viernes, 24 de septiembre de 2010

La escuadra francesa en Dakar rechaza a la Royal Navy - 24/09/1940.


El Richelieu, pilar de la resistencia francesa contra los ingleses, abre fuego.

Camaradas,

A primera hora de la mañana, 4 bombarderos SKUA han despegado del Ark Royal con la intención de atacar a la flota de Francia Vichy en Dakar. Los aviones se han acercado al acorazado Richelieu pero han sido ahuyentados por la defensa antiaérea.

Un destructor y el acorazado HMS Resolution en Dakar.

Poco después, el intrépido submarino de Vichy Ajax ha avistado a través de su periscopio a los acorazados británicos HMS Barham y HMS Resolution. Sin embargo, cuando se encontraba listo para disparar sus torpedos, ha sido atacado por dos destructores aliados. El destructor Fortune ha alcanzado al submarino con tres cargas de profundidad y el Ajax ha ido a parar al fondo a veinticinco metros de profundidad. Con el submarino inmovilizado, el capitán ha dado la orden de evacuación.

A las 10 de la mañana, una nueva oleada de 6 aviones Swordfish cargados con bombas de 250 kg han vuelto a atacar al Richelieu. El ataque es un desastre; todas las bombas fallan sus objetivos y los británicos pierden 4 aparatos.

Aviador inglés herido y rescatado por una lancha de Vichy.

Mientras tanto, los acorazados HMS Barham y HMS Resolution han abierto fuego contra el Richelieu y las baterías costeras. Mientras tanto, el destructor Hardi y los contratorpederos de Vichy tienden cortinas de humo para ocultar el progreso de sus cruceros, que se dirigen hacia los buques aliados a 25 nudos de velocidad.

El contratorpedero Fantasque tiende una cortina de humo.

El Richelieu abre fuego con sus baterías principales pero, desafortunadamente, sus dos torretas quedan averiadas tras la primera andanada. El destructor Hardi corre a ocultarlo detrás de su cortina. Los cruceros y otras embarcaciones menores de Vichy maniobran con agilidad ante el poderoso fuego de los dos acorazados ingleses.

El destructor Hardi protege al Richelieu con su cortina de humo.

Al mediodía, las torretas del Richelieu han quedado reparadas y vuelve a abrir fuego con sus cañones de 382 mm. Los franceses de Vichy están entusiasmados. Sus cruceros y destructores prosiguen “el baile” delante de la escuadra aliada sin que estos sean capaces de alcanzarlos ni una sola vez. Por el contrario, la cubierta del HMS Resolution ha sido barrida varias veces por la metralla francesa y el HMS Barham ha recibido hasta cuatro impactos, aunque de escasa consideración.

Los franceses esquivan las salvas británicas.

El Tacoma, en llamas.

Los buques de Francia Vichy se retiran al puerto, que queda cubierto de cortinas de humo. Los británicos disparan a ciegas y alcanzan el puerto, incendiando al carguero sueco Tacoma. Después, los británicos se retiran. Por la tarde todavía intentan un último ataque con aviones torpederos Swordfish, pero los buques franceses logran esquivar todos los torpedos y la defensa antiaérea derriba a dos de los aparatos.

Un Swordfish, estrellado en la costa.

Ya no cabe la menor duda: los Aliados han sido derrotados. A la vista de la fortaleza de las fuerzas de Vichy, De Gaulle está por la labor de retirarse, pero Winston Churchill insiste en que se debe seguir luchando.  En represalia por el infame ataque contra Dakar, 50 aviones de Francia Vichy bombardean el enclave británico de Gibraltar, alcanzándolo con más de 100 bombas.  Mientras tanto, en Inglaterra, la Luftwaffe castiga varias fábricas aeronáuticas.

Es lebe Vichy-Frankreich!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada