sábado, 15 de mayo de 2010

Cunde el pánico entre los Aliados - 15/05/1940.

Camaradas,

En París cunde el pánico al conocerse que la Wehrmacht ha roto su línea defensiva en Sedan. Miles de civiles abandonan la capital y las ciudades septentrionales hacia el oeste y el sur; impidiendo el tránsito de las tropas aliadas que van al frente, tal como habían planificado los estrategas alemanes. La Luftwaffe intensifica el bombardeo de pueblos en retaguardia para provocar avalanchas de refugiados que estorban el paso de las columnas militares en las carreteras; después los aviones germanos las atacan aprovechando que están así atrapadas.

Alemanes y prisioneros aliados cruzan el Mosa.

Combate de Florennes.

En Bélgica meridional, la 7ª Panzerdivision al mando de Rommel, del 15º Panzerkorps del general Hoth, avanza desde las 08:00 horas hacia Phillipeville con apoyo de Stukas. Al sur de Florennes, los Panzers se enfrentan a los Char-B de la 1ª división acorazada del general Bruneau, destruyendo 75 de sus 175 carros; la 5ª Panzerdivision de Verner ataca al resto mientras Rommel sigue adelante: solo 17 tanques franceses conseguirán escapar. Mientras, la Luffwaffe desbanda a las 18ª y 22ª divisiones de la 9ª Armée del general Corap. Únicamente la 4ª división norteafricana se repliega en orden, pero tras abandonar en Anthée toda su artillería.

Progreso del 15º Cuerpo Panzer hasta el 14 de mayo y contrataque francés.

Avance alemán en Bélgica septentrional.

Durante toda la jornada, los tanques de la 7ª Panzerdivision nunca se han detenido, disparando siempre en movimiento; incluso los prisioneros son obligados a marchar detrás de las unidades en avance. Por la noche, Rommel atraviesa las líneas de la desorganizada 9ª Armée francesa llegando a Cerfontaine, unos 10 km al oeste de su objetivo, Phillipeville, deteniéndose a reparar y reabastecer sus vehículos además de dar descanso a sus dotaciones.

Estancamiento en Bélgica central.

El 6º Ejército del general von Reichenau ataca la Línea Dyle. El 39º Panzkerkorps es contenido por el BEF entre Lovaina y Wavre. En Lovaina, los germanos toman las inmediaciones de la estación de ferrocarril a una unidad escocesa, pero mañana son expulsados después de tres contraataques. Mientras, la 1ª Armée francesa, desplegada desde Wavre hasta Namur, aguanta con dificultad la embestida del 16º Panzerkorps en Gembloux.

Aparece el Matilda.

Tanque británico Matilda.

En Bélgica entra por primera vez en combate en esta guerra el Tanque de Infantería Mk I "Matilda" británico, encuadrado en los 4º y 7º regimientos de tanques del BEF. Está equipado con 2 ametralladoras Vickers en su versión Mk 1 y un cañón QF de 40 mm en su versión Mk II, y un blindaje de hasta 78 mm.

Ruptura del frente en Monthermé.

Tanque alemán cañonea Monthermé desde el otro lado de un puente derruido.

Operaciones de la 6ª Panzerdivision desde el 13 de mayo hasta hoy.

Al norte de Francia, soldados del 41º Panzerkorps del general Reinhardt equipados con lanzallamas asaltan las fortificaciones de la Línea Dyle en Montherme, defendidas por la 102ª división francesa y la 42ª media brigada colonial de ametralladoras. Los alemanes establecen una cabeza de puente hacia las 08:30 horas; desde entonces los carros de la 6ª Panzerdivison comienzan a cruzar por los pontones que los ingenieros germanos han tendido sobre el Mosa en este sector. Poco después se tenderá otro puente para la 8ª Panzerdivision. La Wehrmacht alcanza así, con un día de retraso, el último de los objetivos de la primera fase de la Fall Gelb.

Cruce a pie del Mosa a través de los puentes derruidos en Monthermé.

Puente de pontones en Monthermé.

Debacle del ejército francés.

Bucle del Mosa en Monthermé antes de la guerra, lugar de la ruptura.

Ruptura del frente en Monthermé.

Al asaltar los germanos Monthermé, las 61ª y 102ª divisiones francesas que defendían el sector intentan retirarse, pero son arrolladas por los panzers en avance. Los alemanes capturan gran cantidad de equipamiento en las cunetas de las carreteras, junto a miles de soldados franceses. Por la tarde, la 6ª Panzerdivision llega a Montcorne, a 60 km. al oeste del Mosa. Al anochecer, la 9ª Armée ha dejado virtualmente de existir; el general Corap es sustituido por Giraud.

Refuerzos al frente.

Columna blindada francesa hacia el Frente.  Al fondo, el humo de la derrota.

En la tarde, el general Gamelín, comandante en jefe de los Aliados, ordena a todas las unidades en retaguardia situarse ante la brecha de 96 km. entre Namur y Sedán para rehacer el frente. La 7ª Armee, que se ha replegado de Bélgica, reemplazará a la desecha 9ª Armée. La Reserva se moviliza formando la 6ª Armée, que avanza hacia Laon. Además, la 3ª Armée envía tres divisiones a la zona, la 5ª Armée otras tres y la 8ª Armée una, pero esta tardará en llegar.

Petición de ayuda urgente.

Por la tarde, el Presidente francés, Reynaud, solicita al Primer Ministro británico, Churchill que el Reino Unido envíe inmediatamente a Francia al menos 10 escuadrones de cazas para contener a la Luftwaffe, a pesar que en los últimos 5 días la RAF ha enviado 12 escuadrones de cazas Hurricane. El mariscal del aire británico, Dowding, se opone al envío en la reunión del Gabinete de Guerra británico, aduciendo que Gran Bretaña quedaría indefensa ante la Luftwaffe.

Contraataque francés en Stonne.

Al noroeste de Francia, la 3ª división acorazada y la 3ª división motorizada de la 2ª Armée al mando del general Huntzinger atacan hacia las 18:00 horas el flanco del 19º Panzerkorps del general Guderian, defendido por la 10ª Panzerdivision y el regimiento SS Grossdeutschtland. Tras diez horas de combate, el ataque francés será repelido en gran parte por la actuación de la 14ª compañía contracarro alemana que pierde 6 de sus 12 piezas y 29 artilleros.

El cazador y su presa.

Orden de alto.

El comandante del Heeresgruppe A, el general Rundstedt, ordena al general List, al mando del 12º Ejército alemán, que detenga al 19ª Panzerkorps, cuyos tanques han penetrado demasiado en territorio francés, para que las tropas de infantería puedan seguirlos, guarneciendo su retaguardia y flancos con artillería, asegurando su ruta de suministros. El general Guderian pide disculpas y suplica avanzar un día más para explotar la desbandada y descoordinación francesa.

Avance alemán en Francia septentrional.

Panzer, marsch! Las puntas de lanza de la 6ª División Panzer avanzan.

Las vanguardias del 19º Panzerkorps de Guderian continúan avanzando hacia el oeste. La 1ª Panzerdivision del general Kirchner derrota a la 14ª división del general Tassigny en Bouvellemont, aunque pierde doce carros, y la 2ª Panzerdivision arrolla a la 53ª división en Signy l'Abbaye y llega a 24 km. de Laon, a Montecornet, donde se reúne con la 6ª Panzerdivision del general Kempf, del 41ª Panzerkorps, que superó la escasa oposición francesa en Brunehammel.

Retirada francesa al Sambre-Oise.

El Estado Mayor francés entra en crisis al enterarse de que las tropas del 19º Panzerkorps están a sólo 24 km. de Laon, en el camino de París. El general Georges, comandante de las fuerzas francesas del frente del noroeste, ordena a los restos de la 9ª Armée replegarse a una nueva línea defensiva en entre los ríos Sambre y Oise. Pero las tropas de este contingente han abandonado su equipo pesado, huyendo dispersas y sin cohesión alguna, resultando imposible reagruparlas.

De Gaulle reúne tropas.

El Coronel Charles de Gaulle junto a un carro blindado.
El general Georges planea un contraataque a gran escala para cerrar la brecha entre Namur y Sedan. El general Touchon, de la recién creada 6ª Armée, ordena al coronel De Gaulle que reúna varias unidades de carros de su unidad para formar una 4ª división acorazada francesa capaz de medirse con las temidas Panzerdivisionen germanas que operan en el sector de Laon.

Precariedad aérea aliada.

La Luftwaffe y la Flak han causado graves pérdidas en la aviación aliada. A día de hoy la RAF sólo tiene 12 bombarderos Blenheim, que intentan destruir los puentes sobre el Mosa en Dinant, y ha retirado a los cazabombarderos Fairey Battle de las misiones diurnas, aunque conserva gran cantidad de cazas. En cambio a la Armee l'Air sólo le quedan 38 cazas.

Repliegue de la Streaking Force.

El general Barret ordena que los aeródromos de la Advanced Air Streaking Force de la RAF situados cerca del frente francés sean evacuados, después de que los cazas de la Luftwaffe abatieran con facilidad varios Hurricanes destinados a defenderlos. Durante los siguientes días la aviación británica se limitará a retirarse y apenas realizará misiones en Francia. Los pilotos británicos operarán desde bases situadas más al suroeste de Francia o Gran Bretaña.

Capitulación de Holanda.

El General holandés Winkelman tras firmar la capitulación.

A las 11:30 horas en Rijsoord, cerca de Rotterdam, el general Winkelmans, comandante del ejército holandés, firma su capitulación ante delegados del 18º Ejército alemán del general Kuechler; el suroeste de Holanda aún resiste. En 4 días de combate han caído muertos unos 9.000 soldados holandeses y otros 16.000 están heridos. El nuevo gobernador de Holanda, el Reichskommissar doctor Seyss Inquart, informará que han fallecido unos 2.900 civiles. La Reina Guillermina forma en Londres un gabinete en el exilio para mantener la esperanza de sus compatriotas en recuperar su libertad y colaborar con los Aliados en la lucha contra el III Reich.

Soldados holandeses se rinden.

Proclamación del Führer.

¡Soldados del frente holandés!

En cinco días habéis atacado a un enemigo fuerte y bien pertrechado que se ha defendido escurridizamente detrás de barreras y fortificaciones militares aparentemente invencibles. Habéis eliminado su fuerza aérea y finalmente habéis forzado su rendición. El vuestro es un logro de una naturaleza verdaderamente única. El futuro demostrará su importancia. Este éxito ha sido posible sólo a través de vuestra cooperación ejemplar, a través de la determinación de vuestro liderazgo así como a través del valor de los soldados individuales. Esto se hace especialmente cierto en el caso de los hombres pertenecientes a la rama paracaidista y aerotransportada que han desafiado a la muerte en su heroica misión.

En el nombre del pueblo alemán, os ofrezco mi gratitud y admiración.

Adolf Hitler.

Concepción de los bombardeos estratégicos.

En una reunión del Gabinete de Guerra británico con los jefes de Estado Mayor de la Royal Navy, la RAF y el ejército británico, el Mariscal del Aire, Dowding, sostiene enérgicamente la necesidad de enviar más aviones a Francia para combatir a la poderosa Luftwaffe allí, e incluso realizar incursiones en Alemania, antes que resignarse a combatir sobre Gran Bretaña. La primera idea es rechazada tras severas discusiones, pero la segunda se acepta.

Seducir a los Estados Unidos.

El Primer Ministro británico, Churchill, concibe la idea de que Estados Unidos debe unirse a los Aliados como única forma de vencer a Alemania. Hoy envía el primer telegrama de una larga serie al Presidente norteamericano, Roosevelt, destinada a conmoverle a él y a sus conciudadanos a abandonar su neutralidad en solidaridad como anglosajones. De momento solicita ayuda en forma de petición de venta de viejos destructores, aviones y otras armas.

Advertencia a Bruselas.

Despliegue de las fuerzas británicas ante Bruselas según disposición adoptada en el día de hoy.

Reconocimientos aéreos de la Luftwaffe indican que en la ciudad de Bruselas hay tránsito de tropas aliadas, contraviniendo la declaración de ciudad abierta realizada por sus autoridades. El OKW advierte a los Aliados que si persiste la presencia militar en la capital, que está ya muy cerca del frente, puede ser bombardeada.

Sieg Heil!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada