miércoles, 22 de septiembre de 2010

El Führer condecora a Werner Mölders - 22/09/1940.

Camaradas,

A pesar de la escasa actividad que ha habido en los últimos dos días sobre los cielos de Inglaterra debido a las inclemencias climatológicas, la jornada de hoy ha sido prolífica en acontecimientos para la Luftwaffe.

En primer lugar, el Führer ha recibido en la Cancillería del Reich al Comandante Werner Mölders, a quien ha condecorado con las Hojas de Roble para su Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro. Se trata de la segunda persona en recibir tal distinción después del General Eduard Dietl. Mölders ha alcanzado la cifra de cuarenta victorias aéreas como piloto de caza, lo que le convierte en el mayor as en activo de todo el mundo.

Werner Mölders conversa con el Führer en la Cancillería.

Nacido en 1913, Werner Mölders estudió en la Escuela Militar de Dresden donde obtuvo en 1934 el rango de suboficial. Su primera experiencia de combate se remonta a los tiempos de la Legión Cóndor en España, donde participó como voluntario y se convirtió en el piloto más laureado de la contienda con 15 aviones enemigos derribados. Ahí Molders conoció la sensación que se apodera del piloto que derriba por primera vez a un adversario; una sensación pesada y de sentimientos encontrados, difícil de manejar para la mayoría. Por ello acostumbraba estar cerca para respaldar a quienes pasaban por esa primera experiencia, y por ello, pronto recibió el apodo de "Vati" ("Papi"), en apreciación de ese tipo de dotes paternales.

Táctica de combate "Schwarm" desarrollada por Mölders y que tantas otras fuerzas aéreas (como la RAF) ya han copiado y copiarán en el futuro.

Fue el propio Mölders quien desarrolló durante la Guerra Civil la formación de combate "Schwarm", integrada por dos parejas independientes de cazas, en lugar de la formación básica de tres aviones utilizada hasta entonces de manera general en todo el mundo. Así, estableció las técnicas de combate que serían generales en la Luftwaffe desde entonces (y que serían adoptadas por todas las fuerzas aéreas del mundo), que aprovechaban las capacidades de los cazas monoplanos, ya muy diferentes a los aparatos utilizados durante la Gran Guerra. A partir de su regreso de España a principios de 1939, el Hauptmann Mölders se encargó de enseñar esas nuevas técnicas a los pilotos de la Luftwaffe.

Documentos acreditativos de las condecoraciones españolas y alemanas obtenidas por Mölders durante la Guerra Civil Española.

Para julio de 1940, Mölders había sido ascendido a Comandante y recibido la Cruz de Caballero por sus victorias acumuladas en combate, convirtiéndose en el primer piloto en obtener dicha condecoración. También fue nombrado Kommodore (comandante) de la JG 51. Durante la campaña de Francia fue derribado sobre territorio francés por un Dewoitine D 520, cayendo prisionero por unos días hasta que fue liberado tras el armisticio.

Mölders luce su Cruz de Caballero con Hojas de Roble.

Mölders no tardó en reincorporarse a su unidad, con la que ha participado con éxito en la Batalla de Inglaterra hasta alcanzar la cifra de cuarenta victorias que le ha supuesto la condecoración que le ha otorgado hoy el Führer. Dentro de pocos días regresará a su unidad.

Despegue del He 280.

Por otro lado, hoy se ha llevado a cabo el primer vuelo de prueba del Heinkel He 280, el primer caza propulsado a reacción del mundo. El prototipo sin motor ha planeado con éxito tras ser remolcado por un bombardero Heinkel He 111.

El cerebro detrás de este innovador desarrollo es Robert Lusser, quien comenzó el proyecto a finales de 1939 bajo el nombre He 180 y con el respaldo de la compañía Heinkel, que decidió por cuenta propia favorecer el proyecto después de que su primer proyecto de avión a reacción, el He 178, fuera recibido con frialdad por el Ministerio de Aviación del Reich, más inclinado hacia el conservador concepto de motores de hélice.

Representación de un He 280 en vuelo con sus dos motores a reacción, invención de 1936 del Ingeniero alemán Hans von Ohain .

Con el He 280, y aunque algunos no lo puedan creer todavía, Alemania sienta las bases de lo que sin duda será una nueva y revolucionaria generación de aviones que causarán estragos entre nuestros enemigos.  Que tiemblen los Aliados cuando pilotos como Werner Mölders estén a los mandos de cazas a reacción.

Es lebe Werner Mölders!
Es lebe unsere Luftwaffe!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada