miércoles, 15 de septiembre de 2010

El Día de la Batalla de Inglaterra – 15/09/1940.



Camaradas,

El tiempo se nos está echando encima. Tras la trascendental reunión de ayer entre el Führer y sus Comandantes, si la invasión de Inglaterra va a llevarse a cabo el 17 de septiembre tal y como se ha planeado, los prolegómenos no pueden comenzar más tarde que el mismo día de hoy… 15 de septiembre. El tiempo ya ha demostrado lo rápido que puede cambiar en esta época del año y, con el invierno no demasiado lejos, la Wehrmacht va a tener que tomar ventaja de las jornadas en condiciones meteorológicas favorables.

Hermnann Göring condecora a algunos oficiales de la Luftwaffe  Hoy de ellos espera que lo den todo por el Reich y por el Führer.

Göring ha impartido las órdenes oportunas a todas las bases de bombarderos y cazas. Todo avión de la Luftwaffe conoce su ruta y sus tiempos de vuelo. Todo está listo, por tanto, para que se desencadene el gran asalto contra Inglaterra. En las últimas semanas la Luftwaffe ha estado experimentando con diferentes formaciones de vuelo, diferentes altitudes… Algunas veces las tácticas empleadas han sido un sonoro fracaso, pero también es cierto que muchas veces se ha logrado sorprender a la RAF. Hoy todos deben poner lo mejor de sus conocimientos, experiencia y habilidades para poner la victoria a los pies del Führer.

09:00s: El señor Churchill y su mujer deciden pasar una agradable mañana de domingo visitando al Comandante del Grupo 11 de Caza de la RAF, Keith Park, en su Cuartel General de Uxbridge.

Sala de operaciones de Uxbridge.

Keith Park recibe a sus inesperados invitados y los lleva a la sala de operaciones, donde comienza a explicarles los entresijos del trabajo que allí se lleva a cabo. De pronto, se recibe un informe de radar acerca de varios aviones de la Luftwaffe que han sido detectados en varios puntos sobre el Canal. Keith Park se congratula por que su venerado Primer Ministro pueda ser testigo de una acción real a esta inusual hora de la mañana. No sabe bien la que está a punto de venírseles encima.

Churchill decide sentarse y observar. Keith Park ordena poner en alerta a varios escuadrones de caza. Hay algo raro esta mañana. Una pequeña formación, posiblemente Bf 109s, vuela en paralelo a la costa mientras una formación mayor se despliega tras ello. Nunca antes la Luftwaffe había empleado esa táctica.

Las fichas que señalan la posición de la fuerza alemana cerca de Dieppe se trasladan a una posición en el centro del Canal, con una fuerza de más de 40 aparatos. Detrás queda colocada otra ficha de más de 40. Keith Park pone en alerta a más escuadrones.

Fichas sobre el mapa de operaciones.

09:30: Las dos formaciones se acercan a las costas de Dover, Harwich y el Estuario del Támesis. Varios escuadrones ingleses despegan, pero la mayoría de las formaciones de la Luftwaffe dan la vuelta y regresan a Europa. Los ingleses abortan sus salidas.

10:30: Sobre el Canal aparecen nuevas formaciones. En la sala de operaciones de Keith Park ponen sendas fichas de más de 100 y más de 150 aparatos. “Esto, señor Primer Ministro, parece el gran asalto.” Dice Park, los ojos clavados en el mapa.

11:00: Al fin, los británicos tienen una visión clara de la que se les viene encima: más de 200 bombarderos y un número indeterminado de cazas atraviesan el Canal en dirección noroeste desde Calais. Keith Park envía 12 escuadrones a su encuentro.

Operaciones de la Luftwaffe en el día de hoy.

11:30: La formación de la Luftwaffe consiste en bombarderos Dornier, Heinkel y Junker con una escolta de Bf 109s y Bf 110s, los primeros volando a gran altura y los segundos junto a los bombarderos. La vasta formación ocupa un ancho de dos millas y vuela entre 15.000 y 26.000 pies. Vuelan en formaciones en uve de tres, cinco y siete aparatos con el aspecto de una inmensa columna vertebral.

Keith Park se da cuenta de que los escuadrones que ha enviado en primer lugar no van a bastar para detener el ataque alemán y que a menos que quiera dejar a Londres indefensa cuando sus escuadrones tengan que volver a base a repostar, va a tener que empeñar en la defensa escuadrones adicionales. Keith Park convoca a varios escuadrones del Grupo 12 y los envía como segunda línea de defensa.

12:00: Los primeros cazas británicos se encuentran con la masiva formación alemana. Tienen lugar combates excepcionalmente intensos entre los cazas ingleses y la escolta alemana con pérdidas terribles en ambos bandos. Los varios centenares de Bf 109s se cobran numerosas víctimas en toda el área de combate que se extiende en una vasta superficie, pero tanto ellos como los Dorniers también se llevan lo suyo por parte de los testarudos pilotos de la RAF.

Combates aéreos sobre la Catedral de San Pablo.

12:15: La formación alemana se acerca a las afueras de Londres un tanto malparada tras los ataques ingleses, que han abierto algunos huecos en su formación, pero todavía incólume. En ese momento son atacados por los escuadrones de la segunda línea con 56 aparatos de caza, produciéndose una de las mayores acciones de combate que han tenido lugar hasta la fecha sobre el cielo de Londres. Unas cifras para dar una idea de la intensidad de la batalla: durante los diez minutos que ha durado la batalla aérea, el área de combate ha ocupado una superficie de 80 millas de largo por 38 millas de ancho y hasta seis millas de alto; el total de acciones de combate ha alcanzado el número de 200, un tercio de las cuales han terminado con uno de los aviones resultando destruido por su enemigo o con uno de los aviones averiados y rompiendo el contacto con el enemigo.

Combates aéreos sobre el Big Beng.

A su pesar, los ingleses no consiguen detener a las formaciones de bombarderos, que alcanzan todos sus objetivos situados esta vez en el Sur de Londres. Los barrios de Lewisham, Lambeth, Camberwell resultan muy castigados. Curiosamente, la propaganda británica dirá más tarde al respecto que “los alemanes soltaron sus bombas antes de tiempo para aligerar su carga y poder huir cuanto antes”, cuando lo cierto es que varios objetivos de precisión han sido alcanzados, como varios puentes sobre el río Támesis, una estación eléctrica en Beckenham y el propio Palacio de Buckingham, que recibe el impacto de dos bombas explosivas que provocan importantes daños estructurales, lo cual es un elocuente signo de la ausencia de precipitación en el ataque. Luego, los bombarderos alemanes han emprendido el camino de regreso. A las 12:30, la primera batalla del día ha terminado.

Nach England, zum Sieg!

14:00: La Luftwaffe no concede un respiro a la RAF y apenas sesenta minutos después de que las escaramuzas del primer asalto hayan terminado, envía una segunda oleada de bombarderos. La Luftwaffe sabe que tras un combate la RAF necesita varias horas para recuperarse del todo; los cazas que han salido indemnes necesitan un tiempo para repostar combustible y municiones y los pilotos que se han lanzado en paracaídas tienen que regresar a sus aeródromos por tierra. El tiempo estimado de recuperación de los escuadrones británicos es de al menos dos horas, y Göring quiere aprovecharse de ello.

En esta segunda oleada vuelan unos 170 bombarderos Dornier Do 17, Heinkel He 111 y Dornier 215 escoltados por más de 300 cazas Bf 110 y Bf 109. Park da órdenes para desplegar sus escuadrones exactamente en el mismo orden, pero muchos cazas todavía se encuentran en tierra repostando, tal y como Göring se figuraba, y la reacción británica resulta mucho menos efectiva que durante la mañana. En previsión, Park ordena que haya más cazas en la segunda línea de defensa que en la primera. El Cuerpo de Observación británico informa de una formación de más de 600 aviones dirigiéndose hacia Londres en un frente de treinta millas de ancho, y Keith Park masca el miedo.

Colisión entre un caza británico y un bombardero alemán.

14:30: Los primeros combates se producen sobre Kent. Los ingleses derriban dos Dorniers y a su vez pierden dos aparatos. Los cazas alemanes y británicos quedan enzarzados en retorcidos combates mientras los bombarderos prosiguen su camino. En otro sector, los Spitfires se lanzan en ataques casi suicidas contra los enjambres de bombarderos y apenas logran sortearlos. Hay tantos aviones en tan reducido espacio que apenas pueden distinguirse amigos de enemigos.

14:50: A pesar de los esfuerzos ingleses, la mayoría de los bombarderos consigue abrirse paso hasta las zonas meridionales de Londres, donde se encuentran con la segunda línea de defensa de la RAF compuesta por 60 cazas. Los ingleses prentenden envíar a sus Spitfires a enfrentarse con los Bf 109s mientras sus Hurricanes van a por los bombarderos, pero en esta ocasión los británicos se encuentran en desventaja. Su segunda línea de defensa se halla compuesta de los cazas rezagados que se encontraban todavía repostando en los aeródromos cuando Park impartió sus órdenes, y el avance de la Luftwaffe ha sido tan rápido e imprevisto que la mayoría de ellos no han alcanzado todavía la altitud de combate. Göring ha conseguido sorprender a la RAF.

Encarnizados combates sobre los cielos de Inglaterra.

Los cazas alemanes están preparados 4.000 pies por encima de los británicos, que tratan de ganar altitud penosamente, y se lanzan contra ellos a toda velocidad. Los británicos, a pesar de sus esfuerzos (han enviado al aire hasta a los Comandantes de Estación, no consiguen detener a los bombarderos, que alcanzan sus objetivos en el sur y este de Londres. Los distritos de West Ham, East Ham, Stratford, Stepney, Hackney, Erith, Dartford y Penge son castigados con dureza. Nudos ferroviarios, estaciones de gas, terminals telefónicas y otras instalaciones públicas son destruidas.

16:00: Mientras los bomarderos alemanes emprenden el camino de vuelta, una pequeña formación de 10 Heinkel He 111s vuela hacia la fábrica aeronáutica de Woolston, donde se fabrican cazas Spitfire, y la bombardea con éxito. Una formación de Bf 110s repite el ataque dos horas más tarde, pero es repelido por la defensa antiaérea.

El delirante recuento de victorias y pérdidas efectuado por la RAF en la sala de operaciones de Uxbridge.

Un día realmente agotador para los dos bandos. La RAF reconoce que 56 de sus cazas han sido derribados o dañados en los combates del día pero, aun así, para los británicos el 15 de septiembre de 1940 es una jornada que entra en la Historia por ser el día en que la RAF demostró a la Luftwaffe que los cielos sobre Inglaterra le pertenecen, el Día de la Batalla de Inglaterra.

Es lebe unsere Luftwaffe!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada