sábado, 29 de mayo de 2010

Pírrico éxito aliado en Narvik - 29/05/1940.

Camaradas,

Después de más de mes y medio de preparativos, los aliados han llevado a cabo su anunciado asalto contra la guarnición alemana de Narvik que, rodeada, aislada y en inferioridad, ha mantenido a raya a sus enemigos durante semanas.  El ataque ha comenzado cerca de la medianoche del 28 al 29 con un nutrido bombardeo naval.

Vista aérea de la ciudad de Narvik.

Gebirsjäger en las montañas de Narvik.

La primera ola de asalto de legionarios franceses y noruegos se ha embarcado bien dentro del Fiordo Herjangs, al resguardo de nuestros puntos de observación en Narvik gracias a las alturas situadas detrás de la ciudad de Öyjord. Mientras todos los buques de guerra aliados disponibles bombardeaban el área de Narvik-Ankenes, la primera ola de asalto se deslizado en el interior del fiordo Rombakken. Los legionarios franceses han desembarcado y establecido una cabeza de playa. Los noruegos han tomado las playas detrás de Narvik. Una segunda ola se ha empezado a organizar en Öyjord para cruzar el fiordo. Los Hurricanes y Gladiators se han concentrado en el sector y han proporcionado a los aliados una superioridad aérea local momentánea. Para las 3:30 de la madrugada del día 29, 1.250 soldados aliados han desembarcado.

Escenario de los combates.

La dotación de un cañón alemán ha avistado los preparativos de la segunda ola de asalto y comenzado a disparar contra los buques. Los Aliados han tenido que retrasar su punto de embarque hasta el fiordo de Herjangs, lo que ha supuesto que el segundo ataque no se haya podido efectuar el ataque a la hora planificada. Entonces se ha levantado una espesa niebla sobre el aeropuerto de Bardufoss. Los aviones aliados en tierra no han podido despegar y los que estaban en el aire han aterrizado apresuradamente. En este momento ha hecho acto de presencia la Luftwaffe y ha comenzado a atacar a los buques aliados al oeste del fiordo Ofot. La infantería alemana, oculta en una cresta, ha atacado entonces cuesta bajo lanzando granadas de mano. Nuestros soldados han hecho retroceder a los noruegos hacia las posiciones de los franceses, que se han parapetado en la playa.

Narvik en llamas durante la noche.

El teniente Balfour, que sirve de oficial de enlace para los franceses, ha perdido sus lámparas de señales y ha sido incapaz de solicitar apoyo de artillería naval desde la playa. Sin embargo, el teniente Balfour ha tomado la iniciativa y embarcándose en una lancha de desembarco ha ido en busca de los buques de guerra británicos, localizando finalmente al destructor HMS Beagle. En medio de los ataques de la Luftwaffe, el HMS Beagle ha llegado a la playa y disparado contra los alemanes a quemarropa. Nuestros soldados se han retirado a las montañas donde habían permanecido atrincherados y han cubierto la retirada de sus camaradas de Narvik.

Gebirsjägers hacia el combate.

En la zona de Ankenes, los polacos han perdido todos sus blindados a causa de las minas, pero han logrado romper nuestras líneas. Más allá de Ankenes nuestras tropas de montaña han contraatacado sobre su flanco y han logrado rechazarlos. Mientras los polacos se reagrupaban, han encontrado a algunas de nuestras tropas retirándose de Narvik y han logrado hundir el último de los paquebotes con los que nuestra guarnición de Narvik escapaba del puerto. El día ha terminado con combates de retaguardia mientras nuestras tropas se retiraban a nuestras posiciones en la montaña, donde nuestro frente ha permanecido intacto.

Narvik, tras los combates de la noche.

Los polacos y los legionarios y los franceses se han dado la mano en el fiordo Beis por la tarde. A las 5 de la tarde los Aliados han entrado en Narvik, con las tropas noruegas a la cabeza de la columna.

Sie leben unsere Gebirsjägere!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada