miércoles, 9 de marzo de 2011

Gran Bretaña afronta su crisis industrial adoptando medidas Nacionalsocialistas - 09/03/1941.

Camaradas,

Parece que los británicos tienen problemas en su esfuerzo industrial y se ven obligados a introducir medidas de emergencia que, curiosamente, le acercan a las tesis Nacionalsocialistas. Durante un discurso pronunciado hoy, el Ministro de Trabajo Ernest Bevin ha pedido que 100.000 mujeres británicas acudan a trabajar a las fábricas de municiones a partir de esta misma noche. Al parecer, los británicos necesitan a estas mujeres con desesperación -principalmente en la industria de llenado de proyectiles- y les ha pedido que no esperen instrucciones ni registros, sino que simplemente ellas mismas den el paso. “No puedo ofrecerles una vida agradable“, ha reconocido, “Quiero que acudan a trabajar con la idea de que van a padecer alguna incomodidad, pero con la determinación de ayudarnos a salir adelante.“

Ernest Bevin, Ministro de Trabajo de Gran Bretaña y artífice de la implantación de las medidas Nacionalsocialistas.

“Estamos preocupados por que los niños sean atendidos adecuadamente y para ayudarlos estamos subvencionando el coste de las guarderías. Hemos dejado que la mujer pague sólo lo que habría pagado antes de la guerra: tan sólo seis peniques diarios, pagando nosotros los seis peniques adicionales.“ Los británicos van a emitir además una serie de instrucciones para la dirección de las compañías que no están acostumbradas a emplear a mujeres. También, pronto se anunciarán nuevos términos para el empleo y salario de las mujeres trabajando para el esfuerzo de guerra.

Mujeres británicas trabajando en una fábrica de municiones.

Hace dos días, Ernest Bevin implementó también una medida de urgencia para “regular“ cualquier fábrica o empresa británica que desarrolle algún trabajo que se considere fundamental para el interés de la nación. Una vez “regulada“ la empresa, ningún trabajador podrá darse de baja o ser despedido sin el consentimiento del oficial local en servicio del Ministerio de Trabajo. El objeto de esta medida es evitar que el absentismo laboral perjudique el esfuerzo bélico británico. A cambio de ser considerada“esencial“ su industria, los empresarios deberán garantizar salarios semanales y ventajas sociales que satisfagan al Ministerio. Los trabajadores podrán ser disciplinados si llegan tarde o si faltan a su puesto de trabajo.

Botadura de un nuevo buque en un astillero británico.  Nuestros U-Boote no tardarán en enviarlo al fondo del mar.

Estas “Órdenes de Trabajo Esencial“ se aplicarán a las industrias de ingeniería, aviación, construcción y astilleros, a los ferrocarriles, a los muelles y a las minas. Los muelles en concreto han sufrido una plaga de huelgas y paralizaciones justo en un momento en que Gran Bretaña ha perdido un millón de toneladas en barcos en menos de tres meses. Como consecuencia de ello, los 221.000 trabajadores de los cinco muelles reales y 52 muelles privados han quedado bajo el control directo del Almirantazgo, que decidirá prioridades. 

Ventajas sociales, intervencionismo del Estado, fijación de precios, reorientación de la producción por el interés general, abolición del derecho a la huelga... el Reich no puede menos que ufanarse cuando una de las capitales de la plutocracia capitalista mundial sigue los pasos del Führer. Lástima que en su caso se trate sólo de una medida temporal de emergencia que abandonarán en cuanto les sea posible para volver a adorar al patrón oro.  De lo contrario, es probable que esta guerra no hubiese tenido sentido.

Es lebe Nationalsozialismus!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada