domingo, 23 de octubre de 2011

De Gaulle pide a la Resistencia que abandone sus actos terroristas - 23/10/1941.

De Gaulle, en la BBC.

Camaradas,

Parece que las medidas punitivas que el Reich ha adoptado contra los terroristas comienzan a surtir efecto. Así, en el día de hoy el General de Gaulle se ha subido a la palestra de la BBC y ha pedido a la Resistencia Francesa que detenga las acciones violentas contra las tropas de ocupación, evitando de ese modo las represalias. He aquí sus palabras:

Ya sabíamos que el alemán es el alemán y tampoco teníamos ninguna duda de su odio y ferocidad.

Estábamos seguros de que la naturaleza de esta gente desequilibrado no puede reprimir durante demasiado tiempo su naturaleza y que en seguida recurriría al crimen ante la primera crisis de miedo o enfado.

Debido a que dos de los verdugos de Francia han sido disparados en Nantes y Burdeos en medio de sus armas, sus tanques y sus ametralladoras por unos pocos valientes, el enemigo ha masacrado al azar en París, Lille y Strasburgo a 100, 200, 300 franceses.


Caricatura Aliada acerca de cómo "un opresor nazi" pesa lo mismo en la balanza que "50 franceses inocentes."

Por supuesto que los desafortunados en Vichy que se sienten aterrados por los horrores que ha causado su capitulación, se prodigan en imprecaciones pero no contra el enemigo, sino contra quienes lo han golpeado. Ayer escuché la voz temblorosa del anciano que estas personas han tomado como bandera, calificar de "crimen abominable" la ejecución de dos de los valientes.

En esta fase de su terrible lucha contra el enemigo, es necesario que el pueblo francés se reciba una consigna. Este lema, yo se lo daré. Procede de la Comisión Nacional de Francia que lidera al país en su resistencia, y dice así:

Es absolutamente normal y correcto que los alemanes sean asesinados por los franceses. Si los alemanes no recibieran la muerte de nuestras manos, se tendrían que quedar en casa y no harían la guerra. Más pronto o más tarde, sin embargo, todos serán masacrados, bien por nosotros o por nuestros aliados.

Panfleto propagandístico de la Francia Libre.  "Francia ha perdido una batalla, pero no ha perdido la guerra."

Aquellos de entre ellos que ahora caen bajo el fusil, la pistola o un cuchillo patriotas sólo preceden a todos los demás en la muerte. En el momento en que, después de dos años y dos meses de batallas han fracasado en reducir al globo, están seguros de poder convertir a todo el mundo, y pronto, en un cadáver o por lo menos en un prisionero.

Pero hay una táctica en la guerra. La guerra de los franceses debe ser conducida por los responsables a cargo, es decir, por mí y por el Comité Nacional. Necesitamos que todos los combatientes, tanto los del interior como los del exterior, obedezcan las instrucciones con exactitud. Sin embargo, en la actualidad, la instrucción que doy al territorio ocupado no es la de matar alemanes abiertamente. Esto lo pido por una muy buena razón, que no es otra que en este momento al enemigo le resulta demasiado fácil tomar represalias matando a nuestros soldados temporalmente desarmados. Cuando seamos capaces de atacar, recibiréis las órdenes que deseáis.

Propaganda británica pro-degaullista.  "Invadidos pero no conquistados."

Hasta entonces, paciencia, preparación, resolución. Sin embargo, para atacar en buenas condiciones, es necesario arrebatar toda autoridad a los colaboradores del enemigo. Vichy, que ha entregado nuestras armas, que prohíbe a la Flota y al Imperio moverse, excepto para combatir a los franceses y a sus aliados. Vichy que colabora con los asesinos, Vichy que le da la mano al enemigo mientras extermina, se encontrará en todos los ámbitos con la completa e implacable oposición del pueblo francés. Hasta que la justicia nacional caiga sobre Vichy, a todo lo que tiene derecho Vichy es el escarnio público, comenzando, por supuesto, por el jefe del desastre militar, la desgracia del armisticio y la desgracia de Francia: el Padre de la Derrota de Vichy.

¡Francia con nosotros!

Cabe destacar el odio furibundo que las palabras de de Gaulle rezuman contra todo lo alemán y ese ansia irrefrenable por “masacrar” a todos los alemanes que asiste su causa. Bien está que este oneroso líder “demócrata” no se muerda la lengua y ponga bien a las claras el objetivo de exterminio de todo el pueblo alemán que persiguen los Aliados y de ese modo sepamos a qué atenernos.

Los franceses tampoco se escapan a las imprecaciones de este vilipendioso personajillo que se muestra incapaz de comprender la nueva época que el Mariscal Pétain acaudilla para Francia. De Gaulle no pretende otra cosa que reducir a Francia a un montón de cascotes y que se doblegue de nuevo ante los dictados del capital o, peor aún, al comunismo que dirige la mayor parte de sus “valientes” miembros de la Resistencia.

Es lebe Vichy-Frankreich!
Es lebe Nationalsozialismus!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada