lunes, 17 de mayo de 2010

El pánico atenaza París - 17/05/1940.

Camaradas,

Tropas del 39º Panzerkorps toman Lovaina a los británicos tras duros combates, mientras el 16º Panzerkorps avanza hacia Gembloux, defendida por la 1ª Armée francesa, siendo atacado por los 12 Blenheim que quedan a la Advance Air Streaking Force; 11 son derribados. Las tropas belgas, británicas, y francesas continúan replegándose lentamente a la línea del Escalda.

Toma de Bruselas.

Mapa de operaciones en el Mosa Belga desde el 10 de mayo.

En Bélgica, tropas de 6º Ejército alemán del general Reichenau ocupan Bruselas por la tarde. La capital había sido declarada ciudad abierta y desguarnecida; poco antes el gobierno belga huyó a Ostenda.

La Wehrmacht atraviesa Bruselas.

Rommel entra en Francia.

Rommel, imparable.

De madrugada, la 7ª Panzerdivision de Rommel avanza desde Sivry por caminos congestionados de refugiados y equipos militares abandonados, capturando miles de infantes. A las 04:00 horas, los germanos encuentran a los carros de la 5ª división motorizada francesa cerca de Avesnes, derrotándoles al amanecer. Por la tarde, la vanguardia alemana cruza el río Sambre por la localidad de Landrecies y entra en Le Cateau, retornando a Avesnes para reagruparse.

Rommel discute la estrategia a seguir con su plana mayor.

Cuartel general destruido.

Avance de Rommel desde Sivry.

Una audaz incursión de la Luftwaffe destruye el cuartel general del 2º Cuerpo de Ejército francés, facilitando el avance de las tropas de Rommel.

Ruptura de la Línea Sambre-Oise.

Los panzer de Rommel se labran su merecida fama. 

En las últimas 48 horas, la 7ª Panzerdivision de Rommel ha avanzado unos 80 km, cruzando las fortificaciones fronterizas de Francia y rompiendo la línea defensiva de la 1ª Armée francesa, planificada por el general Georges, a costa de perder sólo un oficial y menos de 40 soldados, destruyendo o capturando en cambio más de 100 carros y haciendo 10.000 prisioneros: a la 1ª división acorazada francesa solo le quedan 3 tanques, la 5ª división motorizada también está fuera de combate, y de las 4ª y 18ª divisiones de infantería apenas quedan soldados en libertad. La 1ª división está partida en dos y la 101ª división se repliega a Cambrai.

Avance alemán a Maubeuge.

Sector de Maubeuge.

La 5ª Panzerdivsion cubre al flanco derecho del avance de Rommel rompiendo las líneas de la 43ª división francesa al sur de la fortaleza de Maubeuge.

Guderian va demasiado rápido.

A las 07:00 horas el general Guderian y el general von List, su superior como comandante del 12º Ejército alemán, viajan al cuartel de von Rundstedt, jefe del Heeresgruppe A, quien les comunica que Hitler esta furioso, pues sus Panzers han avanzado demasiado rápido, sin proteger sus flancos ni esperar a unidades que aseguren su retaguardia y les abastezcan. Rundstedt ordena que interrumpan hoy sus ataques, pero les permite organizar "fuerzas de reconocimiento".

¡Demasiado rápido, Herr General!

Cabezas de puente en el Serre.

Los ingenieros del 19º Panzerkorps de Guderian ensamblan varios pontones sobre el Serre al norte de Marle, mientras la 1ª Panzerdivision asegura Crecy, en la ribera occidental del río.

Avanza la infantería germana.

Vorwärts, Deutsche Infanterie, vorwärts!

Ya están en Francia la mayoría de las divisiones de infantería de los 4º y 12º Ejércitos alemanes, rezagadas con respecto a las unidades mecanizadas y motorizadas que han roto las líneas francesas. La mayor parte de los soldados germanos marchan a pie, transportando vituallas y suministros en carros de caballos. Ocupan poblaciones, emplazan artillería en puntos estratégicos de los flancos de las líneas de abastecimiento, reparan puentes y vías ferroviarias.

Apoyo logístico de la Luftwaffe.

Flota de aviones de transporte de la Luftwaffe en el aeródromo.

Los aviones Ju 52 germanos realizan constantes misiones transportando suministros a los aeródromos cercanos a los frentes en Francia, a veces incluso a las pocas horas de ser tomados por las unidades del Heer, abasteciendo velozmente a los Panzers con las municiones, repuestos, equipos y combustible que necesitan para reanudar la campaña. En cambio la logística del ejército francés ha sucumbido por los depósitos y personal capturados por los alemanes.

Arenga de Gamelín.

El Comandante en jefe de los Ejércitos Aliados y del ejército francés, el viejo general Maurice Gamelin, dice en la orden del día a sus soldados que "El destino de vuestra nación, de las de nuestros aliados y del mundo depende de la batalla que ahora luchamos..."

Fracasado contraataque francés.

El contraataque francés, ahogado.

El contraataque planeado por el general Georges al norte de la Línea del Sambre-Oise encuentra una gran presencia de fuerzas alemanas en localidades que la inteligencia aliada creía libres, cuando en realidad las veloces vanguardias motorizadas germanas las han ocupado en las últimas 24 horas. Las tropas franceses se baten a la defensiva y se repliegan a sus posiciones iniciales.

Primer Contraataque de De Gaulle.

El coronel De Gaulle, al mando de la improvisada 4ª división acorazada francesa, que tiene un batallón de carros Char B, dos batallones de ligeros Renault-35, una compañía de tanques pesados D2, ataca a las 15:00 horas, sin apoyo de infantería y con escaso combustible, a las fuerzas alemanas congregadas en Montecornet. El ataque encuentra una creciente resistencia germana y concluye en una escaramuza con varios centenares de bajas en cada bando.

Llamada a oficiales.

El presidente francés Reynaud envía un telegrama al general Weygand, destinado en Oriente Próximo, pidiéndole viajar inmediatamente a París. Por la noche, Reynaud manda a España a un enviado especial para que se reúna con el viejo mariscal Petain, destinado en la embajada francesa en Madrid, y pedirle lo mismo, rogándole que oculte los motivos de su viaje a Francia.

Quema de documentos.

París tiembla de miedo.

El gobierno francés todavía está convencido de que el próximo objetivo de la Wehrmacht es París, y que tras la ruptura del frente en Sedán los alemanes estarán allí dentro de unos días. Los funcionarios franceses comienzan a quemar documentos secretos del gobierno y el ejército.  Un nuevo fracaso de la Inteligencia aliada.  En realidad, el Plan Manstein persigue la destrucción de los ejércitos Aliados en los Países Bajos.

Sieg Heil!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada