miércoles, 14 de abril de 2010

La batalla de Dombås – 14/04/1940.

Camaradas,

Las primeras unidades de la Fuerza Expedicionaria aliada han desembarcado en Harstad, treinta y cinco millas al norte de Narvik. Los Aliados han preferido ser precavidos antes que arriesgarse a una operación arriesgada, pero audaz.

Quien sí ha sido audaz ha sido el General Nikolaus von Falkenhorst, quien ayer recibió las órdenes de hacerse con el control del pueblo de Dombås mediante un ataque paracaidista. La razón para esta orden son unos informes de Inteligencia acerca de inminentes desembarcos aliados en Åndalsnes. Su principal tarea es la destrucción de la vía de ferrocarril, estratégicamente situada en un cruce de caminos, y el bloqueo de cualquier avance aliado hacia el interior.

Mapa de Noruega con sus principales vías ferroviarias.  El enclave de Dombås será un punto estratégico vital para los Aliados tras su planeado desembarco en Åndalsnes.

El estratégico nudo ferroviario de Dombås.

La operación se ha ejecutado hoy, con numerosos incidentes. A las 17:00 han despegado 15 aviones de transporte Junker Ju-52 desde un aeródromo cercano a Oslo. El estado climatológico desaconsejaba continuar adelante con la operación, pero al tratarse de una orden directa del Führer ha habido que seguir adelante.

La misión de los paracaidistas ha supuesto el segundo ataque paracaidista con oposición de la Historia. El primero tuvo lugar hace cinco días cuando la base aérea de Sola cerca de Stavanger fue capturada al inicio de la operación Weserübung.

Junker Ju-52 derribado en Dombås.

Debido al mal tiempo los aviones alemanes han tenido que volar a ras de los árboles. Para nuestra desgracia, un batallón de infantería noruego se encontraba establecido en Dombås desde ayer por la tarde y han disparado con sus armas de infantería a los aviones alemanes. Sólo siete Ju-52 de quince han podido regresar a aeródromos amigos y de los 185 paracaidistas iniciales, el Oberleutnant Herbert Schmidt tan sólo ha podido reunir a 63, con el resto de los paracaidistas muertos o desperdigados por un área muy extensa. Con esta fuerza reducida, Schmidt ha iniciado su tarea de bloqueo de la red de carreteras y ferrocarriles noruegos. La carretera principal ha quedado bloqueada y la línea de teléfono cortada. Los alemanes han avanzado hacia Dombås a bordo de vehículos capturados y con muchas precauciones.

Fallschirmjäger sobre las nieves de Noruega.

Al llegar a la población granjera de Li, los alemanes se han encontrado con dos camones cargados de soldados noruegos. Después de un breve intercambio de fuego durante el cual el Oberleutnant Schmidt ha resultado gravemente herido, los alemanes se han retirado y establecido posiciones defensivas en erizo en las granjas de Ulekleiv y Hagenvolden, cubriendo todas las direcciones y dominando todo el entorno. Schmidt, a pesar de estar seriamente herido, nunca ha dejado el mando de la unidad y ha dado órdenes a sus hombres de dejar mensajes sobre la nieve a la Luftwaffe para que les provean suministros y municiones vía aérea.

Los soldados alemanes, paracaidistas de elite, rodeados y en inferioridad numérica, están decididos a combatir hasta el último cartucho.

Es lebe Fallschirmjäger Truppen!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada