrechos militares con rumbo a Malta y Grecia y escoltado por la Fuerza H.  Simultáneamente, la Flota del Mediterráneo escoltaba otro convoy (MW 5.5) en la ruta Alejandría-Malta.  Sus cruceros HMS Gloucester y HMS Southampton se separaron de la fuerza principal para desembarcar refuerzos en Malta y proceder acto seguido a escoltar al Convoy complementario ME 5.5 de vuelta a Alejandría. 

Cruceros HMS Gloucester y HMS Southampton.

El Convoy Excess, que navega bajo una pesada escolta que incluye al portaaviones HMS Illustrious, ha continuado navegando hacia Malta sin incidencias hasta que ayer día 10 de enero comenzó su pesadilla.  Nada más alcanzar el Estrecho de Sicilia fue atacado por dos lanchas torpederas italianas: Circe y Vega. La réplica del crucero HMS Bonaventure y el destructor HMS Hereward logró hundir a la lancha Vega, pero el ataque italiano ha logrado ocasionar algunos daños en el crucero HMS Bonaventure, que ha sufrido la pérdida de dos miembros de su dotación y gastado las tres cuartas partes de sus municiones durante el combate. Al cabo de poco tiempo, el destructor británico HMS Gallant ha chocado contra una mina cerca de Pantelleria, a 120 millas al oeste de Malta. La explosión ha matado a 60 marineros y reventado su proa hasta el puente y, aunque en principio los británicos han decidido remolcarlo a Malta por la popa, pronto lo han declarado una pérdida total.

El HMS Illustrious, bajo ataque.

Todavía se encontraban los británicos con el susto en el cuerpo y lamiéndose sus heridas,  cuando la Luftwaffe y la Regia Aeronautica se han lanzado con todo su potencial contra el convoy. El ataque ha comenzado con una artimaña por parte de los italianos, que ha enviado a dos aviones torpederos para atraer hacia ellos todos los cazas del portaaviones. Después, una vez despojado de su cobertura aérea, el grueso de la formación del Eje se ha lanzado contra él.  El acorazado HMS Warspite ha logrado esquivar las bombas, pero otros buques no han corrido la misma suerte y el portaaviones HMS Illustrious ha resultado alcanzado hasta seis veces por bombas arrojadas desde una treintena de bombarderos Ju-87 y JU-88 del X Fliegerkorps de Hans Geisler, la unidad recién llegada a Sicilia y especialista en el ataque contra buques de superficie. El portaaviones HMS Illustrious navega en estos momentos renqueante hacia Malta con 200 víctimas a bordo y su timón hecho pedazos.

Las bombas de los Stukas encuadran al HMS Illustrious.

Impacto directo en la cubierta del portaaviones.

Finalmente hoy, la Luftwaffe ha asestado su último zarpazo al atacar a los cruceros HMS Southampton y HMS Gloucester.  12 bombarderos en picado Ju 87 Stuka han atacado a los cruceros británicos al este de Malta.  Ambos buques han resultado alcanzados, con especial gravedad el HMS Southampton, que ha recibido dos impactos de bomba que lo han hecho arder de proa a popa y dejado atrapados a varios hombres bajo cubierta.  El incendio ha quedado totalmente fuera de control y se ha extendido hasta la sala de máquinas delantera, por lo que el buque ha debido de ser abandonado.  Mientras la tripulación estaba siendo transferida al destructor HMS Diamond, el submarino italiano Settimo ha disparado 3 torpedos contra el moribundo crucero, alcanzándolo con uno de ellos.  El crucero inglés, carbonizado y sin propulsión, ha terminado hundiéndose con 80 muertos en su interior.

El balance de la operación Excess para los británicos ha sido calamitoso.  Aunque todos los mercantes hayan alcanzado sus destinos, les ha costado la pérdida total de un crucero, un destructor y la pérdida del vital poder aéreo del HMS Illustrious, lo que les deja a la merced de nuevos ataques por parte de las fuerzas combinadas del Eje y les depara un futuro muy negro.  A modo de bienvenida, la Luftwaffe ha efectuado también hoy un primer bombardeo contra Malta.

Teatro de operaciones del Mediterráneo.

Además, el Führer ha firmado hoy en el Obersalzberg su Directiva de Guerra Número 22, con la que pretende consolidar la presencia de la Wehrmacht en el Mediterráneo.  Las órdenes impartidas por el Führer van en la siguiente dirección:

La situación en el área del Mediterráneo, donde Inglaterra está entablando batalla contra nuestros aliados con fuerzas superiores, requiere apoyo estratégico, político y psicológico por parte de Alemania.  Tripolitania debe ser asegurada; el peligro de un colapso en el frente albanés será eliminado (...) 

Es lebe Deutschland!
Viva l'Italia!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada