martes, 14 de septiembre de 2010

Luz verde a la Operación León Marino - 14/09/1940.

Camaradas,

El tiempo continúa inestable, con lluvias y tormentas cerniéndose sobre todo el Reino Unido. Las tupidas capas de nube aseguran un nuevo día de respiro para los británicos, teniendo lugar escaramuzas dispersas por todo el sur de Inglaterra que en ningún caso exceden del centenar de aparatos. A pesar de ello, los combates le van bien a la Lufwaffe, con 14 aparatos derribados en cada bando. Los líderes de la Luftwaffe sienten claros signos de desgaste en sus enemigos y se envían informes a los Altos Mandos en los que asevera que la RAF ya está casi batida.

Dos Hurricanes despegan de su aeródromo.  ¿Será éste su último vuelo?

Mientras tanto, en Berlín, el Führer convoca una conferencia urgente a la que asisten todos los Comandantes en Jefe de la Kriegsmarine, la Luftwaffe y el Heer. El Führer quiere discutir con ellos sus planes de invasión de Gran Bretaña, lo que indica que la Operación León Marino (Seelöwe) va a ser llevada a cabo finalmente.

Fases de la Operación Seelöwe.

En primer lugar, el Führer señala que los preparativos navales para la Operación se encuentran casi terminados. “Todas nuestras barcazas de desembarco se encuentran en su lugar, y mantenemos más en reserva en las orillas de los ríos”. Después, tras la afirmación categórica de Hermann Göring de que la RAF se encuentra al borde de la derrota y que la Luftwaffe sólo precisa de cinco días, el Führer añade: “Entonces, si lo planeamos ahora, la fecha de la invasión puede establecerse para dentro de una semana a partir de este momento, dando por supuesto que necesitaremos cinco días de buen tiempo para obtener los resultados esperados. Debemos asegurarnos de que la Luftwaffe disfruta de una completa superioridad aérea sobre el Canal y el sur de Inglaterra. Antes de que se pueda organizar ninguna invasión contra Inglaterra, primero debemos destruir a la RAF tanto en el aire como en tierra. “

El Führer y el Reichsmarschall Göring, dos genios unidos en una misma causa y un mismo objetivo.

Finalmente, el Führer ha dejado caer una fecha: el 17 de septiembre (19 de septiembre, si se respetan los cinco días de bombardeos preparativos), como Día-S (Seelöwe), con el día 27 de septiembre como fecha alternativa. Se dictan las órdenes oportunas para que la Luftwaffe lleve a cabo un ataque a gran escala previo a la invasión, y de nuevo esta tarea es puesta en manos de Hermann Göring.

Por fin, la Historia acaricia con los dedos el final de un mundo antiguo, triste y oprimido, y el comienzo de un Nuevo Orden de paz, felicidad y prosperidad.

Wir fahren gegen England!
Sieg Heil!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada