domingo, 27 de marzo de 2011

Führerdirekrtive Nr. 25: El Führer decide la aniquilación de Yugoslavia - 27/03/1941.

Camaradas,

Las noticias del golpe de estado en Belgrado han caído en Berlín como una bomba. Al principio, el Führer se ha pensado que se trataba de una broma de mal gusto, pero luego, cuando ha sido informado con detalle de los sucesos y se ha dado cuenta de que el golpe de estado es una realidad, ha reaccionado, como es lógico, con una furia indescriptible, sabedor de que los rebeldes yugoslavos acaban de llevar a su país al abismo y que por su culpa va a haber que lamentar muchas muertes innecesarias.

Qué lejos parecen ya los tiempos en que las relaciones germano-yugoslavas eran fluidas como la seda.  En la imagen, el Príncipe Pablo, el regente de Yugoslavia depuesto ayer por los golpistas, se despide del Führer después de una visita oficial.  El Führer volverá a poner las cosas en su sitio, pero no habrá clemencia para Yugoslavia.

Por la tarde, el Führer ha convocado una conferencia urgente en la Cancillería del Reich a la que han asistido el Reichmarschall Hermann Göring, los Feldmarschalls Walther von Brauchitsch y Wilhelm Keitel, el General Alfred Jodl y el Ministro de Asuntos Exteriores Joachim von Ribbentrop. El Führer ha anunciado a los presentes que la posición de Yugoslavia ha desbaratado el equilibrio de las planeadas invasiones tanto de Grecia como de la Unión Soviética. Por lo tanto, el Führer ha ordenado la destrucción de Yugoslavia como fuerza militar y como nación y ha aleccionado a von Ribbentrop que comunique a Hungría, Bulgaria e Italia que cada uno tendrá un pedazo de Yugoslavia en el caso de que participen en el ataque.

En el transcurso de la misma conferencia ha quedado establecido el plan general para la campaña contra Yugoslavia: tendrá que ser rápida, demoledora y despiadada. A la vista de las noevas circunstancias, la Operación Barbarroja tendrá que ser pospuesta hasta cuatro semanas. Más aún, para que el golpe contra la Unión Soviética sea posible en el nuevo plazo, resulta absolutamente imprescindible que se termine con Yugoslavia lo antes posible. Al finalizar la conferencia, la Directiva de Guerra Número 25 estaba lista y firmada por el Führer, con el siguiente contenido:

1. El golpe militar en Yugoslavia ha cambiado la situación política en los Balcanes. Incluso si Yugoslavia declarase su lealtad, debe ser considerada como un enemigo y por lo tanto debe ser destruida tan rápido como sea posible.

2. Es mi intención irrumpir en Yugoslavia en la dirección general de Belgrado y hacia el sur mediante una operación concéntrica que parta del área de Rijeka-Graz por un lado y del área alrededor de Sofía por el otro, asestando a las Fuerzas Armadas yugoslavas un golpe mortal. Más aún, tengo intención de separar el extremo sur de Yugoslavia del resto del país y emplear ese territorio como base para la ofensiva germano-italiana contra Grecia.
Será importante para la economía de guerra conseguir la apertura del tráfico fluvial por el Danubio y la ocupación de las minas de cobre de Bor.
Se intentará obtener la participación de Hungría y Bulgaria en las operaciones a cambio de obtener, respectivamente, los territorios de Banat y Macedonia,
La tensión política en el interior de Yugoslavia será intensificada mediante la concesión de favores políticos a los croatas.


La Operación Marita, ampliada para someter a Yugoslavia además de a Grecia.  Dado que en la actualidad tan sólo se encuentran disponibles en los puntos requeridos para las operaciones ofensivas el 12ª Ejército y el VIII Cuerpo Aéreo, estando pendiente todavía el despliegue del resto de fuerzas, los ataques comenzarán de manera escalonada.

3. Entrando en detalles, ordeno lo siguiente:
a) Tan pronto como se encuentren preparadas las fuerzas suficientes y el tiempo lo permita, la organización terrestre de la Fuerza Aérea yugoslava y Belgrado deben ser destruidas mediante ataques continuos de día y de noche por parte de la Luftwaffe.

b) La Operación Marita comenzará lo más cerca posible del horario establecido pero bajo ningún concepto antes. Por el momento, debería tener el objetivo parcial de ocupar la cuenca de Salónica para poder tener un base sobre las tierres altas de Edessa. Con este propósito, el XVIII Cuerpo de Ejército puede desplegarse desde territorio yugoslavo.
Deberán explotarse las oportunidades favorables para evitar la formación sistemática de un frente entre el Olimpo y las tierras altas de Edessa.

c) Todas las fuerzas que todavía estén disponibles en Bulgaria y Romanía deben intervenir en los ataques que se dirigirán desde el área alrededor de Sofía en dirección noroccidental y desde el área Kyustendi-Gora-Dzumaja en dirección occidental, estipulándose además que fuerzas del tamaño de una división, junto con las fuerzas de la defensa aéra, deben permanecer en la región petrolífera rumana para su protección.
La defensa a lo largo de la frontera turca será asignada provisionalmente a los búlgaros. Una formación alemana, a ser posible una división blindada, deberá estar desplegada detrás de ellos para proporcionarles apoyo.

d) El ataque desde la dirección general de Graz dirigido hacia el sudeste debe llevarse a cabo lo antes posible, dado que las fuerzas necesarias para ello ya están reunidas. Será el Ejército quien deberá determinar si deberían atravesar o no territorio húngaro para ensanchar la frontera.
La defensa a lo largo de la frontera yugoslava debe reforzarse inmediatamente. Al igual que los objetivos situados cerca de la frontera búlgara, los objetivos más importantes pueden ser ocupados simultáneamente con el ataque aéreo contra Belgrado incluso antes del ataque general.

e) La Luftwaffe apoyará las operaciones del 12º Ejército con dos grupos de ataque. El nuevo grupo de ataque se constituirá en el área alrededor de Graz. En este punto se concentrará el esfuerzo principal, en dependencia con el tiempo que resulte necesario para el progreso de las operaciones del Ejército.
Pueden emplearse formaciones terrestres húngaras para el despliegue y el ataque.
Habrá que examinar si el X Cuerpo Aéreo deberá participar en las operaciones desde sus bases en territorio italiano. En cualquier caso, la protección de los convoys de transporte a África debe seguir siendo garantizada.

Los preparativos para la captura de la isla de Lemnos deben continuar, pero me reservo la decisión en lo tocante a su ejecución. Hay que planear el despliegue de suficiente protección anti-aérea para Graz, Klagenfurt, Villach y Loeben, así como para Viena.

4. Los acuerdos básicos con Italia los realizará en primer lugar el Alto Mando de la Wehrmacht (OKW). El Ejército proporcionará los enlaces pertinentes con el 2º Ejército Italiano y con los húngaros.
En lo que respecta a la delimitación de las áreas de operatividad aérea por parte del personal italiano y húngaro, a partir de este momento la Luftwaffe está autorizada para alcanzar acuerdos con los altos mandos de los estados mencionados. El aprovisionamiento de las formaciones de tierra húngaras puede comenzar de inmediato.

5. Los Comandantes en Jefe me informarán a mí a través del OKW sobre la conducción de las operaciones y cuestiones relacionadas.

Adolf Hitler

Es lebe Adolf Hitler!
Freiheit for Jugoslawien!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada