domingo, 22 de agosto de 2010

Duelo artillero a través del Canal - 22/08/1940.

Camaradas,

La lluvia y los vientos fuertes se han prolongado durante todo el día, por lo que de nuevo no ha habido operaciones aéreas de consideración sobre Inglaterra. Cabe destacar el controvertido bombardeo que la Luftwaffe ha efectuado a las 3:30 de la madrugada sobre la localidad de Harrow y la vecina Wealdstone. Dichas localidades no pertenecen estrictamente al área metropolitana de Londres sino a la de Middlesex pero, en lo que respecta a la Defensa Civil británica, Harrow se encuentra en el interior de los límites del perímetro defensivo de Londres.

Oficiales alemanes contemplan los blancos acantilados de Dover desde la costa francesa.  A tiro de piedra, como quien dice.

Pieza de artillería de 14 pulgadas apuntando a Dover.

El ataque más importante de la jornada y al mismo tiempo el más curioso, ha tenido lugar cuando las baterías de largo alcance de 14 pulgadas y con un alcance de 20 millas, instaladas desde Boulogne hasta Calais, han bombardeado un convoy y la ciudad de Dover a través del Canal. Su primer objetivo ha sido el convoy británico “Tótem” que bordeaba el lado inglés del Canal con su escolta. Las bombas han comenzado a caer alrededor de los confundidos británicos, que alucinaban al no ver ningún avión sobre ellos hasta que se han dado cuenta de que los proyectiles provenían de baterías costeras. La escolta de la Royal Navy ha levantado cortinas de humo para ocultar los buques mercantes y el bombardeo se ha prolongado durante ochenta minutos sin haber logrado ningún impacto. Las baterías costeras inglesas han respondido al fuego alemán en lo que ha constituido el primer duelo artillero de costa a costa de la Guerra. Después, al anochecer los cañones han apuntado Dover y lo han bombardeado durante 45 minutos. Hacia medianoche, los civiles han huido de Dover a buscar refugio mientras sus casas caían demolidas bajo nuestras bombas.

Alcance de las baterías de largo alcance emplazadas en Calais.

Los ingleses se anotan un tanto en el Mediterráneo. Dos aviones torpederos Swordfish atacan en el puerto de An-el-Gazala a un buque cisterna italiano, el Monte Gargano, que se encontraba anclado entre un destructor y un submarino. Los torpedos alcanzan su objetivo y hunden a los tres barcos, en lo que constituye un insólito prodigio de efectividad: dos torpedos por tres buques.

Es lebe Deutschland!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada