lunes, 24 de mayo de 2010

El Führer detiene a los panzer - 24/05/1940.

Camaradas, 

A las 12:30 horas, el OKW ordena a los 19º y 41º Panzerkorps que no avancen hasta Dunkerque y se detengan en el canal Aa; por orden de Hitler el Heer no debe tomar el puerto y sólo la Luftwaffe podrá atacarlo. La Wehrmacht aprovecha esta necesaria parada técnica para reparar sus tanques y dar descanso a sus fatigadas dotaciones, protagonistas de la invasión. Gracias a la atenuación de la ofensiva germana podrán llegar a la costa miles de soldados y vehículos aliados, que se congregarán en las playas en espera de embarque a Gran Bretaña.

Poniendo a punto al panzer.

Un merecido descanso.

Próximos objetivos.

Situación en Dunkerque a día de hoy según el mapa de operaciones alemán.

Hitler firma su Directiva de Operaciones nº 13, en la que constata que el siguiente objetivo del Heer, tras la consecución de todos los consignados en la Fall Gelb, es aniquilar las bolsas de resistencia de los aliados cercados en Artois y Flandes. La Luftwaffe se encargará de evitar que los aliados cercados en Dunkerque escapen por el Canal de la Macha, y además le da autorización para atacar Gran Bretaña cuando reagrupe sus fuerzas tras cumplir este cometido.

Reorganización alemana.

El Führer estudia la situación con von Rundstedt.

El Führer acude al cuartel general de von Rundstedt, comandante del Heeresgruppe A, en Charleville, y este se muestra conforme en detener a las Panzerdivisionen en Dunkerque, aduciendo que el asalto de tanques a núcleos habitados no forma parte de la actual doctrina operativa germana, prefiriendo retirar Panzers al norte del Somme y al Aisne y desplegarlos allí ante los ejércitos franceses en preparación de la inminente Fall Rot u Operación Rojo.

Justificando el cerco de Dunkerque.

El general Jodl, jefe de operaciones del OKW, acalla las protestas del general Halder, jefe del estado mayor del Heer, respecto a la detención de sus Panzers ante Dunkerque, diciéndole "... La guerra está ganada; solo tenemos que terminarla. Sería absurdo arriesgar un sólo panzer cuando podemos hacerlo de una manera más barata, sirviéndonos de la Luftwaffe..."

Alemanes en el Lys.

Soldados alemanes avanzan hacia el Canal de Lys.

En el noroeste de Bélgica, tropas del 18º Ejército alemán capturan Gante, mientras el ejército belga comienza a replegarse hacia la periferia de Brujas y la costa. El rey Leopoldo informa a sus ministros que permanecerá con sus hombres hasta el final. Un poco más al sur, unidades del 6º Ejército entran en Tournai y llegan al Lys; el BEF se retira al Canal de la Mancha.

Refuerzos a Calais.

Representación del asedio a Calais, que los Aliados pretenden sea uno de sus puertos de evacuación.

Lord Gort envía refuerzos a la ciudad portuaria de Calais, el 3º regimiento de carros y la 30ª brigada motorizada, pero sufren muchas bajas al entrar por el fuego de la 10ª Panzerdivision. La Royal Navy despliega ante el puerto una escuadra de 2 cruceros ligeros y 7 destructores para prestar cobertura artillera y antiaérea a los sitiados.

Alemanes en Francia septentrional.

Las divisiones de infantería germana consolidan sus posiciones en toda la franja al norte del Somme y el Aisne. La 7ª división de caballería francesa fracasa al intentar recuperar la ciudad de Amiens.

Toma de Maubeuge.

Bombardeo de Maubeuge.

La fortaleza francesa de Maubeuge se rinde a los germanos tras más de una semana de ataques, durante los cuales casi todo el barrio antiguo de la ciudad ha sido destruido por la artillería.

Evacuación de Boulogne.

Por la noche la Royal Navy comienza la operación de evacuación de los aliados en Boulgone.

Sin ayuda del BEF.

El Cuerpo Expedicionario Británico: derrotado y en retirada.

A las 17:00 horas el general Gort aclara a Weygand que las tropas británicas en Bélgica no colaborarán en ninguna maniobra ofensiva aliada. El Comandante Supremo aliado culpa a los británicos del posible fracaso de la próxima contraofensiva francesa.

Cancelación de la Operación Rupert.

El Supremo Consejo de Guerra aliado se reúne en París, decidiendo cancelar su intervención en Noruega, pues no pueden destinar allí recursos tras la invasión alemana de Francia y los Países Bajos. Los Aliados acuerdan como último acto de orgullo atacar Narvik y volar todas las instalaciones portuarias para perjudicar el suministro de hierro sueco del III Reich, que era la razón de la campaña. Los noruegos no son avisados de esta decisión.

Es lebe Deutschland!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada