sábado, 28 de enero de 2012

El Führer concede a Adolf Galland los Brillantes para su Cruz de Caballero - 28/01/1942.

El Coronel Adolf Galland luce su nueva condecoración.

Camaradas,

En el día de hoy, el Führer ha recibido al Coronel Adolf Galland en sus Cuarteles Generales de Rastenburg, Prusia Oriental, en presencia de Keitel y Milch. El Führer le ha entregado a Galland la Cruz de Caballero con Hojas de Roble, Espadas y Diamantes, la segunda condecoración en su categoría que se ha concedido en la guerra después de que le fuera entregada al tristemente fallecido Werner Mölders.

Fotografía del instante en que el Führer hace entrega a Galland de la prestigiosa medalla.

Precisamente fue Adolf Galland, tras la muerte de Werner Mölders en noviembre de 1941, el hombre escogido por Hermann Göring para situarse al frente de la fuerza de aviones de caza de Alemania como General der Jagdflieger (Inspector de Pilotos de Caza). Galland no se mostró demasiado entusiasmado por este ascenso, viéndose como un líder de combate y no deseando “estar atado a un trabajo de oficina”.

Adolf Galland, Ernst Udet y Werner Mölders retratados juntos. Hoy, tan sólo Galland permanece vivo. Difícil tarea la de cubrir el hueco que dejaron Udet y Mölders, pero sabemos que Galland sabrá estar a la altura.

La condecoración que le ha entregado a Galland hoy el Führer supone el broche a una brillante carrera como Geschwaderkommodore del JG 26. Durante el mes de otoño de 1941, Galland añadió 26 victorias aéreas a su historial. Su 96ª víctima confirmada, un Spitfire que derribó el 18 de noviembre de 1941, constituyó su última victoria aérea oficial. Al tiempo que se le entregaba el cargo de Inspector de Pilotos de Caza, a Galland se le prohibía volver a volar misiones de combate.

Die "Brillanten".

La prohibición de volar la ha impuesto la necesidad de conservar al que en este momento, y tras la muerte de Mölders, es el piloto de caza más exitoso con que cuenta la Luftwaffe y el deseo de contar con él en cuestiones estratégicas y organizativas. Adolf Galland es hoy ya un activo demasiado valioso para la Wehrmacht como para arriesgarlo en nuevos combates. De hecho, no han sido pocas las ocasiones en que Galland ha escapado por los pelos de la muerte. El pasado 2 de julio, por ejemplo, Galland salvó la vida de milagro mientras lideraba al JG 26 en un combate contra una formación de bombarderos Blenheim del 226º Escuadrón Británico. El caza de Galland fue alcanzado por un proyectil de 20 mm disparado por unos de los cazas de escolta enemigos. La placa de blindaje que se había instalado en el Bf 109 de Galland unos pocos días atrás le salvó la vida. Herido en la cabeza, Galland logró aterrizar y tuvo que ser hospitalizado por segunda vez en unos pocos días. Esa misma semana, mientras la placa de blindaje estaba siendo instalada, había reprendido con severidad a su mecánico, Gerhard Meyer, que había soldado la pieza, tras golpear su cabeza en la bóveda de la cabina. El mismo mecánico recibió una “agradecida palmada en la espalda.” Galland había resultado alcanzado y derribado dos veces en el lapso de cuatro días.

"En nombre del Pueblo Alemán, concedo a Adolf Galland las Hojas de Roble con Espadas y Diamantes para la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro.  Cuartel General del Führer, 28 de enero de 1942.  El Führer y Comandante Supremo de la Wehrmacht." Documento honorífico que ha recibido Galland junto con la condecoración.

Tras la ceremonia de entrega de los Brillantes, a última hora de la tarde, el Führer ha partido para Alemania a bordo de su tren especial. Quedan pocas horas para el 30 de enero, aniversario de su ascenso al poder, y un año más el Führer tiene una cita con el Pueblo Alemán y el mundo entero en el Sportpalast.

Es lebe der General der Jagdflieger Adolf Galland!
Es lebe der Führer Adolf Hitler!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada