lunes, 3 de enero de 2011

Comienza la Batalla por Bardia - 03/01/1941.

Camaradas,

Ha llegado el momento decisivo en Libia. Esta madrugada los británicos han dado comienzo a su ofensiva contra la plaza fortificada de Bardia y, con ella, su más que probable derrota a manos de las tropas del Duce.

La tenaz resistencia de los soldados fascistas.

El Teniente General Annibale Bergonzoli, al mando del XXIII Cuerpo de Ejército, se enfrenta a los británicos con la intención de plantarles cara hasta las últimas consecuencias. Benito Mussolini le ha escrito a Bergonzoli en los siguientes términos: “Le he asignado una tarea difícil pero que está a la altura de su valor y experiencia como un antiguo e intrépido soldado – la tarea de defender la fortaleza de Bardia hasta el fin. Estoy seguro de que ‘Barba Eléctrica’ y sus valientes soldados resistirán a cualquier precio, fieles hasta el fin.” A lo que Bergonzoli ha contestado: “Soy consciente del honor y hoy he repetido a mis tropas su mensaje – simple e inequívoco. Estamos en Bardia y aquí nos quedamos.

Annibale Bergonzoli, "Barba Eléctrica", un competente General veterano de la Guerra Civil Española.

Aproximadamente 45.000 soldados se encuentran a las órdenes de Bergonzoli, que incluyen restos de cuatro divisiones que se retiraron del sector de Sidi Barrani. En el sector norte (“Gerfah”) se haya apostada la 2ª División de Camisas Negras 28 de Octubre, en el sector central (“Ponticelli) la 1ª División de Camisas Negras 23 de Marzo y elementos de la 62ª División de Infantería Marmarica; mientras que en sector sur (“Mereiga”) se encuentra la 63ª División de Infantería Cirene y el resto de la 62ª División de Infantería Marmarica. Además, Begonzoli cuenta con elementos de la 64ª División de Infantería Catanzaro, 6.000 soldados de la Guardia Fronteriza, tres compañías de Bersaglieri y una compañía de ametralladores perteneciente a la 60ª División de Infantería Sabratha.

La defensa de Bardia cuenta con un perímetro de 29 kilómetros dotado con una trinchera antitanque continua, numerosas barreras de alambre de espino y una doble hilera de puntos fuertes, separados entre sí unos 730 metros. Cada uno dispone de su propia trinchera antitanque, oculta debajo de tablas delgadas y está armado con uno o dos cañones antitanque y de dos a cuatro ametralladoras. Las armas están emplazadas en pozos de tirador de cemento conectados mediante trincheras a un bunker subterráneo de cemento que ofrece protección frente al fuego de artillería, aunque las trincheras carecen de puestos de tiro y los pozos no disponen de techo. Cada punto fuerte lo ocupa un pelotón o una compañía. La hilera interior de puntos fuertes es similar, salvo que las posiciones carecen de trinchera antitanque. Su numeración es secuencial desde el sur al norte, teniendo los puntos fuertes externos números impares y los internos pares. Además, en la esquina sur existe una tercera línea de puntos fuerte, conocidos por los británicos como Línea Switch. Los italianos han desplegado seis campos de minas principales y dispersado minas de manera aleatoria en frente de cada punto fuerte. Quizás el mayor defecto táctico de este sistema defensivo sea que, si el enemigo logra penetrar a través de las defensas, los puntos fuertes pueden ser asaltados individualmente desde el frente o la retaguardia.

Baterías de artillería italiana.

Por si esto no fuera suficiente, los italianos cuentan también con el apoyo de un fuerte componente de artillería que incluye 41 cañones antiaéreos de 20 mm, 85 piezas antitanque de 47 mm, 26 piezas antitanque modelo Solothurn, 41 cañones de 65 mm, 147 cañones de 75 mm y 77 mm, 76 cañones de 100 mm y 105 mm y 27 morteros de 149 mm. Un despliegue artillero realmente impresionante, aunque lo cierto es que algunas de las piezas son bastante antiguas y muchas de sus municiones se encuentran caducadas, lo que provoca que demasiados proyectiles no lleguen a explotar. La defensa italiana cuenta así mismo con una “reserva móvil” de 13 tanques medios M13/40 y 115 tanquetas L3/35.

Bergonzoli sabe que si las plazas de Bardia y Tobruk con sus puertos, a pesar de ser rebasadas y quedar aisladas, resisten, el avance británico hacia el interior de Libia será un fracaso debido a las dificultades logísticas que implicaría mantener a un ejército en el desierto mediante una línea de suministro demasiado larga.

Plana mayor de la 6ª División Australiana, todos ellos veteranos de la Gran Guerra.  En primera fila, en el centro, el Comandante de la división, Mayor General Iven Mackay.

Los británicos, por su parte, dejan el peso del ataque en los 16.000 hombres de su 6ª División de Infantería Australiana, reforzados por ciertos contingentes de artillería y tanques. Churchill demuestra así su preferencia por sacrificar en esta difícil empresa a los británicos de segunda; es decir, a los ciudadanos de la periferia del Imperio Británico, mucho más prescindibles que los británicos de las Islas de cara a rendir cuentas en la Cámara de los Comunes ante una debacle sangrienta frente a los italianos. El resto de las unidades británicas se limitarán a mantener el asedio de la plaza de Bardia, sin intervenir en el asalto a menos que resulte absolutamente necesario.

Infantería australiana, lista para el asalto.

El asalto australiano ha comenzado temprano, tomando posiciones las compañías de vanguardia a las 4:16. El bombardeo de artillería preparatorio ha comenzado a las 5:30. La 2ª Compañía del Primer Batallón australiano ha sido sometida en seguida al fuego de la artillería y de los morteros italianos. Los pelotones en cabeza han avanzado acompañados por zapadores armados con torpedos Bangalore, tubos de casi cuatro metros cargados de amonal. Un proyectil italiano ha explotado entre ellos y detonado un torpedo Bangalore, matando a cuatro soldados e hiriendo a nueve. Entonces, los australianos han deslizado los tubos explosivos por debajo del alambre de espino a intervalos de 55 metros. Se ha producido mucha confusión porque los zapadores, que debían avisar de la correcta colocación de los torpedos a los equipos detonadores con un silbido, no han podido ser escuchados bajo la intensidad del bombardeo italiano. Finalmente, un equipo detonador ha accionado sus cargas y el resto le ha ido a la zaga.

Torpedo Bangalore.

Una vez abiertas las brechas en las barreras de alambre, la infantería australiana se ha deslizado a través de las aberturas y se ha apresurado a derrumbar los extremos de las trincheras antitanque con picos y palas. Han avanzado entonces hacia una serie de puntos fuertes retenidos por dos batallones italianos. Los Puestos 49 y 47 han sido capturados con rapidez, así como el Puesto 46 situado en la segunda línea. En media hora ha caído también el Puesto 48 y otra compañía australiana se ha hecho con los Puestos 45 y 44. Otras dos compañías de infantería australiana han avanzado más allá de estas posiciones hacia una pared baja de piedra bajo un nutrido fuego de artillería. Los italianos han combatido desde detrás del murete de piedra hasta que los australianos se han encontrado en su interior, atacando con granadas de mano y bayonetas. 400 italianos han caído prisioneros.

Infantería australiana y tanques al asalto.

Los británicos han optado por explotar esta ruptura y lanzarse hacia delante, conscientes de quedarse quietos en cualquier lugar durante un periodo de tiempo largo les convierte en presa fácil para las concentraciones de artillería italiana. Las tropas australianas han hecho grandes progresos, tendiendo seis puentes para tanques a través de las barreras de alambre, de las trincheras y de los campos de minas. 23 Matildas acompañados por el 2º Batallón de infantería del 2º Regimiento han avanzado entonces a través de las brechas y de los puntos fuertes conquistados y se han dirigido hacia la derecha.

A las 7:50 de la mañana, el 3º Batallón del 2º Regimiento de infantería australiana, acompañado por vehículos blindados, ha avanzado. Un grupo de defensores italianos atrincherados les ha plantado cara, pero finalmente han sido desalojados con granadas de mano y para las 9:20 todas las compañías australianas han alcanzado sus objetivos y establecido contacto con el 1º Batallón de su regimiento. Sin embargo, los vehículos blindados de apoyo se han encontrado con problemas y han perdido dos unidades. Media docena de tanques italianos M13/40 ha contraatacado con éxito, logrando liberar a 500 prisioneros italianos. Los tanques italianos han continuado rodando hacia el sur y no se han detenido hasta que se han encontrado con una unidad británica de cañones antitanques. Se ha producido un encarnizado combate entre los tanques italianos y los antitanques británicos, que finalmente han logrado rechazar a los M13/40 a cambio de dos piezas. Para el mediodía, los australianos han reunido a 6.000 prisioneros italianos cerca del Puesto 45.

Contraataque de la infantería italiana.

Situación al mediodía.

El 5º Batallón del 2º Regimiento de Infantería, reforzado con dos compañías del 7º Batallón ha avanzado en el sector sur. Su tarea es la de despejar “El Triángulo”, una intersección entre tres caminos al norte del Puesto 16. Los australianos han iniciado un avance penoso bajo un nutrido fuego de artillería italiana. El jefe de la unidad ha convocado una conferencia de coordinación a las 10:30 de la mañana, pero a las 10:20 ha resultado herido por una bala y su segundo ha debido acudir a la misma. Los australianos han conseguido obtener apoyo de la artillería, no así el de unidades blindadas.
El 5º Batallón en el Wadi Scemmas.

La artillería británica ha comenzado a disparar a las 11:25 y la infantería australiana ha iniciado el avance cinco minutos después. Ametralladoras y cañones italianos situados a menos de un kilómetro al noreste han escupido fuego contra ellos y en pocos minutos han destrozado a una compañía de infantería entera, matando o hiriendo a todos sus oficiales salvo uno. Los australianos se han retirado y han solicitado la ayuda de un destacamento de morteros y un pelotón de ametralladoras. Se ha producido entonces un duelo de artillería y ametralladoras entre los dos bandos mientras una compañía y un pelotón australiano se deslizaba a través del Wadi Scemmas, logrando sorprender a los italianos y consiguiendo capturar a 3.000 prisioneros.

Avance de la infantería británica.

Mientras tanto, el 7º Batallón del 2º Regimiento de Infantería ha asaltado con éxito los Puestos 26, 27, 24 y el 22 con el apoyo de dos tanques Matildas. En este lugar, los británicos han manchado su bandera y su honor ejecutando a prisioneros de guerra italianos. Los Puestos 25, 20 y 23 han caído a continuación así como los 18 y 21, estos últimos sin el apoyo de tanques y haciendo uso de la táctica granadas de mano, corte de alambre y asalto. Al caer la noche, los australianos han intentado tomar el Puesto 16, pero han sido rechazados.

Situación del 5º y el 7º Batallón al anochecer.
Situación en el flanco sur al anochecer.

El 6º Batallón del 2º Regimiento de Infantería, que había recibido la orden de llevar a cabo “un ataque simulado contra la esquina sudoeste del perímetro”, defendida por dos batallones italianos, ha efectuado un lamentable ejemplo de insubordinación que quedará registrado en los anales de la historia militar cuando su oficial al mando, un tal Teniente Coronel A. H. L. Godfrey, ha ordenado, a pesar de la claridad de las órdenes recibidas, atacar con todas las consecuencias y contra toda lógica militar y sentido común. Aunque mal planeado y ejecutado, el ataque ha conseguido capturar el Puesto 7 y parte del 9, pero el Puesto 11 ha resistido tenazmente.

Ataque de Godfrey.

Situación general en Bardia al anochecer de hoy.

Al finalizar el día ha quedado claro que el perímetro italiano ha sido forzado por las tropas británicas y que el intento italiano de detener el asalto australiano en las defensas exteriores ha fracasado. Aún así, estamos convencidos de que la Italia Fascista todavía se alzará triunfante en Libia.

Vinceremo!
Viva il Duce!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada