martes, 8 de marzo de 2011

El Führer condecora a Martin Harlinghausen - 08/03/1941.

Camaradas,

El Teniente Coronel de la Luftwaffe Martin Harlinghausen se ha presentado hoy ante el Führer en su residencia alpina del Obersalzberg, donde el Führer le ha hecho entrega de las Hojas de Roble para su Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro en reconocimiento a sus logros al frente de unidades especiales en el combate contra objetivos navales.

Retrato de Martin Harlinghausen luciendo su nueva condecoración.

Martin Harlinghausen nació hace 39 años en Rheda. Se alistó a la Reichsmarine en 1923, prestando servicio en el cuerpo de lanchas torpederas. A finales de 1931 recibió entrenamiento como piloto. En 1933 fue transferido a la Luftwaffe y se entrenó como observador aéreo hasta que en octubre de 1934 se incorporó a la sección de entrenamiento del Ministerio del Aire. A finales de 1937 obtuvo su primera distinción como comandante de escuadrón de reconocimiento aéreo con la Legión Condor en España. De vuelta a Alemania en 1938, se incorporó al estado mayor operativo de la 2ª Luftflotte y asistió a un curso de la Academia de Guerra Aérea a principios de 1939. El primer mando que obtuvo como oficial de operaciones fue el de la 10ª División Aérea. Después de un breve periodo de poco más de un mes entre abril y mayo de 1940 como comandante aéreo de Trondheim durante la invasión de Noruega, fue nombrado jefe de estado mayor del X Cuerpo Aéreo de Hans Geisler, que ha sido trasladado recientemente al teatro de operaciones del Mediterráneo y donde ya ha cosechado numerosos éxitos. Antes, el 5 de mayo de 1940, Harlinghausen fue condecorado con la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro después de que su unidad alcanzara la cifra de 100.000 toneladas en buques hundidos.

Táctica de ataque del "nabo sueco" (Swedish turnip).

Harlinghausen ha desarrollado todas las responsabilidades que le han sido encomendadas de manera sobresaliente y audaz. A él se debe el desarrollo del sistema de ataque conocido como “nabo sueco”, que se basa en la vieja premisa naval de que los buques presentan la mejor diana si los aviones se acercan directamente desde la dirección del sol. Harlinghausen ha añadido a este principio una de sus conclusiones obtenidas por su experiencia: cuanto más bajo vuela un avión al aproximarse a su objetivo, la silueta de su víctima destaca más alta y más clara sobre el horizonte. Empleando esta táctica, los pilotos de Focke Wulf FW 200 Condor a su mando se adjudicaron el hundimiento de 15 buques con 63.175 toneladas de desplazamiento sólo en el mes de enero de 1941 y 22 más (84.515 toneladas) en febrero, durante sus misiones de “reconocimiento armado.”

Original fotografía de un FW 200 Condor obtenida desde abajo.

De este modo, si ayer lamentábamos la muerte de un héroe irreemplazable, hoy podemos recordar con orgullo en la persona de Martin Harlinghausen que el Reich de Adolf Hitler es una fuente inagotable de grandes soldados dispuestos y preparados para tomar el relevo de sus caídos y conducir a Alemania de manera inexorable hacia la victoria final.

Deutschland, Sieg Heil!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada