martes, 15 de marzo de 2011

La tercera batalla de Keren - 15/03/1941.

Camaradas,

Después del segundo asalto frustrado contra Acqua Gap del pasado 12 de febrero y no tras haber sufrido unas pérdidas espeluznantes a manos de los soldados del Duce, el General británico William Platt decidió que, a la vista de la fortaleza natural de la posición y de la fuerza y determinación de los italianos, el asalto definitivo contra Keren tendría que ser llevado a cabo por todas las fuerzas a su disposición, a saber: la 4ª y la 5ª Divisiones de Infantería India al completo.

William Platt pasa revista a sus tropas.

De ese modo, Platt decidió detener sus tropas, reagruparlas y entrenarlas antes de volver a intentar un ataque contra Keren. Con el objeto de reducir las necesidades de suministro en primera línea y poder acumular los pertrechos necesarios para una nueva ofensiva, la 5ª División India fue enviada de vuelta a Kassala. Ahí, abastecida directamente por la línea de ferrocarril, fue sometida a un concienzudo entrenamiento a la espera de la finalización de los preparativos y de poder ser traída de vuelta a primera línea.

Líneas de avance británicas sobre Keren.

Por el norte, la Fuerza Briggs al mando del General de Brigada Briggs y compuesta de dos batallones de la 4ª División India y dos batallones de la Francia Libre había llegado después de cruzar la frontera de Eritrea a lo largo de la costa del Mar Rojo, capturado Karora y desplazarse hacia el sur para conquistar Kubkub. El 1 de marzo, la Fuerza Briggs había logrado abrirse camino a través del Paso Mescelit a unos 24 kilómetros al noreste de Keren, proporcionando a los británicos no sólo una tercera dirección de ataque en la batalla de Keren, sino también amenazando la propia plaza costera de Massawa, lo que obligó a los italianos a desviar fuerzas significativas en aquella dirección.

Plan de ataque británico.

Durante un mes entero, los británicos han planeado una ofensiva con dos puntas de lanza principales: la 4ª División de Infantería India del General Noel Beresford Peirse lanzará su ataque sobre el lado Sanchil de la garganta mientras la 5ª División de Infantería India del General Lewis Heath, traída de vuelta desde Kassala, se encarga del lado del Happy Valley. Por su parte, los soldados italianos del genial General Nicolangelo Carnimeo no han permanecido de brazos cruzados todo este tiempo y las defensas de Keren se han visto reforzadas con la llegada de la 6ª Brigada Colonial desde Metemma y con el 11ª Batallón de Camisas Negras de los Granaderos de Saboya. Los italianos cuentan ahora con una fuerza de 25.000 hombres y los británicos con más de 13.000.

De izquierda a derecha: un Granadero de Saboya, un soldado colonial de Eritrea y un cabo de tropas alpinas.

En el frente de la 5ª División India, los refuerzos italianos desplegados sobre el Monte Dologorodoc han hecho que el Happy Valley quede dominado por los soldados del Duce, obligando a la artillería británica a retirarse de sus posiciones avanzadas en el valle hacia localizaciones más seguras. Sin el apoyo de la artillería, los británicos han desechado intentar un nuevo ataque a través de Acqua Gap amenazando las líneas de suministro de Dologorodoc. En su lugar, los británicos han decidido que el propio Fuerte Dologorodoc será el objetivo clave de su 5ª División India. La conquista del Fuerte les proporcionaría no sólo un puesto de observación artillera ideal para dirigir su fuego sobre ambos lados de la garganta sino que también dejaría expuestas las lomas de Dologorodoc, que hasta la fecha han sido inmunes a la artillería británica y han supuesto un auténtico paraíso de suministros y reservas para los italianos.

Mapa general de Keren.

Las dos ofensivas tendrán lugar una detrás de la otra de modo que toda la fuerza artillera británica pueda ser empleada al completo durante los bombardeos preliminares de ambos ataques. La fecha escogida por el General Platt no ha sido otra que hoy, día 15 de marzo. Anoche, durante la reunión final con sus comandantes, Platt confesó: “Que nadie crea que esto va a ser un paseo. No lo va a ser. Va a ser una batalla sangrienta: una batalla sangrienta contra el enemigo y contra el terreno. La ganará el bando que persista durante más tiempo. Sé que persistiréis más que ellos. Y os prometo que yo mismo persistiré más que mi rival. ”

En primer plano, Cameron Ridge.  Detrás, Sanchil.

Comienza la ofensiva.

A las 7:00 de la mañana de hoy, las tropas británicas e indias de la 4ª División de Infantería India han atacado desde Cameron Ridge hacia Sanchil, Brig’s Peak, Hog’s Back y los tres picos del Monte Sammana. Hasta la caída de la noche, la batalla se ha convertido en un tira y afloja de continuos ataques y contraataques que han provocado pérdidas terribles en ambos bandos.

Soldados indios combaten en las montañas.

Mientras tanto, a la derecha, la 5ª División de Infantería India ha lanzado su ataque contra el macizo Dologorodoca las 10:30. El ataque lo ha liderado el 2ª Regimiento de Infantería Ligera Highland contra los picos menores Pimple y Pinnacle, pero no han logrado ningún progreso significativo durante la luz del día debido al nutrido fuego que los italianos han arrojado sobre ellos desde el pico Sanchil, donde los resueltos defensores italianos han ahogado en un baño de sangre el asalto de la 11ª Brigada. Los británicos han echado cuerpo a tierra y han permanecido en su sitio, incapaces de avanzar o retroceder, sufriendo bajas constantes y sin suministro alguno a la espera de que la oscuridad les conceda una oportunidad para huir de aquel infierno.

Operadores de radio británicos solicitan ayuda con desesperación.

Al caer la noche, el asalto contra el macizo Dologorodoc lo ha llevado a cabo la 9ª Brigada. Dos batallones se han lanzado contra los picos Pimple y Pinnacle mientras un tercer batallón se ha aprestado a pasar por en medio y asaltar directamente el Fuerte. Los británicos han sufrido pérdidas terribles pero, después de una jornada plagada de reveses, al fin han podido apuntarse en su haber un pequeño éxito: la conquista del pequeño pico Pinnacle.

Salvo esta insignificante mácula, las defensas italianas en Keren permanecen intactas. Mucha sangre, sudor y lágrimas les quedan todavía por derramar a los británicos en las montañas de Eritrea.

Per il Duce, per l’Impero!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada