martes, 22 de marzo de 2011

La Batalla del Paso Marda - 22/03/1941.

Camaradas,

El pasado 1 de marzo, la 11ª División Africana inició la persecución de las fuerzas italianas en retirada hacia el norte desde Mogadishu, haciendo uso de los depósitos de combustible capturados en la capital de la Somalia Italiana. La división persiguió a los italianos hasta la región etíope conocida como Llanura Ogaden y, para el día 17 de marzo, había completado una incursión de diecisiete días a lo largo de la Autopista Imperial (Strada Imperiale) desde Mogadiscio hasta Jijiga, al este de Etiopía.

La larga marcha desde Mogadiscio y el desembarco en Berbera.

A su vez, el día 14, después de disfrutar de dos semanas de descanso, la 1ª División Sudafricana inició la marcha en dos columnas detrás de la 11ª División Africana. Ayer, 21 de marzo, la cabeza de la columna compuesta por más de 1.000 vehículos alcanzó el fuerte en Dagabur veinticuatro horas antes de lo previsto, y hoy por la mañana unidades de reconocimiento sudafricanas, serpenteando por las colinas alrededor de una ancha y polvorienta carretera cuesta abajo, han alcanzado la llanura fértil de Jijiga, a unos 5.000 pies sobre el nivel del mar, a tiempo para obtener una vista general de la situación y observar a los nigerianos de la 11ª División Africana iniciar su ataque contra el Paso Marda.

El rápido avance sobre Jijga ha cortado la ruta normal de retirada de la 70ª Brigada Colonial Italiana del General Graziosi de la Somalia Británica, siendo el motivo principal de que el desembarco del pasado día 16 de dos batallones indios en Berbera desde Aden (Operación Appearance) no se haya encontrado con resistencia.

Columna británica avanzando hacia el norte.

En efecto, el General italiano Carlo de Simone había impartido órdenes para que tanto la 70ª Coloniales se retiraran a bloquear el acceso a la vía ferroviaria Jibuti-Addis Abeba a través del Valle Harraua al norte de Jijga. Para protegerse de un ataque sobre su retaguardia, dejó atrás un batallón somalí, una batería de 120 mm y otra de 20 mm en Berbera y un destacamento a lo largo de la costa en Bulhar que no han hecho gran cosa para contener los desembarcos desde Aden.

El 20 de marzo, una pequeña columna de tropas nigerianas ocupó Tug Wajale sobre la frontera de la Somalia Británica y dos vehículos blindados rodaron a través de Hargeisa hasta Berbera, estableciendo contacto con la Fuerza de Aden. El General de Brigada Buchanan había llegado a la capital Berbera el día anterior para asumir el mando de la Somalia Británica.

Columna motorizada británica atraviesa un río.

Mientras tanto, las tropas nigerianas de la 11ª División Africana, con el apoyo de unidades recién llegadas de la 1ª División Sudafricana, se disponen a enfrentarse a los italianos en el Paso Marda, que les cierra el camino hacia Harar. El Africa Oriental Italiana ya le debe al General de Simone un mes de vida, y el Duque de Aosta pretende alargar la defensa al máximo, a la espera de que Alemania gane la guerra para el Eje antes de que Italia lo haya perdido todo.

Para el 10 de marzo, el General de Simone había logrado concentrar en el área de Harar a unas 26.000 tropas coloniales y 5.000 italianas, estas últimas, con la excepción de algunas unidades de artillería y de Camisas Negras, estaban compuestos sobre todo de especialistas ingenieros, carabineros, guardias de aduanas y miembros de la Policía Italiana de África. A pesar de su composición heterogénea, de Simone se encargó de desplegarlos de manera ordenada.

Soldados italianos en Abisinia.

La columna vertebral del sistema defensivo dispuesto por de Simone discurría a través de Goggiar hacia el sur para bloquear la carretera Jijiga-Harar mediante el cierre del Paso Marda y del Paso Dandi situado más al sur. A primera vista, los británicos se dieron cuenta de que el Paso Marda era una posición inexpugnable. No obstante, el 21 de marzo los nigerianos recibieron órdenes de lanzar al asalto a su 1º Regimiento Nigeriano con el apoyo de las baterías de artillería sudafricana para capturar las alturas conocidas como Los Pechos de Marda (Marda’s Breasts) y la Colina Silla de Camello (Camel Saddle).

Estas formidables posiciones dominan el Paso a la derecha y son partes de la línea italiana a lo largo de las cumbres que dominan por completo la llanura a través de la cual tendrá que discurrir cualquier ataque. Prisioneros italianos han revelado a los británicos la hora exacta del almuerzo, y los británicos han dispuesto la hora del ataque en ese mismo instante, justo cuando la mayoría de soldados italianos se encuentren fuera de la línea de combate preocupados en llenar sus estómagos.

La batalla del Paso Marda.

El despliegue británico se ha producido a toda velocidad a la vista del enemigo, a sólo 5.000 yardas de distancia y sin cobertura de ningún tipo. Todas las baterías han abierto fuego a las 13:00 horas, pero la respuesta italiana, con baterías de 105 mm, ha sido fatal para los británicos. Las baterías italianas sobre las colinas, completamente ocultas a la observación británica, los han hecho pedazos.

Poco después, los nigerianos han iniciado el asalto contra Camel Saddle, que esperaban encontrar desguarnecido, pero se han visto retenidos por un nutrido fuego de ametralladora, morteros y artillería ligera. La artillería sudafricana ha logrado silenciar los nidos de ametralladora, pero justo cuando la infantería nigeriana se aproximaba a Saddle Hill, un oportuno contraataque italiano los ha rechazado.

Tropas sudafricanas se abren paso por una zona de arbustos.

Para las 16:30, dos pelotones nigerianos han logrado establecerse sobre el Pecho derecho de Marda. En el otro de los Pechos, los nigerianos se han encontrado con una enconada resistencia que la artillería sudafricana ha intentado en vano vencer. Otro tanto ha sucedido con el asalto contra la Colina Observación, y de nuevo la artillería no ha bastado. Los británicos han esperado milagros de su artillería, habiendo disparado las baterías sudafricanas hasta 1.100 proyectiles a lo largo del día.

Los nigerianos han organizado un asalto nocturno pero, a las 03:15 de la madrugada de hoy, 22 de marzo, los focos italianos de pronto se han apagado y tres cuartos de hora más tarde los británicos se han encontrado con que el Paso ha sido abandonado. Posiblemente el obstáculo más formidable que se interponía entre Cunningham y la carretera de Addis Abeba acaba de quedar despejado.

Viva l’Italia!
Vinceremo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada