domingo, 15 de agosto de 2010

La batalla más dura sobre Inglaterra - 15/08/1940.

Camaradas,

Debido a que los pronósticos anunciaban malas condiciones climatológicas y a que por consiguiente todas las operaciones deben ser pospuestas, Göring ha convocado a sus comandantes principales a una conferencia en Carinhall, incluyendo a Albert Kesselring, Hugo Sperrle, el General Bruno Lorzer del Fliegerkorps II y el General Joachim Coler de la Fliegerdivision XI. Göring ha hecho ver a sus comandantes que los ataques de la Luftwaffe no están teniendo un impacto significativo en la RAF y desea saber los fallos que han tenido lugar el motivo por el que están sufriendo tantas bajas. “Debemos causar un mayor impacto con nuestros ataques”, dice Göring, “Nuestras misiones deben consistir en más bombarderos, mayores formaciones, mayores escoltas que volarán con mayores habilidades de lo que lo han hecho antes.” También imparte Göring a sus Comandantes una de las órdenes que la Historia ha considerado más cruciales al instruirles de que el bombardeo de las estaciones de radar no está teniendo ningún efecto en los británicos; las estaciones no están siendo destruidas y el bombardeo de las mismas no va a redundar en la destrucción de ninguno de sus aviones.

Göring reunido con varios oficiales de la Luftwaffe en su residencia de Carinhall, cerca de Berlín.

Las buenas noticias han llegado cuando el tiempo se ha aclarado hacia la media mañana y se ha dado orden para que comiencen las operaciones tal y como se habían planeado. En el Cuartel General del II Fliegerkorps ya tienen 1.000 cazas y más de 800 bombarderos preparados con todo su complemento de bombas y sus depósitos de combustible llenos a la espera de recibir la orden de despegue. El Oberst Paul Deichmann, sin haber recibido la pertinente orden por parte sus superiores, decide por su cuenta y riesgo que no se puede desperdiciar la oportunidad y ordena lanzar el ataque.

Operaciones aéreas en el día de hoy.

El plan consiste en que los Junkers Ju 87 Stuka cargados con bombas de 500 y 250 kg encabecen la formación, los Dorniers atravisesn el Canal y se dirijan a Eastchurch y los Bf 110s se dirijan a los Estrechos de Dover y ataquen de nuevo Manston. En el centro, más de 100 Messersmicht Bf 109 proporcionarán cobertura a las formaciones a su derecha e izquierda.

Las estaciones de radar británicas a lo largo de la costa sur detectan formaciones inmensas que avanzan entre Lympne y Manson. Hay tantos aviones atravesando el Canal que muchos ni se pueden ver en las pantallas de radar. La Luftwaffe ataca Inglaterra en masa, con 1.120 aviones en el aire.

Wir fahren nach England!

10:00: La Luftflotte 5 establecida en Noruega envía 63 bombarderos Heinkel He111 y 25 Bf 110s con el objetivo de atacar los aeródromos británicos en Asworth, Dishforth, Newcastle, Sunderland y Middlesborough. Los Bf 110s van equipados con un depósito de combustible desechable de 1.000 litros para  aumentar su autonomía.  A la misma hora, más de 50 bombarderos Junkers Ju 88 despegan de Dinamarca para bombardear aeródromos británicos en el norte de Inglaterra.

11:30: Los Bf 109s de la Luftflotte 2 se baten en duelo exitosamente contra dos escuadrones británicos mientras los Ju 87 Stukas bombardean los aeródromos de Hawkinge y Lympne ocasionándoles daños graves y dejándolos fuera de servicio durante varios días. Los Ju 87s se concentran entonces en las estaciones de radar de Rye, Dover y Foreness, demoliendo edificios a voluntad, cortando sus líneas de alimentación eléctrica y desconectando completamente las torres. Todas las estaciones de radar quedan desmanteladas y la RAF está ciega ahora, con sus “ojos” literalmente arrancados. La observación aérea queda únicamente en manos del Cuerpo de Observación que sólo puede ver lo que los ojos humanos.

Las pantallas de radar, ciegas.

Distribución de los grupos de caza británicos y aeródromos principales de la RAF, los objetivos de la Luftwaffe.

12:00: Una docena de Bf 110s consiguen penetrar el sistema defensivo inglés y atacan de nuevo el aeródromo de Manston. No arrojan bombas, pero ametrallan el aeródromo con fuego de cañón y ametralladora destruyendo dos Spitfires en tierra y matando a 16 hombres del personal.

12:10: Las estaciones de radar y el Cuerpo de Observación detectan formaciones alemanas que se aproximan a la costa noroccidental de Inglaterra y sur de Escocia a través del Mar del Norte.  En primera instancia creen que se trata de 30 aviones, pero más tarde descubren que son más de un centenar.  La mayoría de los escuadrones que suelen tener los británicos en ese área se componen de unidades de entrenamiento, pero esta vez los ingleses cuentan con varios escuadrones experimentados que se encuentran descansando.  Los británicos se reúnen para atacar a los cerca de 130 aparatos alemanes que han sido enviados desde Noruega y Dinamarca.

Finalmente, la misión de la Luftflotte 5 a través del Mar del Norte consigue dañar dos aeródromos a cambio de 23 aviones derribados.  Un precio demasiado alto para nuestros chicos.

Bombarderos en ruta.

14:15: Largas concentraciones de aviones se agolpan en Calais. Con la mayoría de estaciones de radar fuera de combate, los ingleses no saben hacia dónde se dirigen. Los ingleses envían mensajes urgentes al Cuerpo de Observación para que esté alerta. Toda la esquina sureste de Gran Bretaña está ciega.

15:00: 16 Bf 110s del grupo EprGr 210 y Ju 87s con una escolta de Bf 109s atraviesan la costa de Essex y efectúan un ataque contra el aeródromo Martlesham Heath que lo desmantela durante varios días. Los Stukas atacan las estaciones de señales y los Bf 110s los edificios administrativos y los talleres. Dos hangares son dañados con un bombardero Fairy Battle destruido. El ataque rompe las tuberías de agua y las telecomunicaciones.

La Luftwaffe vuela hacia la victoria.

15:30: La gran formación de la Lufwaffe que se agolpaba en Calais con 88 Dornier Do 17s y más de 200 cazas Bf 109s aparece sobre los Estrechos de Dover. Los ingleses envían a la desesperada siete escuadrones que deben enfrentarse a 290 aviones alemanes.

El aeródromo de Rochester antes de ser machacado por la Luftwaffe.

El gran número de Bf 109s mantiene a los cazas ingleses a raya hasta que la formación alcanza la costa en Kent, donde se divide en dos grupos con dos objetivos distintos. Por un lado, los Dorniers arrojan casi 300 bombas de alto explosivo sobre el aeródromo de Rochester destruyendo hangares, almacenes, bloques de reparación y seis aviones. También golpean con dureza la fábrica Popjoy en el propio aeródromo. El segundo grupo ataca de nuevo Eastchurch causando grandes daños.

17:00: Las áreas de combate se centran ahora en el oeste. 60 Bf 109s y 25 Bf 110s vuelan proporcionando escolta a una formación de 40 bombarderos en picado Ju 87 al sur de Portland. Los ingleses envían dos escuadrones a interceptarlos, pero se dan cuenta de que son demasiado pocos y preparan un tercero. Al final, 20 cazas ingleses se enfrentan a 125 aparatos alemanes. Un caza inglés para cada cinco aviones de la Luftwaffe y como no podía ser de otra forma los ingleses pierden seis aparatos con sus pilotos.

Ataques del día de hoy contra el sur de Inglaterra.

17:50: Mientras el combate tiene lugar sobre Portland, 60 Ju 88s con su escolta de 40 Bf 110s consiguen deslizarse en el interior de Inglaterra y se dirigen hacia el aeródromo de Middle Wallop, donde un escuadrón de Spitfires se prepara para despegar. Pero a escasas 20 millas de distancia, la formación se divide, dirigiéndose uno de los grupos al aeródromo de Worthy Down. Ambos aeródromos son bombardeados.

18:20: Una pequeña formación de bombarderos Do 17s alcanzan la costa sin ser detectados por el dislocado sistema de radar. Dos escuadrones de caza ingleses, agotados tras los prolongados combates del día, son retenidos por la escolta de Bf 109s y permiten que los bombardeos ataquen el aeródromo de West Mailing.

Ilustración del Bf 110 de Rubbensdorffer durante su última misión sobre Croydon.

18:50: Una formación de Messersmicht Bf 110s del EprGr 210 escoltada por 8 Bf 109s se infiltra sin ser detectada y volando contra el sol de poniente hasta el aeropuerto Croydon del sur de Londres, un antiguo aeropuerto civil usado ahora por la RAF. En realidad, su objetivo era el aeródromo de Kenley. La formación de Rubensdörffer arroja sus bombas contra los silenciosos edificios de ladrillo rojo y el suburbio entero de Croydon se estremece a medida que las explosiones golpean una a una el aeródromo. Las casas de alrededor son dañadas por las ondas expansivas, que abren agujeros en las paredes y arrancan tejados. Las explosiones se oyen desde el Parlamento en el centro de Londres. En ese momento Rubensdorffer cae en la cuenta de que Croydon es un suburbio de Londres y recuerda las órdenes explícitas del Führer según las cuales Londres incluido su puerto y sus suburbios no debían ser atacados y que cualquiera que viole esa orden será sometido a un consejo de guerra si sobrevive al ataque.

Pero Rubensdorffer no llegará a saber si el Führer lo habría sometido a un consejo de guerra, porque su aparato es alcanzado y mientras intenta regresar a Europa después del ataque con su aparato averiado no puede quitarse de encima a un Hurricane que poco a poco recorta la distancia y termina por alcanzarlo a la altura de Kent. El Bf 110 de Rubensdorffer comienza a arder cuando los el combustible de los tanques perforados impregna su fuselaje y alas y el Hurricane vuelve a disparar. El Bf 110 del valeroso Rubensdorffer cae entre los árboles y estalla.

Un aparato alemán derribado tras el ataque contra Croydon.

Las noticias agitan a los londinenses. Estas han sido las primeras bombas que han caído sobre su ciudad y para muchos esto confirma sus peores temores. 60 civiles pierden la vida y 180 resultan heridos.

Sala de Control en el Cuartel General del Comando de Caza británico.

En el Cuartel General del Comando de Caza inglés del Grupo 11, Winston Churchill, Hugh Dowding, Lord Ismay y Lord Beaverbrook permanecen en silencio mientras observan el inmenso maremagno que hay en el gran tablero que tienen ante ellos. Han estado observando la pared a medida que escuadrón tras escuadrón aterrizaba, repostaba, se reamaba y volvía a despegar. Se han quedado ahí hasta que al fin han visto que el último de los aviones alemanes regresaba al otro lado del Canal. Hasta ahora, la de hoy ha sido la batalla aérea más dura, habiendo efectuado la Luftwaffe 1.760 salidas y la RAF casi 1.000. Ha habido combates desde Newcastle en el norte a Dover en el sur y Portland al oeste. La Luftwaffe ha perdido setenta y seis aparatos y la RAF treinta y cuatro.

Winston Churchill se da la vuelta y abandona la sala. Se dirige en silencio de vuelta a Chequers cerca de Amersham en el oeste de Londres. Lord Ismay le sigue e intenta hablar a un preocupado y disgustado Churchill. “No me hable”, murmura el Primer Ministro, “Nunca antes me he sentido tan conmovido”. Permanecen sentados en silencio mientras el coche oficial les lleva hacia la residencia ministerial. Entonces, con un tono de voz visiblemente emocionado, Churchill dice: “Nunca, nunca en el campo de los conflictos humanos, tantos han debido tanto a tan pocos.” (Never, never in the field of human conflict, was so much owed by so many to so few.”

Es lebe Nationalsozialismus!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada