martes, 11 de octubre de 2011

El Ejército Rojo reconstruye con retazos una tenue línea defensiva entre la Wehrmacht y Moscú - 11/10/1941.

Camaradas,

A partir del 8 de octubre, después de que se consumasen los cercos en torno a Bryansk y Vyazma, tanto el Alto Mando Soviético como el Alto Mando Alemán han estado evaluando el desarrollo de la campaña.

Infantería soviética se traslada a sus posiciones de combate.  Sobre el papel, cada batallón de fusileros soviético dispone de 12 ametralladoras pesadas M1910 Maxim-Solokov de 7,62 mm refrigeradas por agua, mucho menos manejable que su homóloga alemana: la MG34.

Por un lado, el OKH Alemán se ha quedado atónito ante la facilidad con la que ha irrumpido a través del frente soviético y algunos oficiales han creído llegado el momento de revisar los objetivos de la Operación Tifón. El objetivo original –cerco y destrucción de los Frentes Soviéticos Oeste y de Bryansk- ha sido alcanzado a falta de terminar de aniquilar las divisiones enemigas embolsadas. ¿Ahora qué? A la luz de las inmensas pérdidas que han sufrido los soviéticos hace apenas unas semanas en Kiev, el OKH tiene la impresión de que el colapso de la Unión Soviética es inminente. La resistencia soviética al Grupo de Ejércitos Centro virtualmente ya no existe. En consecuencia, el Coronel General Franz Halder, Jefe del OKH, ha abogado aprovecharse de esta oportunidad de oro para pasar a través de los Frentes Soviéticos Noroeste y Sudoeste y tomar Moscú.

La enorme escala de las victorias de Vyazma-Bryansk han impresionado igualmente al Führer, quien ha permitido al OKH dictar una serie de directivas operativas directamente a von Bock. En consecuencia, el Noveno Ejército de Infantería y el Tercer Grupo Panzer han recibido órdenes de enviar poderosos contingentes hacia Rzhev y a continuación Kalinin para provocar el colapso de este fragmento de línea defensiva soviética que todavía se mantiene en pie. Al sur, se le ha ordenado a Guderian destacar a su XLVIII Cuerpo Panzer en dirección a Kursk. Obviamente, el OKH está siendo empujado por el tentador punto de vista de poder capturar fácilmente más ciudades soviéticas, pero estos cambios suponen diluir significativamente el esfuerzo principal del Grupo de Ejércitos Centro.

Infantería soviética toma posición al oeste de Moscú.  Muchos destacamentos como éste han sido sacrificados por el Alto Mando Soviético para concederle a Zhukov tiempo para construir una nueva línea defensiva.

Por el lado soviético, Shaposhnikov se ha dado cuenta de que los soviéticos deben reconstruir una línea de frente a toda velocidad si es que todavía quieren contar con alguna oportunidad de impedir el colapso. Aunque un número considerable de divisiones se encuentran ya en ruta desde las reservas del RVGK (Reserva del Alto Mando Soviético), la escasez de transporte ferroviario implica que Zhukov va a tener que apañárselas con lo que tiene disponible durante una semana. En consecuencia, los soviéticos han tomado la despiadada decisión de concentrar a las pocas unidades que les restan en posiciones de bloqueo sobre las rutas más probables hacia Moscú – Mozhaisk, Volokolamsk, Narofominsk y Tula. El resto del área enfrente de la capital ha quedado prácticamente sin defensas. El 10 de octubre, todos los efectivos que le quedaban al Frente de Reserva ha sido enviados al nuevo Frente Oeste al mando del General Zhukov.

Dotación antitanque soviética carga su arma.  Cada regimiento de fusileros soviético dispone de una batería de seis cañones antitanque M1937 de 45 mm.

La persecución alemana ha comenzado a vaivenes, antes de que la Bolsa de Vyazma haya sido aplastada completamente. La División SS Reich del Obergruppenführer (Teniente General) Paul Hausser, integrada en el XL Cuerpo Panzer y la única gran formación motorizada alemana que no estaba involucrada en los combates de Vyazma, recibió órdenes de dirigirse hacia el este sobre la autopista Minsk-Moscú. Para las 12:30 horas del 9 de octubre, el regimiento de infantería motorizada Deutschland de la división había capturado Gzhatsk, a tan sólo 175 kilómetros de distancia a Moscú. Sin embargo, la SS Reich no podría contar con ningún refuerzo significativo hasta que el resto del XL Cuerpo Panzer hubiese terminado de combatir en Vyazma. Hausser decidió tantear con cautela la autopista de Minsk-Moscú hacia Mozhaisk con su batallón de infantería motociclista y el regimiento Der Führer.

Por su parte, Shaposhnikov había enviado a la 18ª y 19ª Brigadas de Tanques Soviéticas por la autopista para actuar como fuerza de bloqueo y había establecido una poderosa posición en un área boscosa 10 kilómetros al este de Gzhatsk, cerca del pueblo de Budayevo. Las dos brigadas habían sido reclutadas durante las últimas semanas y eran unidades bisoñas, pero estaban equipadas con 3 KV-1s, 34 T-34s y 63 BT-5/7s.

Una dotación de mortero de las Waffen-SS con su característica vestimenta de camuflaje.  Cada batallón de infantería de la División SS Reich dispone de seis morteros Gr.W34 de 81 mm, con un alcance de 2.400 metros.

En torno a las 16:30 horas del 9 de octubre, las tropas motociclistas de Hausser se toparon con la posición soviética y fueron sometidas a un nutrido fuego por parte de los tanques y la infantería atrincherada. A la mañana siguiente, Hausser lanzó al regimiento Der Führer contra los bolcheviques, pero la soberbia unidad fue rechazada con unas 500 bajas. La verdad es que la División SS Reich es bastante débil en lo que respecta a capacidad antitanque, contando tan sólo con dos baterías de cañones de asalto StuG III además de seis cañones antitanque de 50 mm con los que enfrentarse a los 22 T-34s y 31 BT-7s de la 18ª Brigada de Tanques. En definitiva, por falta de fuerza blindada, la punta de lanza alemana hacia Moscú ha quedado detenida por tan sólo dos batallones de tanques soviéticos. De inmediato, Hausser ha solicitado que el XL Cuerpo Panzer envíe alguna unidad acorazada para apoyarle y diligentemente un Kampfgruppe Panzer de la 10ª División Panzer ha sido enviado a Gzhatsk.

En el día de hoy, la Stavka ha reclamado al Comandante General Lelyushenko, recientemente distinguido en la defensa del sector de Mtensk, y le ha ordenado dirigirse a Mozhaisk para asumir el mando del nuevo 5º Ejército Soviético. Lelyushenko tiene que defender un frente de 40 kilómetros de longitud con una fuerza que inicialmente consiste en sólo un regimiento de infantería, varios batallones separados y unos pocos batallones antitanques y antiaéreos. Sin embargo, en el día de ayer los primeros trenes que transportaban los elementos de vanguardia de la 32ª División de Fusileros comenzaron a llegar a la estación de tren de Mozhaisk desde Siberia. Al contrario que la mayoría de divisiones de fusileros con que cuenta a estas alturas de la guerra el Ejército Rojo, la 32ª División de Fusileros es una unidad completa con 15.000 tropas entrenadas. La división llegará a cuentagotas a lo largo de más de una semana y será la formación soviética más estable que se interpondrá entre los alemanes y Moscú.

Aparte de la 32ª División de Fusileros llegada desde Siberia, Zhukov tan sólo tiene disponibles otras dos divisiones y varias brigadas de tanques parcialmente formadas para formar posiciones de bloqueo al oeste de Moscú. La 312ª División de Fusileros traída desde el Frente de Volkhov comenzó a llegar ayer a Maloyaroslavets para formar un nuevo núcleo para el diezmado 43º Ejército. Otra unidad, la 316ª División de Fusileros, reclutada en Asia Central en julio, se encuentra de camino a Volokolamsk para incorporarse al reconstituido 16º Ejército de Rokossovsky.

Der Sieg wird unser sein!
Sieg Heil, Sieg Heil, Sieg Heil!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada