jueves, 20 de octubre de 2011

Concluye la doble batalla de cerco de Vyazma y Bryansk - 20/10/1941.

Este prisionero soviético pone rostro a la derrota del Ejército Rojo en Vyazma.

Camaradas,

Las últimas tropas soviéticas dentro de las bolsas de Bryansk y Vyazma se han rendido hoy. Tan sólo tres semanas después de la Batalla de Kiev, en la que media docena de ejércitos del Grupo de Ejércitos de Budenny habían sido aplastados en el sur y más de 665.000 tropas soviéticas tomadas prisioneras, otra gigantesca fuerza de combate compuesta por nueve ejércitos con 70-80 divisiones y brigadas ha sido ahora aniquilada en el Frente Central.

Prisioneros rusos capturados.

Hasta los niños han sido enviados al combate.  Así de desesperados están los dirigentes soviéticos.

Von Bock, Comandante en Jefe del Grupo de Ejércitos Centro, ha informado de la captura de 673.098 prisioneros, 1.277 tanques y 4.378 piezas de artillería dentro de las bolsas Vyazma-Bryansk, a los que hay que añadir otros 300.000 soldados muertos. Además, decenas de miles de soldados han resultado heridos o se han dispersado a los cuatro vientos, dejando a los soviéticos en una clara inferioridad numérica sobre el eje Moscú, a la espera de refuerzos. Los Frentes Soviéticos del Oeste, de la Reserva y de Bryansk han perdido entre el 50 y el 80 por ciento de sus efectivos, el 97 por ciento de sus blindados y el 80 por ciento de su artillería durante el transcurso de estas batallas de cerco.

Material soviético destruido.

Soldado soviético muerto, con el cráneo reventado.

Estos son los ejércitos que deberían haber defendido Moscú. En columnas interminables y penosas caminan tambaleantes hacia la cautividad por las carreteras enfangadas. Moscú ha perdido su escudo y su espada. Un gran agujero ha sido rasgado en sus defensas. El Grupo de Ejércitos Centro ha obtenido de nuevo libertad de maniobra para el grueso de sus formaciones Panzer y motorizadas contra la capital de Stalin. La segunda fase de la Operación Tifón puede continuar ahora a gran escala: la persecución del enemigo hasta en interior de la ciudad. ¡Desfile de Panzer en la Plaza Roja!

Panzer marsch!

Según fuentes soviéticas, la doble batalla de Vyazma y Bryansk ha desgastado a la Wehrmacht en una serie de combates de desgaste. Sin embargo, lo cierto es que las pérdidas alemanas no han sido excesivas. Así, por ejemplo, el V Cuerpo de Infantería del Coronel General Ruoff ha sufrido 743 muertos, 2.720 heridos y 88 desaparecidos durante el periodo del 2-14 de octubre (un índice de bajas del 7 por ciento). Durante el mismo periodo, el V Cuerpo ha capturado 19.882 prisioneros, 133 tanques, 322 piezas de artillería y seis lanzacohetes múltiple Katyusha. Al término de la lucha por Vyazma, el V Cuerpo todavía conserva cerca del 80 por ciento de su personal. Además, las pérdidas alemanas en equipo durante la doble batalla de Vyazma y Bryansk han sido insignificantes.

El penoso avance a través del barro.

Y así continúan rodando adelante. O más que rodar, luchan contra el barro. Compañías enteras empujan y arrastran camiones atascados en el barro de las carreteras. Los motociclistas construyen pistas de madera para sus máquinas a partir de tablones y planchas de madera y empujan sus máquinas por ellas.

El avance continúa a pesar de las dificultades.

Los suministros y municiones de la Wehrmacht llegan al frente en carretas arrastradas por caballos.

El Comandante Vogt, al mando de las unidades de apoyo de la 18ª División Panzer, está desesperado. ¿Cómo consiguen los soviéticos vivir con estas carreteras enfangadas un año tras otro? De pronto, obtiene la respuesta. Incauta algunos de los pequeños y duros caballos que ha visto utilizar a los aldeanos locales, así como sus carros de granja ligeros, y los emplea para enviar los suministros a sus divisiones, a razón de unos pocos centenares de kilogramos en cada carro. Los convoys motorizados se quedan atascados en el barro, pero los pequeños carros de los campesinos logran abrirse paso. El premio de Moscú alienta a los hombres de la Wehrmacht a un esfuerzo supremo.

Sieg Heil, Sieg Heil, Sieg Heil!
Jetzt, nach Moskau!

No hay comentarios:

Publicar un comentario