miércoles, 11 de agosto de 2010

El mal tiempo retrasa el Adlerangriff - 11/08/1940.

Camaradas,

Lo que durante el mes de julio han sido esencialmente “combates sobre el Canal”, ha supuesto el preludio de lo que se ha planeado y está a punto de suceder en agosto. Göring ha ingeniado la operación Adlerangriff o Ataque del Águila, que va a suponer un ataque masivo contra la RAF. Dado que los ataques anteriores de la Luftwaffe no han conseguido atraer a los cazas británicos, la nueva fase está ideada para destruir a la RAF en el aire y en el suelo.

Avión del Wekusta en misión de reconocimiento metereológico.

Los aviones del servicio de reconocimiento metereológico de la Luftwaffe (Wekusta) han estado realizando vuelos meteorológicos diariamente en el interior del Océano Atlántico. En el día de hoy han informado de que la presión barométrica está aumentando en el suerte del Medio Atlántico a la altura de la costa española y que de acuerdo con la velocidad y dirección del viento se puede confiar en que el buen tiempo prevalecerá durante los próximos días en el área del Canal y en particular sobre los objetivos escogidos. Göring afirma que si el tiempo estuviera de su lado, la Luftwaffe destruiría a la RAF en menos de catorce días. El Reichmarschall tiene casi 2.000 aviones a su disposición, con unos 800 bombardeos de medio alcance, 700 cazas Bf 109s, 250 bombarderos en picado Ju 87 y 160 cazabombarderos bimotor Bf 110s además de algunos aviones de reconocimiento. Sus pilotos se encuentran bien entrenados. Incluso los más noveles atraviesan un concienzudo programa de entrenamiento.

Enjambre de Messerschmitt Bf 109 aguardan la orden para el despegue.  Nuestra Luftwaffe lo tiene todo en su mano para conseguir la vitoria.

En comparación, la RAF dispone de tan sólo 650 cazas y aproximadamente 1.250 pilotos, muchos de los cuales carecen del entrenamiento adecuado. De hecho muchos de ellos tienen que completar su entrenamiento en un aeródromo de combate debido al hecho de que la RAF necesita con urgencia pilotos. Lo cierto es que los pilotos ingleses, con experiencia o sin ella, han demostrado gran valor en los combates de julio sobre el Canal. La nueva fase de la Batalla de Inglaterra los pondrá a prueba.

8:30 de la mañana. Es domingo, y el puerto de Dover en el sudeste de Kent se despierta como cualquier otro domingo por la mañana. Es temprano, y los que no se preparan para asistir a la iglesia duermen o se preparan para disfrutar de su desayuno dominical. Esto es así hasta que escuchan las hélices de los bombarderos que vienen del otro lado del Canal directamente hacia Dover. Para ellos es algo extraño. Hasta ahora, todos los ataques de los alemanes habían sido contra el tráfico marítimo así que, ¿por qué se dirigen ahora hacia Dover y la costa de Inglaterra? En seguida han pensado que los aviones de la Luftwaffe se dirigen hacia los centros industriales a lo largo del Támesis o al propio Londres. Por eso, su sorpresa ha sido mayúscula cuando las explosiones han azotado el puerto, altas columnas de agua han salido escupidas al aire a medida que las bombas caían y muchas casas de los alrededores han sido derruidas víctimas de los bombardeos. La gente ha huido gritando y chillando en todas direcciones.  A pesar de que la sirena había sonado nada más escucharse el ruido de los aviones, muchos han ignorado la posibilidad de que pudiera tratarse de un ataque aéreo porque hasta la fecha la Luftwaffe no había atacado bases terrestres en el Reino Unido.

Combates aéreos sobre Dover.

En realidad, tan sólo se trata de una formación de unos treinta Bf 110s escoltados por otra treintena de Bf 109s. El verdadero plan es el de atraer al mayor número de cazas británicos sobre Dover mientras el ataque principal se lleva a cabo mucho más al oeste cerca de Portland. Esta operación se ha ejecutado en lugar del asalto masivo Adler Tag (Día del Águila) que ha debido ser pospuesto debido a las condiciones meteorológicas.

9:45. Por desgracia, los ingleses no parecen haber picado el anzuelo y han enviado a Dover una fuerza de caza poco significativa. Poco después de que el ataque de Dover ha terminado, a la altura de Cherburgo se ha comenzado a concentrar una gran formación de aviones de la Luftwaffe, la mayor que el Reich ha enviado hasta el momento al otro lado del Canal: 56 bombarderos Ju 88, 20 Heinkel He 111, 67 Bf 110 y unos 30 Bf 109. En total, 170 aviones.

Wir fahren gegen England!

10:30. La gran formación de la Luftwaffe se dirige directamente hacia Portland. Los ingleses envían seis escuadrones de caza para interceptarlos. Frente a la costa inglesa y sobre el canal se han sucedido los combates aéreos, las peleas de perros (dogfights). Los aviones caen unos sobre los otros, con Spitfires siendo perseguidos por Messersmichtts o viceversa. Los pilotos tienen que estar muy concentrados en combates aéreos masivos como éste en el que muchas veces en el último momento hay que abortar un ataque tras darse cuenta de que el objetivo perseguido es de su mismo bando.

Fotografía original del objetivo de hoy tomada por el servicio de reconocimiento de la Luftwaffe.

A pesar de los esfuerzos británicos, la formación ha alcanzado la base naval de Portland y Weymouth. Un comunicado oficial alemán emitido al respecto informa de los siguientes daños:

Formaciones aéreas alemanas han atacado el puerto naval de Portland el 11 de agosto. Importantes instalaciones portuarias, el embarcadero, el dique flotante y un muelle de carga han sido demolidos y varios almacenes de combustible incendiados. Dos buques mercantes y un destructor han sido alcanzados.

Las pérdidas aéreas han sido elevadas. La Luftwaffe ha perdido treinta y ocho aparatos y la RAF veintisiete, a los que habría que añadir seis cazas que han debido efectuar aterrizajes forzosos y otros diez cazas con daños de consideración. Veintiséis pilotos británicos han perdido la vida, sin duda mucho más de lo que la RAF puede permitirse a estas alturas.

Es lebe unsere Luftwaffe!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada