lunes, 10 de mayo de 2010

Proclamación a los soldados del Frente Oeste – 10/05/1940.



Berlin, 10 de mayo de 1940.

La hora de la batalla más decisiva para el futuro de la nación alemana ha llegado.

Durante más de trescientos años la ambición de los dominadores británicos y franceses ha sido impedir una verdadera consolidación de Europa y, en particular, de mantener a Alemania débil e impotente. Con este fin, Inglaterra sola ha declarado la guerra sobre Alemania treinta y un veces a lo largo de dos siglos.

Durante décadas también la mayor ambición de los dominadores del mundo británicos ha sido impedir a cualquier precio que Alemania consiga la unidad mientras le negaba las materias vitales necesarias para mantener a un pueblo de ochenta millones de personas.

Inglaterra y Francia han perseguido esta política sin tener en cuenta qué régimen hubiese en Alemania en cualquier instante de la Historia. Su objetivo ha sido siempre el pueblo alemán. Hombres de responsabilidad en esos países han proclamado abiertamente esta ambición. Alemania debe ser aplastada y disuelta en muchos estados pequeños. Entonces, el Reich perderá su poder político y como consecuencia sus medios para asegurar para el pueblo alemán sus derechos vitales sobre esta tierra. Por esta razón, todas mis ofertas de paz fueron rechazadas y se nos declaró la guerra el 3 de septiembre del pasado año. El pueblo alemán no guarda rencor ni animosidad contra los pueblos inglés o francés. Hoy, sin embargo, se enfrente a la pregunta de si desea vivir o perecer.

En pocas semanas, las valientes tropas de nuestros ejércitos derrotaron al enemigo polaco enviado al frente por Gran Bretaña y Francia, eliminando así el peligro en el este. En consecuencia, Gran Bretaña y Francia decidieron asaltar Alemania desde el norte. Desde el 9 de abril, la Wehrmacht ha frustrado este intento en sus mismos comienzos.

Ahora ha llegado el momento de enfrentarse a lo que a largo de los últimos meses hemos visto como un peligro amenazador. Gran Bretaña y Francia tienen el objetivo de empujar sus fuerzas hasta el territorio del Ruhr a través de Holanda y Bélgica mientras llevan a cabo un gigantesco esfuerzo de distracción en el sureste de Europa.

¡Soldados del Frente Oeste! Vuestra hora ha llegado. La batalla que comienza hoy determinará el futuro de la nación alemana para los próximos mil años. Ahora, haced vuestro deber. El pueblo alemán está con vosotros en su deseo de victoria.

Adolf Hitler.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada