domingo, 12 de septiembre de 2010

Los bombardeos de terror de Winston Churchill – 12/09/1940.

Camaradas,

El señor Churchill tuvo ayer la desvergüenza de proclamar a los cuatro vientos que Alemania es una nación de asesinos y que el Führer es poco menos que la personificación del mal que han decidido borrar la civilización occidental de la faz de la Tierra. Resulta irónico que sea capaz de afirmar tales calumnias, habida cuenta de que ha sido él mismo quien ha orquestado la campaña de bombardeos de terror contra la población civil y que de hecho, la campaña de bombardeo contra Londres no es sino la réplica a la campaña de bombardeo que la RAF ha iniciado contra Berlín, tal y como anunció el Führer el pasado 4 de septiembre.

Por si esto no fuera poco, y con el objeto de distraer al mundo respecto a los grandes éxitos de la Luftwaffe alemana en los bombardeos de Londres, Churchill ha dado orden de que se extiendan mentiras acerca del gran daño estratégico que están causando los bombardeos de la RAF contra Alemania. Día tras día los británicos publican fantásticas noticias sobre los logros de sus bombardeos nocturnos, bombardeos que llevan a cabo a ciegas e indiscriminadamente, pero en los que no obstante parecen ser capaces de alcanzar precisos objetivos militares. Los muelles de Hamburgo, Bremen y Emden, las refinerías de combustible de Stettin, la estación Pottsdamer de Berlín, la Puerta de Brandenburgo, el nudo ferroviario de Hamm e incluso nuestras mismas bases aéreas y navales en Holanda y Francia parecen haber sido alcanzadas con contundencia. Por lo visto, el sistema de transporte alemán está sumido en el caos y numerosas bombas han caído sobre vías y estaciones, o así afirman los ingleses. Sin embargo, nosotros sabemos qué es lo que han destruido en realidad: ¡casas, hospitales y cementerios!

Este edificio de apartamentos fue víctima de un ataque aéreo sobre Bremen. Las bombas británicas causaron gran destrozo en las casas y la muerte de cinco civiles. Éste es el trabajo de los pilotos británicos que, siguiendo las órdenes de Churchill,

En Hamburgo y muchas otras ciudades, los británicos buscaron cementerios y encontraron en ellos objetivos precisos. Esto es un cementerio en Duisburg.

Ningún objetivo militar en la vecindad, pero las casas y pueblos de granjeros en el noroeste de Alemania fueron alcanzados con precisión.

Esta casa alemana también ha sido destruida por las órdenes de destrucción de Churchill. La Luftwaffe está vengando todas estas afrentas inglesas previas.

El colmo de la falta de escrúpulos ha quedado demostrado en un ataque nocturno contra un hospicio de Bethel junto a Bielefeld. Las terribles consecuencias: doce niños indefensos muertos y muchos otros heridos. La fotografía superior muestra una habitación destruida del hospicio. La fotografía de la derecha muestra a periodistas extranjeros viendo por sí mismos que decimos la verdad.

Gott straffe England!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada