miércoles, 5 de octubre de 2011

La Operación Tifón hace saltar por los aires el cerrojo soviético - 05/10/1941.

Camaradas,

El grueso del Grupo de Ejércitos Centro dio inicio a la Operación Tifón a las 05:30 horas del 2 de octubre, con cuarenta y ocho horas de diferencia respecto a Guderian. Dos Grupos Panzer y tres Ejércitos de Infantería atacaron de manera simultánea sobre un frente de 600 kilómetros de anchura: una ofensiva colosal. Los ataques por tierra fueron precedidos por una nutrida preparación artillera y ataque aéreos sobre las concentraciones de tropas soviéticas de vanguardia.

Tropas soviéticas bajo el fuego alemán.

El ataque del Cuarto Grupo Panzer contra el Frente de Reserva Soviético.

El Cuarto Grupo Panzer de Hoepner, trasladado desde el Grupo de Ejércitos Norte de Leningrado para la ofensiva contra Moscú, tenía asignada la misión de irrumpir a través de las defensas del 43º Ejército del Frente de Reserva del Mariscal Budenny, derrotar a las fuerzas soviéticas del segundo escalón y a continuación constituir la pinza derecha de una tenaza en torno al flanco sur de Vyazma. El XL Cuerpo Panzer de Stumme (2ª y 10ª Divisiones Panzer) sería el esfuerzo principal del Cuarto Grupo Panzer. El XLVI Cuerpo Panzer del General Heinrich von Vietinghoff, con los alrededor de 230 tanques pertenecientes a la 5ª y 11ª Divisiones Panzer, avanzaría sobre el flanco izquierdo del XL Cuerpo Panzer. El XII Cuerpo de Ejército, con dos divisiones de infantería, protegería el flanco derecho del XL Cuerpo Panzer. En reserva alrededor de Roslav, el LVII Cuerpo Panzer de Adolf Kuntzen se encontraba listo para explotar la penetración. El principal centro de suministros, situado a 25 kilómetros detrás de las zonas de despliegue del Cuarto Grupo Panzer, contribuía a reforzar la situación logística inicial de la unidad alemana.

Enfrente, el 43º Ejército del Teniente General Petr Sobennikov ocupaba un frente muy ancho con sólo cuatro divisiones de fusileros y dos brigadas de tanques. Las tropas soviéticas del Frente de Reserva habían tenido más de un mes de tiempo para atrincherarse detrás del Río Desna y el terreno cubierto de bosques de la zona favorecía la defensa. Normalmente, el cruce de un río bajo el fuego y la penetración de una zona fortificada suele ser una operación muy difícil, pero el Cuarto Grupo Panzer fue capaz de romper las defensas del 43º Ejército en poco más de un día. El XL Cuerpo Panzer cruzó el Desna y golpeó a la 53ª y 149ª Divisiones de Fusileros. Aunque se trataba de dos divisiones relativamente seguras de antes de la guerra, ambas fueron sido rápidamente abrumadas por una masa de más de 560 Panzer alemanes en un estrecho frente de ataque de 25 kilómetros de anchura. La presencia de la 2ª y 5ª Divisiones Panzer, ambas con sus efectivos completos y descansadas después de haber estado reponiéndose en Francia, ha añadido una gran potencia al ataque del Cuarto Grupo Panzer.

Columna Panzer avanzando en fila india.

En vano, Sobennikov ordenó a sus únicas reservas móviles -la 145ª y 148ª Brigadas de Tanques- contraatacar, pero fueron rápidamente reducidas. La tendencia soviética a lanzar carne de cañón blindada en forma de contraataques apresurados sólamente juega en favor de los alemanes, dado que expone a sus blindados a ser triturados por la Luftwaffe y los cañones antitanques alemanes; con demasiada frecuencia desde el 22 de junio, los soviéticos han estado arrojando sus reservas de tanques a la basura en contraataques dignos de aficionados. Tras malgastar sus tanques el 43º Ejército Soviético, el Cuarto Grupo Panzer ha avanzado a toda velocidad hasta su primer objetivo - el nudo ferroviario en Spas-Demensk. Mientras, el XII Cuerpo de Infantería se ha encargado de limpiar los restos del 43º Ejército.

La rapidez con la que el Frente de Reserva Soviético se ha derrumbado ha servido para confirmar las estimaciones de la Inteligencia del OKH que predecían un colapso inminente. El 33º Ejército del General Onuprienko, con cinco divisiones de fusileros, se trataba de una formación desplegada en segunda línea entre Spas-Demensk y Kirov que debería haber sido capaz de impedir cualquier explotación de la ruptura en el sector del 43º Ejército. Sin embargo, las divisiones de reserva soviética estaban situadas como las cuentas de un collar en un arco disperso y ni siquiera se encontraban atrincheradas. Además, tres de las cinco divisiones eran unidades de milicia de reciente formación. El XL Cuerpo Panzer de Stumme se ha limitado a pasar por encima de una división soviética tras otra hasta que el 33º Ejército Soviético ha sido apartado del camino del Schwerpunkt del Cuarto Grupo Panzer. El XLVI Cuerpo Panzer y el XII Cuerpo han ampliado la brecha del Frente de Reserva y hoy, 5 de octubre, Hoepner se encuentra listo para meter en liza a su fuerza de explotación, el LVII Cuerpo Panzer.

El ataque del Tercer Grupo Panzer contra el Frente Oeste Soviético.

El Tercer Grupo Panzer también comenzó su participación en la Operación Tifón con una barrera de artillería a las 05:30 horas del 2 de octubre. El Coronel General Hermann Hoth se ha mantenido al frente del Tercer Grupo Panzer durante los tres primeros días de la ofensiva hasta que hoy se ha tenido que trasladar al Grupo de Ejércitos Sur para ponerse al frente del Decimoséptimo Ejército.  Lo ha sustituido el Coronel General Reinhardt. El Grupo Panzer de Hoth dispone tan sólo de dos cuerpos Panzer y sus divisiones motorizadas de infantería estaban inicialmente en reserva. La misión de Hoth no era otra que pasar a través de los 19º y 30º Ejércitos del Frente Oeste Soviético, derrotar a las fuerzas de segunda línea y a continuación girar y deslizarse por el norte detrás de Vyazma para establecer contacto con el Cuarto Grupo Panzer. Al comenzar Tifón, el principal centro de suministros de Hoth se encontraba cerca de Smolensko, a unos 50 kilómetros al sur.

PzKpfw 38(t) en acción.

El esfuerzo principal de Hoth lo conformaba el LVI Cuerpo Panzer del General Ferdinand Schaal, con la 6ª y 7ª Divisiones Panzer en cabeza y la 14ª División de Infantería Motorizada en reserva. Schaal contaba con unos 250 Panzer operativos, la mayoría modelos checoslovacos PzKpfw 35(t) y PzKpfw 38(t). A pesar de ello, cuando el cuerpo atacó a la 91ª División de Fusileros del 19º Ejército del Teniente General Lukin, fue capaz de avanzar entre 5 y 10 kilómetros el primer día. En el flanco izquierdo de Schaal, el XLI Cuerpo Panzer del recién ascendido Coronel General Model (el anterior comandante de la audaz 3ª División Panzer que lideró el avance hacia Kiev de Guderian) atacó a la 162ª División de Fusileros Soviética con la 1ª División Panzer y la 129ª División de Infantería. Aunque los ataques de Schaal y de Model fueron mucho más débiles que el de las otras puntas de lanza blindadas alemanas y contra un enemigo numéricamente superior y atrincherado, los Panzer lograron separar al 19º y 30º Ejércitos Soviéticos y fueron capaces de abrirse paso a través de ellos en menos de dos días. La ofensiva de Hoth se apoyaba en ataques de infantería en mucha mayor medida que la de los otros dos Grupos Panzer - en parte debido a la debilidad de sus formaciones acorazadas y en parte debido al terreno plagado de bosques y lagos. A la izquierda de Hoth, el VI Cuerpo de Otto Förster atacó frontalmente el 30º Ejército del Comandante General Vasilii Khomenko y retuvo a las divisiones soviéticas de primera línea mientras la 1ª División Panzer atravesaba la principal línea de resistencia. A la derecha de Hoth, el V Cuerpo de Richard Ruoff atacó con tres divisiones de infantería y fue capaz de hacer retroceder a las divisiones de vanguardia del 19º Ejército Soviético, con lo que ensanchó el hueco para el LVI Cuerpo Panzer.

Una vez que el principal cinturón defensivo del Frente Oeste estuvo perforado, el primer objetivo operativo del Tercer Grupo Panzer lo constituían los puentes sobre el Río Dniepr en Kholm-Zhirkovski. A última hora del 3 de octubre, el LVI Cuerpo Panzer había logrado capturar los puentes intactos y se encontraba bien situado para avanzar hacia su objetivo principal: el cerco de Vyazma. El resto del Grupo Panzer de Hoth continuó eliminando los restos de la infantería del 19º y 30º Ejércitos de su sector mientras rechazaba contraataques locales..

El ataque de la infantería alemana.

Los tres ejércitos de infantería alemanes también han desempeñado un papel importante en estos primeros días de la Operación Tifón, aunque con menor dramatismo que las unidades Panzer. Von Bock ha preferido evitar tener que sufrir grandes pérdidas en ataques frontales contra las líneas fortificadas soviéticas, así que ha dado órdenes de que la mayoría de la infantería se mantenga rezagada hasta que los Panzer hayan logrado desbaratar concienzudamente el Frente Oeste de Yeremenko. Una vez los ejércitos soviéticos comenzaran a retirarse, los tres ejércitos de infantería deberían adelantarse y aplastarlos en las subsiguientes batallas de cerco.

La infantería alemana aguarda pacientemente la señal de avance.

El Noveno Ejército del Coronel General Strauss se encontraba desplegado con dos cuerpos en el flanco derecho del Tercer Grupo Panzer y un cuerpo sobre su flanco derecho. El ejército de Strauss no ha atacado hasta ayer, 4 de octubre, y su papel se ha limitado a retener al mayor número de divisiones de primera línea del Frente Oeste para evitar su retirada y de ese modo abocarlas a una batalla de cerco y aniquilación. Mientras las tres divisiones de infantería del XXVII Cuerpo del General Wäger llevaban a cabo una maniobra de señuelo contra las posiciones fortificadas del 16º Ejército Soviético alrededor de Yartsevo, el VIII Cuerpo del General Heitz desató un ataque de infiltración en la frontera entre el 16º y 19º Ejércitos Soviéticos. Sólo dos de las divisiones del Noveno Ejército se vieron implicadas en duros combates, pero el esfuerzo ha merecido la pena y el grueso del 16º Ejército Soviético ha quedado fijo en el sitio.

El Segundo Ejército del Coronel General Barón von Weichs comenzó una serie de ataques de fijación contra el 50º Ejército del General Mikhail Petrov al objeto de impedir que el Frente de Bryansk desviase tropas para enfrentarlas a la penetración de los Panzer de Guderian al sudoeste. El Segundo Ejército atacó con cinco de sus ocho divisiones de infantería el 3 de octubre, con el LIII Cuerpo de Weisenberger como esfuerzo principal, empujando directamente en dirección este hacia Bryansk. Los soviéticos habían esperado desde hace mucho un ataque directo contra Bryansk a lo largo de la carretera principal desde Roslavl, por lo que las defensas que se ha encontrado la infantería alemana son realmente poderosas. Al terminar el día de hoy, la infantería de von Weichs ha conseguido escasos progresos, pero sí que ha logrado forzar a Yeremenko a meter en liza a su mejor unidad en reserva, la 108º División de Tanques, para detener el avance del LIII Cuerpo. Con los Panzer de Lemelsen aproximándose ya a los suburbios sudorientales de Bryansk, von Weichs ha logrado su objetivo de mantener al Frente de Bryansk centrado sobre sí en lugar de sobre Guderian.

La infantería alemana, finalmente al ataque.

Por último, el Cuarto Ejército del Mariscal von Kluge no ha iniciado su ataque hasta el 4/5 de octubre, cuando ha lanzado a ocho de sus diez divisiones de infantería contra el 20º y 24º Ejércitos Soviéticos en la zona de Yelnya. Sobre el papel, von Kluge ha atacado a más de una docena de divisiones atrincheradas con sólo ocho divisiones - en circunstancias normales, una receta para la derrota. Sin embargo, von Kluge es un experto en preparar ataques ensayados de infantería y artillería y su ejército se encuentra mejor descansado y equipado que cualquiera de los otros ejércitos del Grupo de Ejércitos Centro. Así, mientras el IX Cuerpo de Geyer atacó a la izquierda para retener al 20º Ejército Soviético en Yelnya, los Cuerpos XX y VI han penetrado los sectores del 24º y 43º Ejércitos Soviéticos y comenzado a remontar el flanco del 20º Ejército. El XX Cuerpo de Materna conforma el esfuerzo principal y ha sido capaz de penetrar el 24º Ejército del Comandante General Rakutin y rodear a las fuerzas soviéticas en Yelnya.

Sin ningún apoyo significativo por parte de los Panzer, von Kluge ha sido capaz, antes de caer la noche de hoy, de aplastar y destruir cuatro divisiones de fusileros y a la 145ª Brigada de Tanques equipada con T-34s. El ataque de von Kluge ha supuesto un gran éxito al abollar el flanco izquierdo del Frente Oeste y crear el marco para el cerco de Vyazma. El Cuarto Ejército de Infantería también ha debido pagar un alto tributo, habiendo sufrido 198 bajas entre sus oficiales en sólo dos días de ataques, incluido el General Geyer, comandante del IX Cuerpo y el General Benignus Dippold, comandante de la 183ª División de Infantería.

Deutschland siegt an allen Fronten!
Sieg Heil!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada