sábado, 17 de abril de 2010

Operación Martillo contra Trondheim - 17/04/1940.

Camaradas,

Los británicos han desembarcado fuertes contingentes de tropas en los puertos de Namsos y Åandalsnes, todavía en manos noruegas. Se confirman, por tanto, los informes de Inteligencia que llevaron a realizar la operación paracaidista en Dombås donde, por cierto, nuestros paracaidistas continúan combatiendo contra fuerzas noruegas superiores.

Soldados británicos provistos de salvavidas a bordo de un buque de transporte listos para desembarcar.

Puerto de Åndalsnes, junto con el de Namsos, punto principal de desembarco de la fuerza aliada.

Los planes de guerra aliados originales para la campaña en Noruega Central, conocidos como operación Martillo, pretendían realizar un ataque sobre Trondheim desde tres direcciones por parte de tres fuerzas distintas: la Mauriceforce, desembarcada en Namsos, la Sickleforce, desembarcada en Åndalsnes y la Hammerforce, desembarcada en el propio Trondheim. Sin embargo, y debido a la potencia de nuestras unidades en Trondheim, los Aliados han decidido emplear tan sólo las dos primeras fuerzas.

La Mauriceforce, compuesta principalmente por la 146ª Brigada que ayer desplegó su primer millar de hombres, ha desembarcado al completo hoy en Namsos junto con su comandante, Adrian Carton de Wiart. En Åndalsnes, para ser fieles a su enfermiza prudencia y crónica falta de audacia, los británicos tan sólo han desembarcado un destacamento de 750 soldados, aunque mañana se espera que desembarque la totalidad de la la 148ª Brigada. La ciudad de Trondheim, por tanto, se encuentra ahora bajo la amenaza de las dos cabezas de playa británicas.

El General Carton de Wiart, corazón de la Mauriforce.  Un veterano que abandonó sus estudios en Oxford para alistarse en el ejército durante las guerras Boer.  Perdió la mano izquierda en la Gran Guerra y un ojo durante una de las guerras coloniales de Gran Bretaña en Oriente Medio.

Los británicos pretenden recuperar la iniciativa mediante estas maniobras, pero la Luftwaffe ya se ha encargado de causarles el primer contratiempo más allá de algunas bombas y muertos.  En efecto, el fiordo de 15 millas de profundidad que conduce al pequeño puerto de Namsos ha resultado demasiado estrecho y tortuoso para la navegación de los buques de transporte de tropas.  Temerosos de las incursiones de la Luftwaffe, los británicos han decidido transportar la mayoría de sus tropas a los destructores.  En la confusión del traslado se ha mezclado equipamiento militar y un transporte ha regresado Inglaterra con 170 toneladas de armas, víveres y municiones aún a bordo, dejando a la Brigada con suministro tan sólo para dos días.  Los británicos han echado de menos hasta al propio comandante de la Brigada, que se encontraba a bordo de uno de los transportes con destino Narvik... 

England wird fallen!

No hay comentarios:

Publicar un comentario